Defensa

El Ejército de Tierra limita a sus militares los viajes al domicilio familiar

Reacciona a las multas que la Guardia Civil ha impuesto a algunos miembros de las Fuerzas Armadas por trasladarse, pese a contar con autorización

Un soldado de la Bripac, en la Operación Balmis.
photo_cameraUn soldado de la Bripac, en la Operación Balmis.

“A partir de la fecha y hasta nueva orden, NO se autorizan los desplazamientos al domicilio familiar cuando éste sea diferente de su residencia habitual declarado de acuerdo con lo establecido en la orden ODEF 2069/2015, por la que se fijan los términos y condiciones para que el militar pueda residir en un municipio distinto al de su destino”.

De esta forma, un oficio firmado este viernes 24 de abril por el Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Miguel José Martín Bernardi, pone límites y prohíbe determinados traslados de los militares de su ejército, en el marco de las restricciones de movimientos del estado de alarma por el coronavirus.

El oficio, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, añade que “exclusivamente se autorizarán de forma expresa aquellos que se consideren por causa de fuerza mayor”.

La orden del Estado Mayor ha llegado a todas las unidades del Ejército de Tierra, lo que ha ocasionado un gran revuelo entre los militares afectados.

Desde la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) denuncian la “restricción de las libertades” a los militares y el “peligroso precedente” que supone esta instrucción.

Sobre todo porque, aseguran, la inmensa mayoría de los viajes que realizan por carretera los militares no son para irse de vacaciones. “Estamos trabajando a destajo, jugándonos la salud en la ‘Operación Balmis’, y cuando llega nuestro turno de días libres, ahora nos dicen que no nos podemos ir a casa con nuestra familia”, critica un portavoz de ATME.

El problema es que muchos militares están destinados en una base o unidad, en un municipio, pero mantienen su residencia familiar lejos, en otra provincia incluso. Es algo habitual, y muchos militares cuando terminan sus días de trabajo y tienen días libres, o fines de semana, se trasladan a su municipio de residencia familiar.

Por tanto, ATME lamenta que esta orden va a prohibir viajar a sus casas para estar con sus familias a miles de efectivos del Ejército de Tierra, una restricción que consideran injusta y exagerada.

Además, señalan que esta orden sólo se ha dado en el Ejército de Tierra, y no en la Armada ni en el Ejército del Aire, por lo que consideran que se produce un agravio comparativo entre miembros de las Fuerzas Armadas.

En un mensaje complementario al oficio del segundo JEME, se explica esta orden: “De orden del GEJEME quedan prohibidos este fin de semana los permisos de viaje a domicilios familiares ‘Anexo II’ de la Directiva del GEJEME, ni por necesidades del servicio ni por fuerza mayor. Es una orden directa del GEJEME ante las denuncias masivas que se están produciendo. El personal sólo podrá dirigirse a su domicilio habitual y respetar las medidas de confinamiento”.

Además, se añade que “somos conscientes de la dureza de esta medida que os deja sin capacidad de valorar situaciones particulares, pero tengo que decíroslo así”. Se entiende, por tanto, que este fue un mensaje a los mandos de las unidades que tenían que empezar a denegar los permisos a sus subordinados.

Fuentes de la Asociación de Tropa y Marinería Española aseguran que esta limitación de los viajes hasta nueva orden ha causado un enorme revuelo interno en el Ejército de Tierra. Por su parte, van a plantear este asunto en la reunión del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas) que se va a celebrar este lunes con mandos del Ministerio de Defensa, para protestar y exigir que se modifique esta orden y no se prohíba ir a casa a los militares.

El asunto llegó a los altos mandos

Antes de que llegara este oficio escrito a las unidades del Ejército (este viernes 24 de abril), Confidencial Digital tuvo conocimiento de esta problemática, que se originó en Semana Santa, según explicaron fuentes militares de alto rango conocedoras del conflicto.

Durante los días festivos, del Jueves Santo al Domingo de Resurrección, las Fuerzas de Seguridad establecieron un despliegue especial para garantizar que se cumplía el confinamiento decretado por la epidemia de coronavirus. En ese sentido, se aplicaron en vigilar que los turismos que se movían por las carreteras lo hacían por causas justificadas, y no para irse de vacaciones a la costa o a otros destinos de descanso, algo que no está permitido.

En el marco de esa vigilancia, la Guardia Civil impuso sanciones por viajes injustificados a militares de distintas escalas, que estaban tratando de ir a la costa, principalmente.

De acuerdo con las fuentes consultadas, la detección de militares que estarían tratando de eludir las restricciones sentó muy mal en mandos de la Guardia Civil, ya que los militares están también implicados en las tareas de vigilancia del confinamiento, como las Fuerzas de Seguridad.

Así que desde la Guardia Civil se trasladó una queja al Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general del Aire Miguel Ángel Villaroya, por esta situación. La Guardia Civil quería poner fin a esos viajes injustificados de algunos militares, que además se escudaban en justificantes de sus unidades para desplazarse.

El lunes 13 de abril, justo después de Semana Santa, ECD se puso en contacto con la oficina de comunicación del Estado Mayor de la Defensa, para recabar más información sobre este asunto. No fue hasta el jueves 16 de abril cuando desde esa oficina de comunicación señalaron a ECD que, de haberse producido esa queja de la Guardia Civil (algo que no confirmaban), se habría trasladado a los estados mayores de los tres ejércitos, ya que son los ejércitos los responsables de la gestión del personal y de las cuestiones disciplinarias. El Estado Mayor de la Defensa, justificaron, sólo conduce las operaciones y los despliegues conjuntos.

Sin embargo, las fuentes militares consultadas insisten en que el cauce habitual entre la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas se establece entre la Dirección General de la Guardia Civil -su directora, principalmente, o si acaso el director adjunto operativo- y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD).

En todo caso, el jueves 16 de abril ECD remitió la misma consulta a a la Oficina de Comunicación del Cuartel General del Ejército de Tierra, a la Oficina de Comunicación Social de la Armada y a la Oficina de Comunicación del Ejército del Aire.

El mismo 16 de abril, desde la Armada respondieron que no tenían constancia de ninguna situación como la descrita, de militares de la Armada que hubieran sido multados por la Guardia Civil al trasladarse a segundas residencias en Semana Santa.

Desde el Ejército del Aire, el viernes 17 aseguraron también no tener constancia de que se hubiera sancionado a ningún miembro de sus unidades por desplazamientos a segundas residencias, y remarcaron que “el Ejército del Aire está comprometido al cien por cien con la resolución de esta crisis. Además del personal, medios y aviones que están participando en la Operación BALMIS, todos los componentes del Ejército del Aire tienen instrucciones precisas de respetar las normas aplicables al Estado de Alarma y las recomendaciones de las autoridades sanitarias”.

Por parte del Ejército de Tierra no hubo ninguna contestación a la consulta de Confidencial Digital. Tampoco desde la Dirección General de la Guardia Civil, a quien se remitió también una consulta sobre este asunto.

La segunda queja obliga a tomar medidas

Después de esa primera queja tras la Semana Santa, el asunto quedó tácitamente aparcado. Sin embargo, aseguran fuentes conocedoras del asunto, el problema se repitió este pasado fin de semana (del 17 al 19 de abril), es decir, el siguiente después de Semana Santa.

De nuevo se impusieron multas a algunos militares, así que la Guardia Civil volvió a protestar.

Ante esta segunda queja, desde el Estado Mayor de la Defensa dieron instrucciones a los jefes de Estado Mayor de los ejércitos para que pusieran fin a esos viajes.

Ya días antes se había dado orden verbal a mandos militares, en el sentido de que limitaran los permisos a sus militares para viajar en fin de semana o días libres. Tras la segunda queja, de esta misma semana, ha llegado ese oficio del Ejército de Tierra que prohíbe los desplazamientos a aquellos militares que tienen su domicilio familiar lejos de su unidad.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?