Defensa

Una empresa pública de Defensa, acusada de utilizar un truco para no pagar las horas extra

Los trabajadores de Isdefe denuncian que la compañía emplea un mecanismo que convierte las horas trabajadas de más en tiempo para la conciliación. Esto provoca un perjuicio económico

Oficina con trabajadores.
photo_cameraOficina con trabajadores.

El registro obligatorio de jornada laboral se encuentra en vigor desde hace unos días. Esta medida, aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez, busca tener un impacto positivo sobre las condiciones del trabajador mediante un sistema obligatorio para todas las empresas que permita la contabilización de las horas trabajadas. Así se trata de asegurar que los empleados cobren la totalidad de las horas trabajadas, haciendo especial hincapié sobre las horas extra.

Sin embargo, la empresa pública de Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (Isdefe), dependiente del Ministerio de Defensa, ha sido acusada de estar utilizando un mecanismo como el de la bolsa de horas para no contabilizar las horas extra como tal, según ha podido saber Confidencial Digital.

El 'truco' de la bolsa de horas

La bolsa de horas es un mecanismo legal que busca ayudar tanto a empresas como empleados a flexibilizar los horarios en picos de alta y baja demanda. Si un trabajador decide de forma voluntaria entrar una hora antes, por ejemplo, en un momento en que la empresa experimenta un incremento de su actividad, la anotará en su bolsa de horas para así poder utilizarla otro día de forma que pueda entrar más tarde o salir más temprano y facilitando, en cierta medida, la conciliación.

Sin embargo, en Isdefe, según aseguran desde el sindicato CSIF a ECD, esta bolsa tiene un máximo de cuatro horas y no pueden repartirse cuando los trabajadores  consideren, ya que la causa "ha de estar muy justificada". Solo se pueden compensar en momentos muy concretos, como consultas médicas o tutorías escolares.

Además, estas mismas fuentes aseguran que cuando un empleado de esta empresa pública amplía su jornada laboral por motivos de "necesidad de la empresa", se les invita a que esas horas, que deberían contabilizarse como "extras", sean apuntadas en la bolsa de horas, por lo que dejarían de considerarse como tal a todos los efectos.

Impacto económico sobre los empleados

Esto supondría un perjuicio económico para los empleados, ya que, en caso de acumular el máximo de cuatro horas y no utilizarlas, éstas mediante la bolsa de horas se pagan como una hora normal, mientras que cada hora extra debe contabilizarse como 1 hora y 45 minutos para su posterior retribución.

A esto hay que añadirle el supuesto de que al existir un tope de cuatro horas, todas las que se acumulen de más se perderán, por lo que ni cotizarán ni se compensarán. Las horas extra, por tanto, a efectos legales, no existirían y no habría obligación por parte de la empresa de remunerarlas.

Según CSIF y otras fuentes de la plantilla consultadas por Confidencial Digital,  presumiblemente la empresa baraja la posibilidad de ampliar el límite máximo de cuatro a ocho horas, aunque todavía queda por aclarar si igualmente las horas extra serán contabilizadas a través de la bolsa.

Viajes de empresa

Este diario también ha podido constatar las quejas de cierta parte de la plantilla de Isdefe que por el puesto que ocupan en la compañía viajan "casi semanalmente". Denuncian que el horario por el que son remunerados "no refleja todas las horas invertidas" en el desempeño de sus funciones.

Esto vendría a ser, por ejemplo, las horas que permanecen en el aeropuerto esperando a coger el vuelo -tanto a la ida como a la vuelta-, los traslados por diferentes puntos u oficinas de la región a la que se dirigen o la propia pernoctación.

Estas horas que según ellos "también forman parte del trabajo" no les son compensadas y sufren, por consiguiente, un impacto directo sobre su vida personal y laboral que "de alguna manera tienen que tener en cuenta".

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes