Defensa

Los enfermeros militares se ofrecen para acelerar la campaña de vacunación

Setecientos profesionales de las Fuerzas Armadas podrían poner 100.000 inyecciones al día. Los retrasos y la falta de dosis complican el plan de Sanidad

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.
photo_camera Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla

El objetivo de las autoridades sanitarias es alcanzar antes del verano la “inmunidad de grupo”. Una meta que se alcanza cuando el 70% de la población es inmune. Sin embargo, los retrasos en la vacunación y la falta de dosis comprometen el plazo. 

La Asociación de Oficiales Enfermeros de las Fuerzas Armadas (ASOENFAS), que cuenta como asociados más de la mitad de los efectivos de la categoría, cuentan a Confidencial Digital que existe una total predisposición para sumarse a los planes de vacunación contra la Covid-19.

Se ofrecen para suplir las necesidades que pudieran darse en distintos puntos de la geografía nacional, donde los servicios sanitarios no puedan cubrir toda la demanda vacunal que surja con la llegada de las nuevas dosis.

Los 700 enfermeros podrían poner una media de entre 100 y 200 dosis al día, de esta forma acortarían sustancialmente los tiempos necesarios para conseguir una “inmunidad de rebaño”.

Refuerzo para acelerar la vacunación

Los enfermeros militares entienden que todavía no han llegado a España suficientes vacunas para que su actuación sea necesaria. Sin embargo, consideran que pueden suponer un “refuerzo muy considerable” cuando las haya en cantidad, puesto que la prioridad para vencer la pandemia es “conseguir un elevado número de vacunados en el más corto espacio de tiempo”.

Sin embargo, la Conferencia Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) considera que llegadas las dosis no sería necesaria intervención militar, puesto que el sistema ha sido capaz de poner 14 millones de vacunas de la gripe en dos meses.

En contraposición el Sindicato de Enfermería (SATSE) ha denunciado a ECD sufrir un “déficit crónico y estructural” de personal en el Sistema Nacional de Salud que provoca la falta de sanitarios para responder a las necesidades de atención y cuidados que requiere la sociedad, entre ellas la vacunación de la Covid-19.

Explican que la prioridad para ellos es vacunar al mayor número posible de personas con la mayor agilidad y eficacia posible. Aunque para ellos la solución no pasa por recurrir a los militares.

Si bien serían muy útiles para la vacunación contra el coronavirus, el sindicato considera y reclama desde meses un aumento de plantilla de enfermeros y enfermeras en todos los servicios de salud. Según los últimos datos del SEPE, hay cerca de 3.000 enfermeros en paro.

Retrasos en el plan de vacunación contra el coronavirus

La falta de dosis está produciendo retrasos en el plan de vacunación contra el coronavirus.

A los de Pfizer se sumó el miércoles pasado una demora de unos días en la de Moderna y ya está anunciada una merma sobre lo planeado en el suministro de las de AstraZeneca, recién aprobada.

Los medicamentos de Pfizer tuvieron un retraso que impidió que llegase el 44% de las dosis previstas por lo que las comunidades recibieron 196.000 de las 35.000 que esperaban.

Estos retrasos han llevado a la Comunidad de Madrid a paralizar dos semanas la administración de la primera dosis, hasta completar la inoculación de la segunda.

Robles ofreció al Ejército aunque las comunidades aún no han pedido su ayuda

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ofreció el pasado cinco de enero la ayuda de las Fuerzas Armadas para desbloquear el colapso que sufren las administraciones en la campaña de vacunación contra el coronavirus.

“Las Fuerzas Armadas siempre están a disposición de lo que se les requiera”.

Sin embargo, ninguna comunidad autónoma ha solicitado la ayuda de los efectivos. Aunque, como ya contamos en estas páginas, varias autonomías no descartan pedir la ayuda de los militares para acelerar el proceso de vacunación.

La experiencia de los militares y su aportación en la pandemia

Los oficiales cuentan con experiencia profesional en la administración de vacunas ya que la vacunación se encuentra entre sus actividades ordinarias. Además, enfermeros militares cuentan a ECD que cuando todavía existía el servicio militar tenían que poner muchas en cada reemplazo.

Por otra parte, desde que comenzó la pandemia, las Fuerzas Armadas están proporcionando apoyos en distintos ámbitos: desinfección, logística, rastreo, etcétera.

La actual situación ha puesto de manifiesto que las Fuerzas Armadas, aunque contemplan también que dentro de sus misiones pueden enfrentarse a elementos bacteriológicos, deberán revisar sus estrategias de contingencia.

En los hospitales militares y las distintas unidades, la enfermería militar ha cobrado un protagonismo ante el incremento de la demanda asistencial.

Los enfermeros consideran que es por este motivo necesario unificar esfuerzos con la sanidad civil e “ir en la misma dirección para lograr el objetivo común de vencer a este enemigo mortal”.

Pese a que estiman estar recibiendo un trato injusto por parte de las autoridades de Defensa, ya que consideran que están vulnerando su derecho de igualdad ante la ley respecto a los demás oficiales de las Fuerzas Armadas, reafirman que su deber como sanitarios y como militares es hacer cuanto esté en sus manos por ayudar a sus compatriotas.

Imágenes de la zona de la erupción en La Palma tomadas por la Guardia Civil

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable