Defensa

ERC apunta a la base de Torrejón como origen del coronavirus en Madrid por el viaje de militares a Wuhan

Defensa anunció hace dos semanas que haría la prueba a todos los miembros de la delegación de los Juegos Mundiales que lo solicitaran, pero algunos médicos dudan de su efectividad siete meses después

Delegación española en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan.
photo_cameraDelegación española en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan.

Los VII Juegos Mundiales Militares que se celebraron en Wuhan en el mes de octubre aún provocan preguntas para el Ministerio de Defensa. Si hace unas semanas el Partido Popular incluía alguna cuestión sobre ello en una batería de preguntas parlamentarias sobre la sanidad militar, ahora se suma a las peticiones de información uno de los aliados eventuales del Gobierno de Pedro Sánchez: Esquerra Republicana de Catalunya.

Confidencial Digital ha podido consultar una larga pregunta parlamentaria para respuesta escrita que ha registrado en el Congreso de los Diputados Joan Josep Nuet, diputado de ERC.

Nuet se hace eco de distintas informaciones que se han publicado sobre las sospechas que algunos de los 170 miembros de la delegación española tienen de haber venido a España infectados de coronavirus, a su regreso desde Wuhan a finales de octubre.

El diputado de ERC reclama conocer más datos sobre lo que, según apunta, podrían haber sido dos focos de introducción del virus en España: la Academia Básica del Aire, en León, y la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

Entre otras cuestiones, Nuet quiere que el Gobierno, se entiende que el Ministerio de Defensa, conteste si cree “que existe una relación directa entre el hecho de que Torrejón de Ardoz fuese el foco de infección madrileño y la presencia de la base militar”.

También reclama datos de cuántos militares destinados en la base de Torrejón han sido infectados de Covid-19 sin haber participado en la Operación Balmis. En Torrejón se encuentra la base principal de la UME, muy golpeada por el coronavirus, pero por eso pregunta sobre aquellos que han caído enfermos sin haber sido desplegados contra el coronavirus.

“El 6 de marzo, con el positivo de un suboficial en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, la atención se dirigió a la institución militar, y concretamente a los llegados de Wuhan”, señala Nuet sobre el foco importante que hubo en Torrejón y sus posibles orígenes.

Sin embargo, “pese a no haberse realizado test, se descarta cualquier relación por haber pasado una cuarentena sin síntomas”, denuncia el diputado de Esquerra Republicana, que también quiere saber “una vez conocido el foco de infección de Wuhan, ¿por qué no se realizaron pruebas a los miembros de la delegación española que se desplazaron en el marco de de los Juegos Mundiales Militares? ¿Por qué se ofrece ahora, a mes de mayo y con carácter voluntario?”.

Defensa anunció test

ERC registró esta pregunta el 19 de mayo, dos días después de que el Ministerio de Defensa reaccionara a las noticias de militares de la delegación enviada a Wuhan, que en distintos medios empezaron a denunciar que alguno había caído enfermo a su regreso de China, de la ciudad donde comenzó la pandemia de coronavirus.

“A la vista de la preocupación de la que se ha tenido constancia en los últimos días, el Ministerio de Defensa realizará los test contra el Covid-19 a aquellos miembros de la delegación que viajó hasta Wuhan (China), en octubre, para participar en los Juegos Mundiales Militares y que así lo soliciten. Con carácter voluntario, a los miembros de la delegación que lo requieran, se les realizará una prueba correspondiente para la determinación de la presencia del SARS-CoV-2. Mañana, desde la Subsecretaría de Defensa [que dirige Alejo de la Torre], se contactará con los miembros de la citada delegación para saber quiénes quieren realizar voluntariamente la prueba y proceder a efectuarla”.

Esa fue la nota que publicó Defensa el 17 de mayo. Fuentes consultadas por ECD señalan que a 31 de mayo, dos semanas después, esos test que se anunciaron para los deportistas militares que fueron a Wuhan no han empezado a hacerse.

Se apunta que podrían comenzar esta semana del 1 de junio, y que se harán en clínicas privadas.

Tarde para detectar anticuerpos

ECD ha podido saber que médicos militares han señalado que estas pruebas llegan muy tarde, hasta el punto de que podrían aportar poca información. Han pasado ya más de siete meses y en general los expertos sanitarios consideran que los anticuerpos que genera el cuerpo en una persona infectada de Covid-19 duran cuatro, cinco, a lo sumo seis meses.

Por ello, los test de anticuerpos serían poco concluyentes en este caso de los militares que viajaron a los Juegos Mundiales Militares porque a partir de los seis meses la presencia de anticuerpos cae hasta niveles no relevantes y ya han pasado más de siete meses.

La realización de los tests se anunció como voluntaria, si bien las fuentes consultadas aseguran que la gran mayoría de los 170 integrantes de la delegación española ha solicitado someterse a la prueba.

Las mismas fuentes señalan que de la base de Torrejón proceden dos atletas militares que participaron en los juegos de Wuhan: ellas fueron las primeras en alertar de la posibilidad de contagio, ya que al menos otro compañero del equipo de atletismo presentó síntomas al regresar de China que en su momento parecieron extraños, y que podrían encajar con el coronavirus.

Polémicas en torno al viaje

La publicación de testimonios de militares y de civiles que estuvieron en Wuhan en esos Juegos Mundiales Militares (“Estuvimos en Wuhan en octubre y a la vuelta caímos enfermos”, “Siete meses después Sanidad no ha hecho aún las pruebas a los deportistas de Wuhan”)  ha estado rodeada de polémica.

Tras las primeras informaciones en medios de comunicación, llegó la orden superior de no responder a preguntas de los periodistas -algunos deportistas ya habían hablado-, de remitirles al Ministerio de Defensa, y de avisar además a los superiores de la unidad de que habían sido contactados.

Fue otro punto polémico de un viaje que tuvo otros momentos de fricción. Las fuentes consultadas por ECD aseguran que antes de salir se extendió el malestar ya que en principio tenían derecho a cobrar dietas por participar en los Juegos Militares: 117,80 euros al día para los mandos y 106,38 al día para la tropa. Los juegos duraban diez días.

Pero a última hora se les comunicó que no habría dietas: el Consejo Superior del Deporte Militar se haría cargo de los gastos de alojamiento y manutención, pero desaparecía el incentivo económico y todos tenían que alojarse en lugares y condiciones establecidas.

La delegación la lideró el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, lo que por cierto obligó a retrasar una vista judicial. Le acompañaron el coronel José Carlos García Verdugo, y el agregado militar en la Embajada de España en China, el coronel José Granados Carrión, que se trasladó desde Pekín a Wuhan.

En los juegos surgió cierto problema protocolario ya que el responsable de la delegación española, el subsecretario, no tenía rango de ministro y no podía ser admitido, en principio, en determinados lugares y tribunas. El problema fue solventado por los coroneles citados.

Una vez de vuelta, deportistas militares españoles empezaron a mostrar síntomas de enfermedad, lo mismo que pasó con homólogos franceses y suecos. Incluso algunas fuentes aseguran que una alto cargo del Ministerio de Defensa que también asistió se encontró indispuesta esos días.

Entonces se interpretaron como gripe, ya que el coronavirus entonces (octubre) no se había convertido en una alerta sanitaria ni siquiera en Wuhan.

Sin embargo, sí notaron que la ciudad estaba extrañamente vacía. Daniel Bravo, presidente de la Federación de Esgrima de Castilla y León, explicó que les sorprendió la poca gente que se veía por la calle: “Veías unos edificios de 30 plantas apilados, grandes avenidas, pero lo sorprendente de todo fue que no había tráfico, ni coches, ni gente por las calles. Eso nos sorprendió mucho. No sabíamos dónde se podían haber  metido todos sus habitantes”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes