Defensa

Escalada en la carrera armamentista de Corea del Norte

Seúl lanzó a su vez un cohete desde un submarino sumergido y declaró tener armas capaces de destruir los búnkeres norteños

Disparo de ensayo de un misil norcoreano desde un tren con lanzadera, una imagen tomada el 15 de septiembre de 2021.
photo_camera Disparo de ensayo de un misil norcoreano desde un tren con lanzadera, una imagen tomada el 15 de septiembre de 2021.

Antecedentes: Cuál es el grado de amenaza potencial que presenta la posesión de armas nucleares por parte de Corea del Norte

La primera pregunta que se suscita en el análisis es por qué Estados Unidos y las potencias regionales del Sudeste Asiático perciben como amenazadoras las acciones de Corea del Norte.

Como se anticipó en su momento esta percepción se basa no tanto en una amenaza directa y contundente de poder militar convencional –balance de poder- sino que es el resultado de un balance de amenaza, es decir las percepciones sobre las intenciones, naturaleza e historia de proliferación nuclear del actor en cuestión.

El régimen de la República Popular de Corea comenzó a manifestar interés de desarrollar un programa nuclear propio a mediados de los años 50, concluida la guerra en la península. En la década de los 80 en la zona de Yongbyun comenzó la construcción de un centro de investigación nuclear a gran escala. No obstante de los avances de Corea del Norte en el plano nuclear, en el año 85 –bajo presión de la URSS- firma el Tratado de No Proliferación.

Respecto de la amenaza directa que suponen los programas nucleares de Corea del Norte, la misma no parece ser seria pues “resulta improbable que los programas de desarrollo de misiles balísticos (cuyas pruebas estuvieron paralizadas entre 1999 y principios de 2003) hayan dado lugar a vehículos operativos y precisos.

El misil operativo de mayor alcance No Dong, (con un carga máxima de 700-1.000 kilos y un alcance de 1.000-1.300 kilómetros) ha sido probado sólo una vez (y en 1993).

La prueba del Taepo Dong 1 (carga de 1.000 kilos y alcance de 1.500-2.000 kilómetros) que hizo en agosto de 1998 consistió en un lanzamiento de tres fases (Scud, No Dong), que aparentemente fracasó en su tercera fase, pese a sobrevolar territorio japonés y estrellarse en el Pacífico.

El Taepo Dong 2 (3.500- 5.000 kilómetros y 1.000 kilos), que podría reconvertirse, reduciendo la carga a unos cientos de kilos, en un misil intercontinental (10.000-15.000 kilómetros), no ha sido probado y, por tanto, es muy poco fiable. Además, los misiles norcoreanos no parecen ser un arma sino un instrumento defensivo de disuasión.

Para el régimen Norcoreano el armamento nuclear es la única carta de negociación para conseguir concesiones de otros países como también la única forma para evitar la invasión directa por parte de Estados Unidos.

Primera prueba nuclear en 2006 

En 2005, con la excusa de una política "hostil" estadounidense, Pyongyang pone fin a una moratoria decidida seis años atrás sobre lanzamiento de misiles de largo alcance. En 2006, realiza su primera prueba nuclear subterránea. La ONU le impone sanciones económicas, que prolonga con frecuencia.

En 2009, el Norte abandona las negociaciones entre seis (con el Sur, China, Rusia, Estados Unidos y Japón), respecto a su programa nuclear, comenzadas en 2003. A finales de mayo lleva a cabo la segunda prueba nuclear subterránea.

Kim Jong-un, acelerador del programa armamentista nuclear

El dictador norcoreano Kim Jong-un, observa satisfecho un lanzamiento de un misil balístico.

El dictador norcoreano Kim Jong-un, observa satisfecho un lanzamiento de un misil balístico.

En 2011, Kim Jong-un sucede a su padre. Los programas nucleares y balísticos norcoreanos hacen grandes avances.

Al año siguiente, el lanzamiento de un cohete y la puesta en órbita de un satélite (que fracasó) marcan un hito para desarrollar un misil balístico intercontinental (ICBM).

En 2013, el máximo líder norcoreano supervisa la tercera prueba nuclear, mucho más potente que las anteriores. Tras una cuarta prueba (enero de 2016), afirma que el Norte ha logrado miniaturizar una cabeza termonuclear. A comienzos de agosto, lanza un primer misil balístico directo hacia la zona económica marítima de Japón.

Quinta prueba nuclear: el 9 de septiembre. El régimen asegura haber probado una ojiva nuclear capaz de ser instalada en un misil de largo alcance.

Julio de 2017: realiza dos lanzamientos exitosos de ICBM, lo cual deja a su alcance buena parte del continente americano.

Sexta prueba nuclear el 3 de septiembre de 2017, anunciada como una bomba de hidrógeno. Los especialistas calculan una energía liberada de 250 kilotones, 16 veces más que la que devastó Hiroshima.

A fines de noviembre, Corea del Norte prueba un nuevo misil balístico intercontinental, el Hwasong-15, susceptible de portar "una ojiva pesada enorme", capaz de alcanzar todo el territorio estadounidense.

Kim Jong-un proclama que su país es un Estado nuclear.

Acercamiento sin avances y estancamiento

Kim anuncia a finales de abril de 2018 una moratoria sobre las pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos de largo alcance, afirmando que ha cumplido sus objetivos.

Las negociaciones entre Pyongyang y Washington se reactivan en 2018, con la cumbre histórica de junio entre Donald Trump y Kim Jong-un en Singapur. Pero, en febrero de 2019, otra cumbre en Hanói se convierte en un fiasco.

En octubre, Pyongyang ensaya un misil lanzado desde un submarino, "nueva etapa" de su programa armamentista.

Kim anuncia el fin de la moratoria el 1 de enero de 2020. En octubre presenta un misil balístico intercontinental. Expertos afirman que es el mayor misil del mundo de combustible líquido transportable por carretera.

Nuevo Misil hipersónico

En marzo de 2021 prueba en el mar de Japón un nuevo "proyectil táctico teleguiado", que según Washington es un misil balístico de corto alcance. A fines de agosto, el OIEA informa de "señales" de reactivación del reactor que produce plutonio en el complejo nuclear de Yongbyon.

Un par de semanas después, Pyongyang prueba un nuevo "misil de crucero de largo alcance", antes de lanzar, de acuerdo con el ejército surcoreano, misiles de corto alcance hacia el mar.

El miércoles 29 de septiembre de 2021, Pyongyang asegura haber probado con éxito un misil planeador hipersónico, bautizado como Hwasong-8.

Estados Unidos no ha impuesto nuevas sanciones contra el Norte por las pruebas de armamento de los últimos años. Cuando Corea del Norte reanudó las pruebas de misiles balísticos de corto alcance en 2019, Donald Trump, entonces presidente, las desestimó por ser de corto alcance.

El gobierno del presidente Joe Biden ha dicho que explorará una diplomacia "práctica" y "calibrada" para lograr el objetivo de la desnuclearización completa de la península de Corea. Pero Corea del Norte aún no ha respondido a la invitación al diálogo de la administración.

"En lugar de reforzar las sanciones y las maniobras militares, los aliados han hecho hincapié en la voluntad de diálogo y la cooperación humanitaria", dijo Leif-Eric Easley, profesor de estudios internacionales en la Universidad Ewha Womans de Seúl, al The New York Times. "El problema de las respuestas poco contundentes a las pruebas de Corea del Norte es que la disuasión puede verse erosionada mientras Pyongyang avanza en sus capacidades y normaliza sus provocaciones".

Los misiles norcoreanos lanzados este miércoles desde Yangdok, en el centro del país, volaron 497 millas (800 km) y alcanzaron una altitud de 37 millas antes de caer en el mar entre Corea del Norte y Japón.

La lava sigue emergiendo del volcán un mes después

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?