Defensa

El ex JEMAD Villarroya participa por videoconferencia desde Washington en las reuniones de la Orden de San Hermenegildo

Se le ha permitido compatibilizar el cargo de vocal con el puesto de consejero de Defensa de España ante la Organización de Estados Americanos

Margarita Robles, entre Teodoro López Calderón (izquierda) y Miguel Ángel Villarroya, a derecha (Foto: Iñaki Gómez/MDE).
photo_camera Margarita Robles, entre Teodoro López Calderón (izquierda) y Miguel Ángel Villarroya, a derecha (Foto: Iñaki Gómez/MDE).

El general del Aire Miguel Ángel Villarroya compatibiliza los dos puestos para los que fue nombrado después de que a finales de enero cesara como Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), cuando ECD reveló que se había vacunado contra el coronavirus en fechas en las que todavía se estaba aplicando la primera dosis a ancianos de residencias y a personal sanitario.

Diez días después del cese, el 2 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó, a propuesta de Margarita Robles, el nombramiento de Villarroya como miembro de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Cumplía así lo dispuesto en la Ley de la Carrera Militar, que contempla que el Jefe del Estado Mayor de la Defensa y los jefes de Estado Mayor de los ejércitos y de la Armada se integren en esa corporación, que aprueba las condecoraciones de dicha orden.

Consejo de Defensa en Washington

El ministerio esperó casi un mes y medio para hacer oficial otro nombramiento, que levantó más polvareda. El 16 de marzo publicó la designación del ex JEMAD como consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica.

Se trata de un puesto en Washington, para el que antes se había nombrado a un general de División en activo (dos empleos por debajo del ex JEMAD, que es general del Aire), y que está muy bien remunerado.

Tal y como se contó en estas páginas, el nombramiento en Washington provocó que altos mandos militares reclamaran que el general Villarroya abandonara la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Consideraban que la normativa no permite ocupar ambos puestos. Además, destacaban que ser miembro de la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo conlleva ciertas obligaciones, como la asistencia a plenos y el estudio de propuestas de condecoraciones, que veían incompatibles con un cargo de consejero de Defensa en un organismo internacional, y más aún si ese puesto es fuera de España.

Participa por videoconferencia

Pasados los meses, ahora Confidencial Digital ha podido conocer que la situación se ha consolidado. Fuentes militares aseguran que Miguel Ángel Villarroya participa en las reuniones periódicas que se celebra la Asamblea de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, y lo hace desde Washington, a 6.000 kilómetros de distancia de Madrid.

En primer lugar, señalan que el gran canciller de la orden, el general de Ejército en la reserva Jaime Domínguez Buj (que fue Jefe del Estado Mayor del Ejército), autorizó la compatibilidad del puesto de vocal en la asamblea con el cargo de consejero ante la Organización de Estados Americanos. Las fuentes consultadas apuntan que el Ministerio de Defensa impulsó esa autorización.

 

Una vez autorizada la compatibilidad, el general del Aire Villarroya ha ido participando en las sesiones de la asamblea. En febrero había tomado posesión como vocal de la asamblea, de forma presencial, en un acto en el que Domínguez Buj le impuso la medalla perctoral propia del puesto.

En el mes de abril, Miguel Ángel Villarroya se marchó a Washington para asumir el cargo de consejero de Defensa en la Misión Observadora Permanente de España ante la Organización de Estados Americanos y Asesor para Asuntos de Seguridad Hemisférica.

Problemas informáticos

Desde entonces, según explican fuentes militares conocedoras del asunto, el ex JEMAD Villarroya ha participado en al menos dos sesiones de la asamblea. En ambos casos lo hizo por videoconferencia.

Ese sistema a distancia ha dado algún problema. Así sucedió en la reunión del 21 de septiembre, la más reciente: Villarroya tuvo problemas informáticos con la pantalla del ordenador desde la que asistió de forma virtual a la asamblea.

Anteriormente, también se había conectado a distancia a la sesión celebrada el 13 de julio. Ese día se propusieron 177 ingresos y ascensos en la Real y Militar Orden de San Hermenegildo: 2 ascensos a Caballero Gran Cruz, 48 ascensos a Caballero/Dama Placa, 68 ascensos a Caballero/Dama Encomienda y 59 ingresos en la orden. Además, se estudiaron 14 expedientes por no cumplir las condiciones requeridas por las normas de la orden.

Durante la pandemia

La asistencia del general Villarroya por videoconferencia genera cierta controversia. Lo cierto es que durante buena parte de la epidemia del coronavirus fue el sistema de conexión habitual de los oficiales generales que integran la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo.

Sin embargo, ya se han retomado las reuniones presenciales, como se pudo comprobar el 17 de febrero, cuando el JEMAD recién cesado tomó posesión de su puesto de vocal. Ahora el único que participa a distancia, por medios telemáticos, es Miguel Ángel Villarroya.

Algunos generales conocedores de esta situación apuntan lo excepcional que supone permitir la participación a distancia, por medios telemáticos, en las reuniones de la asamblea. Explican que en esas reuniones, los vocales estudian expedientes de militares propuestos para ser condecorados e ingresar en la orden, y eso sólo se puede hacer de forma presencial; entre otros motivos, por la Ley de Protección de Datos.

Sin embargo, cabe recordar que, como ya se ha apuntado, durante muchos meses de crisis sanitaria del Covid-19, muchos otros vocales (y no sólo Villarroya) participaron en las sesiones de la asamblea por videoconferencia.

Jefes de Estado Mayor de los ejércitos

La Asamblea Permanente la constituyen el gran canciller de la orden, el censor; los oficiales generales que, perteneciendo a la orden, hayan ejercido el cargo de Jefe de Estado Mayor de la Defensa, Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, Jefe de Estado Mayor de la Armada, Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire o Jefe del Cuarto Militar de la Casa de su Majestad el Rey; y siete oficiales generales en situación de reserva y en posesión de la Gran Cruz, tres de ellos, al menos, con el empleo de Teniente General o Almirante, General de División o Vicealmirante y uno del Cuerpo Jurídico Militar.

Actualmente integran la asamblea Jaime Muñoz-Delgado (fue Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada), Francisco Javier García Arnáiz (llegó a Jefe del Estado Mayor del Aire), Fernando Alejandre (el JEMAD anterior a Villarroya, de Tierra), el propio Miguel Ángel Villarroya, Francisco José Cortés Uría (fue almirante jefe de Personal de la Armada), Teodoro Baños Alonso (ex jefe del Mando de Personal del Ejército de Tierra), Juan Ruiz Casas (de la Armada, fue Jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey), José Luis Triguero de la Torre (general de División del Aire), Felipe de la Plaza Bringas (fue subdirector general de Relaciones Internacionales de la Dirección General de Armamento y Material), José Ignacio Martínez de Lagos Beitia (subdirector de Estudios Históricos), José Hurtado Notario (general de Brigada de la Guardia Civil), Antonio Lozano Ramírez (ex jefe adjunto de la Asesoría Jurídica de la Defensa) y el secretario Francisco Javier Sualdea Martín (general de Brigada de la Guardia Civil).

La Asamblea Permanente se reúne en sesión ordinaria una o dos veces al mes y en sesión extraordinaria, cuando lo requiera algún informe o asunto de su competencia. Se encarga de emitir informe en los casos que lo requiera el Soberano (el rey), la persona titular del Ministerio de Defensa, o el Gran Canciller; asesorar a la ministra en en el proceso de elaboración de normas puedan incidir en el establecimiento o modificación de Recompensas Militares o de las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas; apreciar la conducta intachable, a efectos de ingreso, ascenso o permanencia en la orden; proponer las resoluciones a los expedientes sobre ingreso, ascenso y baja en la Orden, una vez oído el Censor; y velar por el cumplimiento del Reglamento.

Constancia y conducta intachable

De acuerdo con el Real Decreto 725/2020, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, “la Real y Militar Orden de San Hermenegildo tiene por finalidad recompensar y distinguir a los oficiales generales, oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire, de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de la Guardia Civil, por su constancia en el servicio y la intachable conducta, a tenor de lo que establecen las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas”.

Fue instituida en 1814, y es una de las más antiguas entre las Reales Órdenes Españolas, junto a la de Carlos III, la de San Fernando y la de Isabel la Católica. La integran caballeros y damas con las categorías de Gran Cruz, Placa, Encomienda y Cruz.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?