Defensa

Sería el contrato internacional más importante de una empresa española

Las fragatas de Navantia para Australia, la oferta más “segura”

Un destacado think tank concluye que la firma española tiene muchas opciones de construir los nueve buques, con un presupuesto de 22.500 millones

photo_cameraPrototipo de fragata para Australia.

Navantia espera con expectación la decisión del gobierno australiano sobre el contrato de 9 fragatas, un acuerdo que supera los 22.000 millones de euros. El mayor al que se haya enfrentado una empresa española en el extranjero. Un informe señala la oferta española como la menos arriesgada, pero también la menos ambiciosa.


La italiana Ficantieri y la británica BAE Systems son las firmas competidoras de Navantia en esta recta final para hacerse con el contrato. La decisión debería haberse tomado a mediados-finales de este mes de mayo, pero el Gobierno de Camberra ha pospuesto la decisión.

El anuncio de la oferta ganadora llegará después  de la reunión del comité de Seguridad Nacional australiano. El hecho de que se haya pospuesto la decisión no preocupa en Navantia. De hecho, según fuentes consultadas, se ve como un movimiento muy positivo para las opciones españolas –aunque no explican por qué-.

Hace unos días, el principal think tank en materia de defensa de Australia emitió un informe sobre las opciones de los tres competidores del concurso y su posicionamiento en la recta final de este.

Los analistas del Australian Strategic Policy Institute (ASPI) analizan detalladamente los puntos fuertes y débiles de los tres diseños del programa SEA 5000. La conclusión: la oferta española está por detrás en ciertos aspectos tecnológicos de la propuesta británica (Type 26), pero en cambio es la menos arriesgada y la más económica.

Estos son algunos de los puntos fuertes que señala ASPI sobre el buque de Navantia:

--Está  basada en el diseño de las fragatas Hobart-class AWD (, una evolución de las F-100, de las que ya hay “ocho en servicio”.

--Navantia está fabricando dos buques auxiliares para la armada australiana.

--Navantia dispone de una larga cadena de suministros mundial.

--El diseño propuesto por Navantia ha sido elegido en la lista corta de aspirantes para hacerse con el contrato de fragatas FFX de Estados Unidos, que supondría la construcción de 20 buques.

-- Es compatible con los sistemas de armas que utiliza la U.S.Navy (socio principal de Australia en el Pacífico). Incluye el sistema de combate Aegis (exigido por el gobierno austral) y sistemas de lanzamiento vertical Mark 41 (adaptados para misiles de crucero Tomahawk o los antibalísticos SM-3).

--Equipa un hangar para un helicóptero MH-60R Seahawk antisubmarino, y Navantia ha sugerido que puede acomodar un hangar más grande para dar cabida a dos aeroanves.

--La cadena de suministros más sostenible y económica.

--La producción, al ser un buque ya existente y con un equipo de 150 personas trabajando en el diseño, puede comenzar antes que los otros competidores.

--La propuesta es beneficiosa para las industrias auxiliares australianas.

--Sería la cuarta clase de buque fabricado por Navantia para Australia, con lo que ellos supone para la cadena de repuestos y la interoperabilidad entre unidades.

Entre los aspectos negativos, el informe señala que la propuesta de Navantia no es específicamente ‘antisubmarina’ como los otros dos competidores:

--Los buques que propone Navantia, dice el informe, son fragatas multipropósito. Tienen un gran poder de defensa aérea y también de lucha submarina (ASW), pero al no estar específicamente diseñadas para esta última tarea es inferior a sus competidoras en este sentido. Su firma acústica es mayor que el de las fragatas propuestas por BAE o Fincantieri. Adaptar el proyecto para que alcance los niveles de reducción de firma acústica del diseño italiano y británico supondría un cambio de motores que implica “costes y riesgos”.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo