Defensa

El Gobierno abre la puerta a cambiar de nombre la Bandera ‘Comandante Franco’ de la Legión por la Ley de Memoria Democrática

EH Bildu ha recibido el mensaje de que se va a revisar la denominación de esta unidad del Ejército, que mantiene el nombre del dictador, uno de los primeros mandos del Tercio

Legionarios apostados ante la valle que separa Melilla de Marruecos.
photo_camera Legionarios apostados ante la valle que separa Melilla de Marruecos.

“¿Es cierto que el Ministerio de Defensa ha decidido cambiar el nombre de la unidad de la Legión denominada I Bandera Comandante Franco, en honor al dictador Francisco Franco?”; “¿Cuándo se va a producir dicho cambio?”; “¿Cuál será la nueva denominación?”.

Esta triple pregunta la registró el 24 de febrero Jon Iñarritu, parlamentario de EH Bildu en el Congreso de los Diputados. Se trataba de una pregunta, para que el Gobierno le diera respuesta por escrito.

La respuesta que el Gobierno hizo llegar a EH Bildu fue la siguiente:

“En relación con el asunto interesado, se señala que el Ministerio de Defensa ha realizado las acciones necesarias para dar cumplimiento a la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura.

El pasado 20 de julio de 2021, el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley de Memoria Democrática, en el que se incluyen nuevas previsiones”.

La contestación, por tanto, no confirma el cambio de denominación, pero tampoco lo niega: de hecho, apunta “nuevas previsiones” en la Ley de Memoria Democrática, que se está tramitando en las Cortes Generales y que irá más allá de lo que estableció la Ley de Memoria Histórica de 2007 en lo que se refiere a eliminar símbolos y denominaciones referentes a personalidades de la dictadura franquista.

Lo que dijo la subsecretaria

Hay que apuntar que el mismo diputado, Jon Iñarritu, lleva tiempo inquiriendo y presionando al Gobierno para eliminar el nombre de Franco de la I Bandera de la Legión. En noviembre de 2020 preguntó sobre este asunto a la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, cuando compareció en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados.

Valcarce no fue tajante, pero su respuesta era fácilmente interpretable: no se iba a cambiar el nombre de la I Bandera ‘Comandante Franco’, que se encuadra en el Tercio ‘Gran Capitán’ 1º de la Legión, ubicado en Melilla.

“Hoy vamos a hablar de la Bandera de Infantería Protegida I, encuadrada en el Tercio Gran Capitán de la Legión, perteneciente a la Comandancia General de Melilla. Efectivamente, lleva el nombre del comandante Franco —no Ramón, Francisco— porque fue su primer jefe entre los años 1920 y 1922”, confirmó la subsecretaria.

 

Amparo Valcarce señaló que “la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución y/o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura contempla actuaciones por parte de las administraciones públicas, actuaciones en relación con símbolos o monumentos que puedan suponer una exaltación de la sublevación militar, la Guerra Civil o la Dictadura”.

A partir de esa ley de 2008, el Consejo de Ministros adoptó en octubre de 2008 un acuerdo “por el que se dictan instrucciones para la retirada de símbolos franquistas en los bienes de la Administración General del Estado”.

De acuerdo con dicho acuerdo, “el Ministerio de Defensa hizo todo un inventario de elementos y símbolos localizados en diferentes departamentos para su retirada”, señaló Valcarce.

“A lo largo de los años 2009 y 2010 se trabajó sobre un total de 410 símbolos y se han modificado 11 denominaciones de bases, acuartelamientos o establecimientos. Se retiraron numerosos símbolos y se modificaron denominaciones de bases, acuartelamientos o establecimientos”, añadió.

Además, “en el seno de la Subdirección General de Patrimonio Histórico hay una comisión técnica de expertos de la memoria histórica”, y según la subsecretaria, “esta comisión se encargó de seleccionar y determinar algunos objetos que había que excluir del cumplimiento de la ley, pero no es el caso”, en referencia a la I Bandera ‘Comandante Franco’.

Amparo Valcarce terminó declarando que “se ha hecho mucho, se continúa haciendo y no le quepa la menor duda de que continuaremos haciendo y, por supuesto, también esperamos que pronto vea la luz la Ley de Memoria Democrática que tramitará esta Cámara”.

Los partidos de Gobierno deslizan el cambio

Sin embargo, desde EH Bildu aseguran a ECD que en fechas recientes han recibido información, desde los grupos parlamentarios del Gobierno de coalición, de que “se va a revisar” la denominación de esa bandera de la Legión.

El mensaje que trasladaron a EH Bildu daba a entender que la I Bandera ‘Comandante Franco’ va a ser rebautizada. No le concretaron ni fechas ni nuevo nombre, pero sí apuntaron que se revisará la denominación en el marco de un proceso más amplia, que se abrirá una vez se apruebe la Ley de Memoria Democrática, que se está aún tramitando en el Congreso de los Diputados, y que después tendrá que pasar por el Senado.

Las calles del Arsenal de Ferrol

En EH Bildu no les ha pasado desapercibido ni lo escueto de la respuesta parlamentaria a sus preguntas, ni el precedente del Arsenal de Ferrol. Iñarritu también había preguntado hace años por los nombres de militares del bando sublevado de la Guerra Civil que se podían leer en el callejero interno de esa base de la Armada.

El diputado independentista vasco se hizo eco de una campaña que promovieron varios colectivos, incluido ‘Militares Antifranquistas’ pero también el PSOE, para retirar esos nombres del Arsenal de Ferrol.

Tal y como se contó en estas páginas, la respuesta del Gobierno a las preguntas de Iñarritu fue que “al amparo de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura, se revisaron los nombres, los actuales recuerdan a miembros de la Armada o buques con vinculación con la ciudad de Ferrol y con la Armada”.

Al final de la contestación se indicaba que “el Gobierno ha aprobado un anteproyecto de Ley de Memoria Democrática, en el que se incluyen nuevas previsiones respecto a las cuestiones planteadas”.

Por tanto, la respuesta del Ejecutivo a la pregunta sobre la I Bandera ‘Comandante Franco’, de la Legión, es prácticamente calcada: defiende que se aplicó la ley de 2007, al mismo tiempo que abre la puerta a “nuevas previsiones” en la Ley de Memoria Democrática.

Pasados los meses desde esa respuesta, Margarita Robles ni esperó a que se apruebe la Ley de Memoria Democrática, y como contó ECD el pasado 18 de marzo, firmó una resolución que establecía nuevos nombres para las calles del Arsenal de Ferrol.

En esa resolución no se hacía ninguna referencia a que el motivo del cambio de denominación fuera la vigente Ley de Memoria Histórica, ni mencionaba nada sobre el franquismo: simplemente la ministra renombraba las vías de la base naval.

La Ley de Memoria Democrática

El Gobierno apuntaba a las “nuevas previsiones” de la Ley de Memoria Democrática, y como se contó en estas páginas, el proyecto de ley que llegó al Congreso se detiene con más detalle, y persigue mucho más los llamados “símbolos y elementos contrarios a la memoria democrática”:

-- “Serán considerados elementos contrarios a la memoria democrática las referencias realizadas en topónimos, en el callejero o en las denominaciones de centros públicos realizados en exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar y de la Dictadura, de sus dirigentes, participantes en el sistema represivo o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial”.

-- “Las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias y territorio, adoptarán las medidas oportunas para la retirada de dichos elementos”.

A principios de 2021, el Ministerio de Defensa aseguró por escrito que en los cuarteles y bases de las Fuerzas Armadas no quedaban “elementos de esas categorías que se opongan a lo previsto en la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”.

La ley de 2007 ordenaba que “las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas”.

Sin embargo, la Ley de Memoria Democrática puede suponer un endurecimiento de los criterios para eliminar elementos que recuerden a personalidades de la dictadura, y en el caso de la I Bandera de la Legión, directamente alude a Francisco Franco.

Comandante en los inicios de la Legión

La primera vez que se distinguió con ese nombre a una bandera de la Legión en diciembre de 1936, en plena Guerra Civil. La IXª Bandera se mantuvo con el nombre “General Franco” hasta que fue disuelta en 1994 para formar la Bandera de Cuartel General de la Brigada de la Legión. A cambio, la Iª Bandera “Casa de Borgoña” fue rebautizada con el nombre de Franco, pero no como general sino como “Comandante Franco”.

Hay que recordar que Francisco Franco fue uno de los colaboradores más cercanos a José Millán-Astray cuando éste fundó la Legión en 1920, hace cien años. Como comandante, Franco asumió a los pocos meses el mando de la primera bandera, de las tres que formaban entonces el Tercio. Combatió con ella en África, y al frente de esa Iª Bandera fue uno de los responsables del socorro a Melilla, cuando las cabilas rifeñas amenazaron la ciudad española tras el Desastre de Annual. Después Franco llegó a dirigir la Legión en 1923, al morir Rafael de Valenzuela, el primer sucesor de Millán Astray.

En febrero de 2021 el Gobierno de Melilla retiró la que se consideraba última estatua de Franco en un espacio público de España (aunque hay otra en Santa Cruz de Tenerife, que se mantiene). Dicho monumento incluía la inscripción “Melilla al Comandante de La Legión Francisco Franco Bahamonde 1921-1977”, es decir, homenajeaba a Franco por su papel como comandante de la Legión, clave en el socorro a Melilla.

Aún así fue retirada de las calles de Melilla, igual que desaparecieron de las bases de datos del Ejército de Tierra todas las efemérides sobre Franco y de sucesos y personajes vinculados con el bando sublevado de la Guerra Civil y con la dictadura franquista.

En los últimos años se han producido, en oleadas que en las Fuerzas Armadas vieron como coordinadas, distintas polémicas sobre la persistencia de determinados símbolos y homenajes a militares vinculados con el bando sublevado de la guerra de 1936 y con la dictadura de Franco.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?