Defensa

El Gobierno no tiene previsto repatriar a ningún militar desplegado en el extranjero que se haya negado a recibir la vacuna de refuerzo

Confirma que se estableció esta requisito para participar en operaciones en el exterior. ECD reveló un oficio que ordenaba dar de baja al personal que no aceptara completar la pauta de inmunización

Militares españoles desplegados en Letonia.
photo_camera Militares españoles desplegados en Letonia.

Ni ha habido, ni se prevé que haya repatriaciones de militares españoles que, estando desplegados en el extranjero, se nieguen a recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus. Así lo asegura el Gobierno de Pedro Sánchez en dos respuestas parlamentarias por escrito, dirigidas a diputados del Congreso y fechadas el 17 de mayo.

Varios diputados de Vox pidieron explicaciones al Ejecutivo por un documento del Ejército de Tierra que desveló Confidencial Digital el pasado 4 de abril.

Obligatorio completar la pauta

El jefe del Centro de Situación del Ejército de Tierra (CESET), incardinado en la División de Operaciones del Estado Mayor del Ejército, firmó el 24 de marzo un oficio sobre “Obligatoriedad pautas vacunales en ZO”, es decir, en zona de operaciones.

Este oficio suponía una novedad frente a instrucciones anteriores, de diciembre. El Centro de Situación del Ejército de Tierra amplió esas instrucciones “en el sentido de declarar la obligatoriedad de completar aquellas pautas iniciadas en TN [Territorio Nacional] y pendiente de completarse en ZO [Zona de Operaciones]”.

Según esta nueva orden, quienes se pusieron una o dos dosis en España, tienen que recibir la dosis de refuerzo (segunda o tercera) en la misión en la que están desplegados.

El mismo órgano del Ejército ordenó el 13 de diciembre de 2021, recogiendo un oficio del Comandante del Mando de Operaciones del 10 de diciembre, que “una vez autorizada la administración de la dosis de recuerdo de la vacuna frente a COVID-19 para el personal de despliegues en el exterior, se considerará ésta como un requisito de despliegue”. Pero en el mismo documento se indicaba que “al personal desplegado actualmente se le ofertará la vacunación con carácter voluntario”.

Quien se niegue, de vuelta a España

El oficio de marzo iba un paso más allá, al declarar “la obligatoriedad de completar aquellas pautas iniciadas en TN [Territorio Nacional] y pendiente de completarse en ZO [Zona de Operaciones]”.

Además, en dicho documento se indicaba que, tras consultar con la Sección de Logística Sanitaria del Mando de Operaciones, se había decidido que “el personal que en ZO [Zona de Operaciones] no acceda a completar su pauta habiendo disponibilidad de dosis y estando en condiciones de hacerlo, deberá causar baja en la operación y ser repatriado” a territorio nacional.

La orden contemplaba que los mandos de las operaciones en el exterior informasen al Centro de Situación de aquellos militares desplegados que rechazaran completar la pauta de vacunación, para repatriarlos. Además, se iba a estudiar si era necesario enviar refuerzos a esas operaciones, para sustituir a los efectivos que tendrían que volver a España.

 

Vox pregunta al Gobierno

Al día siguiente de publicarse esta noticia, Vox, que se ha posicionado contra la vacunación obligatoria y contra los pasaportes covid, registró dos preguntas parlamentarias en el Congreso, dirigidas al Gobierno.

Los diputados de Santiago Abascal subrayaron en sus preguntas que “no existe ninguna imposición legal que obligue a vacunarse contra la Covid-19”, en base a decisiones del Tribunal Constitucional e informes del Consejo de Estado.

Por eso plantearon al Gobiernocon base en qué motivos se ha decidido que la administración de la dosis de recuerdo de la vacuna frente a la Covid-19 sea un requisito de despliegue para el personal en el exterior”.

También pidieron saber cómo afectaría económicamente a los militares que no accedieran a completar la pauta de vacunación y por ello causaran baja en la operación y tuvieran que ser repatriados a España.

Requisito en operaciones en el exterior

La respuesta a estas dos cuestiones no ha despejado esas dudas, pero sí apunta a que finalmente el Ejército de Tierra, y en el general el Ministerio de Defensa, no ha aplicado de manera estricta esta orden.

El Gobierno asegura en la contestación a las dos preguntas -en una misma respuesta, escueta- que “en las Fuerzas Armadas la vacunación es voluntaria, mediante la necesaria firma del consentimiento informado previo”.

Eso sí, a continuación admite que “se ha establecido como requisito para desplegar en operaciones en el exterior, como medida de protección individual y colectiva de la Fuerza desplegada y para asegurar el mantenimiento de la capacidad operativa de la Fuerza”.

No ha habido repatriaciones

Finalmente, indica el Ejecutivo de Pedro Sánchez que “hasta el momento no ha sido realizada ninguna repatriación por motivo de vacunación ni está previsto hacerlo”.

Hay que recordar que la respuesta está fechada el 17 de mayo, es decir, más de medio y medio después de que el Centro de Situación del Ejército de Tierra enviara ese oficio sobre la obligatoriedad de la dosis de refuerzo.

El Gobierno asegura por tanto que no se ha repatriado a ningún militar, desde una de las operaciones de las Fuerzas Armadas en el extranjero, a España, a causa de que se haya negado a vacunarse o a recibir la dosis de refuerzo contra el coronavirus. Además, añade que no está previsto hacerlo.

Eso puede significar dos cosas. Cabe la posibilidad de que ningún militar desplegado en el extranjero se haya negado a recibir la dosis de refuerzo. Por lo tanto, si todos tienen ya esa dosis, ni se ha repatriado a nadie, ni se va a hacer en el futuro.

La otra opción es que finalmente el Ejército de Tierra no haya aplicado, o al menos no haya aplicado de forma estricta, esa orden de que los militares que en zona de operaciones no accedieran a completar su pauta, “habiendo disponibilidad de dosis y estando en condiciones de hacerlo”, fueran dados de baja en la operación y enviados de vuelta a España.

Fuentes militares ya apuntaban hace unos días que finalmente esta orden sobre la obligatoriedad de ponerse la dosis de refuerzo en zona de operaciones, o en caso contrario ser enviado de vuelta a España, no parecía estar provocando reclamaciones de militares.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable