Defensa

Independentistas radicales señalan el cuartel del Ejército en Gerona: “Echémosles”

Miembros del colectivo La Forja se acercaron de noche a la valla de seguridad y encendieron bengalas. Advierten a los militares: “Os queremos fuera de nuestra tierra y os combatiremos hasta conseguirlo”

Protesta de La Forja ante el cuartel del Ejército en Sant Climent Sescebes.
photo_camera Protesta de La Forja ante el cuartel del Ejército en Sant Climent Sescebes.

El Acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’ acoge el Regimiento de Infantería ‘Arapiles’ nº 62 del Ejército de Tierra. Se encuentra en Sant Climent Sescebes, un municipio de unos 700 habitantes de la provincia de Gerona.

Esta instalación militar fue elegida por La Forja, un colectivo de jóvenes independentistas radicales de Cataluña, para impulsar una campaña contra las Fuerzas Armadas españolas, a las que, como a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, consideran “fuerzas de ocupación”.

En el vídeo que ha difundido esta organización se ve una carretera, cerca de Figueras, que conduce a una base militar. Más adelante aparecen una docena de personas, vestidas de oscuro y muchas con capuchas, que caminan junto a una valla coronada con alambre de espino.

Un rótulo identifica el lugar como “Base militar General Álvarez de Castro”, en Sant Climent Sescebes, en la comarca gerundense del Alt Empordà.

El grupo despliega una pancarta negra con un mensaje muy simple: “Fem-los fora”, que traducido del castellano al catalán significa “Echémosles”.

Detrás de la pancarta, los miembros de La Forja encienden bengalas rojas, que iluminan la pancarta a escasos metros del muro perimetral del cuartel del Ejército de Tierra.

El mensaje con el que La Forja ha difundido este vídeo amenaza directamente a los militares: “Los jóvenes señalamos al ejército español como instrumento de dominación de nuestro pueblo. Os queremos fuera de nuestra tierra y os combatiremos hasta conseguirlo”.

 

 

Esta organización independentista radical señala también que “la mayoría de los efectivos del ejército español se encuentran en El Bruc (Barcelona), Sant Climent Sescebes (Alt Empordà) y Talarn (Pallars Jussà)”. Precisamente delante de El Bruc hubo hace unos meses una acción de protesta por parte de un pequeño grupo de independentistas.

Denuncia que los militares “conjuntamente con los cuerpos policiales españoles y la subordinación de los Mossos al estado, conforman las fuerzas de ocupación que mantienen ocupado el Principado”, es decir, Cataluña.

La Forja también asegura que “en última instancia, por más que exista dominación administrativa, cultural, social o económica, el estado nos mantiene bajo su control con la amenaza de la fuerza militar”.

Por ello, emplazan al pueblo catalán “a seguir pensando el modelo de defensa propio”, y por eso expresan su reconocimiento a la Societat d’Estudis Militares, que actúa como un think tank que fomenta el debate sobre las hipotéticasFuerzas de Defensa de Cataluñaen caso de independencia.

La Forja-“Jovent Revolucionari” es una organización que se fundó en 2018 a partir de las Assemblees de Joves per la Unitat Popular, unos núcleos que se escindieron de Arran, la organización juvenil vinculada a la CUP (Candidatura d’Unitat Popular). Se separaron de Arran al considerar que mantenía una posición demasiado escorada a la izquierda y crítica con otras organizaciones independentistas “burguesas” como la ANC.

Se declaran herederos de anteriores organizaciones juveniles independentistas de Cataluña, Comunidad Valencia y Baleares, como Maulets, que fue la rama juvenil del Moviment de Defensa de la Terra (MDT), el brazo político de la banda terrorista Terra Lliure.

En los últimos años, el sector más radical del independentismo catalán ha organizado acciones de protesta y acoso contra las Fuerzas de Seguridad. Imitando la campaña “Alde Hemendik” de la izquierda abertzale en el País Vasco y Navarra, han convocado protestas delante de comisarías de la Policía Nacional y de cuarteles de la Guardia Civil, han realizado pintadas, han colgado pancartas con el lema “Que s’en vagin”... hasta en Baleares han realizado algunas acciones.

Incluso a la célula de los CDR que preparaba ataques con material para fabricar explosivos se le intervino un plano de un cuartel de la Guardia Civil.

La Guardia Civil y la Policía Nacional son los cuerpos más odiados por los independentistas radicales, desde las cargas en los puntos de votación del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Pero desde la CUP y desde colectivos independentistas, antimilitaristas y de izquierda radical llevan años también protestando contra la presencia de los militares en cuarteles (como el de El Bruc, en la ciudad de Barcelona) y en ferias de empleo y de orientación para jóvenes, como el Saló de l'Ensenyament de Barcelona.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable