Defensa

El JEMAD y otros altos mandos del Estado Mayor de la Defensa ya se han vacunado contra el coronavirus

Miguel Ángel Villarroya, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el Comandante del Mando de Operaciones y sus dos adjuntos han recibido la primera dosis

El JEMAD, Miguel Ángel Villarroya.
photo_camera El JEMAD, Miguel Ángel Villarroya.

La prioridad en el orden de vacunación contra el Covid-19 está dejando un goteo de polémicas, y algunas dimisiones, por los casos de consejeros autonómicos, concejales y directores de hospitales que han recibido la primera dosis para inmunizarse pese a no estar incluidos en los primeros grupos del plan.

En las Fuerzas Armadas, el calendario ha empezado por el personal sanitario y por los militares que se marchan a operaciones: tal y como reveló El País, de los primeros en recibir la vacuna fueron los tripulantes del buque de asalto anfibio ‘Castilla’ y los del cazaminas ‘Tajo’.

También llevan días vacunándose los militares del Cuerpo Militar de Sanidad, así como el personal civil destinado en los hospitales militares, como el Hospital Central de la Defensa en Madrid (antiguo Gómez Ulla) y el de Zaragoza.

Las vacunas también han llegado al Estado Mayor de la Defensa, el órgano que asiste al Jefe del Estado Mayor de la Defensa en la definición y el desarrollo de la estrategia militar, el planeamiento militar, y el planeamiento, seguimiento y conducción de las operaciones militares. El JEMAD ejerce, bajo la dependencia de la ministra de Defensa, el mando de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas.

El Estado Mayor de la Defensa ha comenzado por vacunar a su personal sanitario, aquellos miembros del Cuerpo Militar de Sanidad que están destinados en las sedes del EMAD y en los órganos dependientes de él.

El JEMAD, el Comandante del mando de Operaciones...

Confidencial Digital ha podido saber que también han sido ya vacunados algunos de los altos mandos con mayores responsabilidades en el Estado Mayor de la Defensa. En los últimos días han recibido la primera dosis, al menos, los siguientes altos mandos:

-- El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general del Aire Miguel Ángel Villarroya.

-- El Jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), teniente general Fernando García González-Valerio: el Estado Mayor Conjunto es el órgano auxiliar de mando del JEMAD y actúa como principal coordinador de las actividades generales del Estado Mayor de la Defensa.

-- El Comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), Teniente General Francisco Braco Carbó: es el encargado de planear y conducir las operaciones permanentes de las Fuerzas Armadas en territorio nacional, las misiones en el extranjero y ahora también la ‘Operación Baluarte’ frente a la epidemia de coronavirus, como antes lo hizo con la ‘Operación Balmis’.

-- El Adjunto de apoyo del Jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones, General de Brigada Carlos Prada Larrea.

-- El Adjunto para operaciones al Jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones, General de Brigada Francisco Javier Vidal Fernández.

Además, también podrían haber sido vacunados al menos otros dos altos mandos con responsabilidad en el organigrama del Estado Mayor de la Defensa.

“Cadena de mando de la estructura operativa”

ECD se puso en contacto con el Estado Mayor de la Defensa para conocer por qué en esta primera tanda de vacunaciones se ha incluido al JEMAD y a otros oficiales generales que están al frente de determinados puestos y órganos.

Un portavoz oficial del Estado Mayor de la Defensa asegura que en todo momento han seguido las instrucciones de la Subsecretaría de Defensa, que estableció un orden de vacunación. En las primeras posiciones se encontraban, primero, el personal sanitario del EMAD; en segundo lugar, quienes se marchan a operaciones; y en tercer lugar, la cadena de mando de la estructura operativa que dirige las operaciones.

En ese tercer lugar encajarían el JEMAD y todos los altos mandos citados más arriba. El Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el Comandante del Mando de Operaciones y los dos adjuntos de este último son piezas clave en esa cadena de mando que dirige las operaciones de las Fuerzas Armadas.

El portavoz del Estado Mayor de la Defensa explica que, por ejemplo, el Comandante del Mando de Operaciones es un puesto muy relevante en la estructura, y si cae enfermo, debe ser necesariamente sustituido por otro oficial general, de ahí que sea una de las personas prioritarias a vacunarse.

Dentro de esa cadena de mando de la estructura operativa que dirige las operaciones, el criterio para administrar las primeras vacunas ha sido principalmente la edad.

Eso explica, según el Estado Mayor de la Defensa, que los principales altos mandos hayan sido ya vacunados: Miguel Ángel Villarroya tiene 63 años; Fernando García González-Valerio tiene 61; Francisco Braco Carbó, 60; Carlos Prada Larrea, 56; y Francisco Javier Vidal Fernández, 55.

Desde el Estado Mayor de la Defensa añaden que no sólo se han vacunado oficiales generales, sino que también se ha suministrado la primera dosis a oficiales, a suboficiales, a personal de Tropa y Marinería y civiles que trabajan en la cadena de mando de la estructura operativa que dirige las operaciones.

¿Antes los mandos o la Tropa?

ECD ha podido saber que la noticia de que el JEMAD y otros altos mandos se habían vacunado contra el Covid-19 ha circulado en círculos militares donde no ha sentado nada bien. Hay cierta incomodidad, ya que algunos consideran que el deber de los mandos militares es, precisamente, quedar para el final en este tipo de asuntos.

Señalan que en un cuartel, o en unas maniobras, la tradición (allí donde se cumple) manda que los militares de los empleos superiores, así como los soldados más antiguos, pasan a comer después de que lo hagan los militares de empleos más bajos y los más modernos.

Se entiende que así los superiores dan ejemplo y dejan claro que estar al mando no supone un privilegio, sino al contrario. Otras voces también comentan que, en esta pandemia, quizás sería más estético que se vacunara antes a aquellos militares -de las escalas y empleos más bajos- que están en la calle e intervienen en misiones relacionadas con la epidemia del coronavirus, y por tanto más expuestos a contactos con contagiados, en vez de los altos mandos.

Otras fuentes consultadas por Confidencial Digital admiten, eso sí, que también fuera del Estado Mayor de la Defensa, en la estructura de los ejércitos, las instrucciones recibidas ordenan que tras el personal sanitario deben vacunarse los oficiales generales, especialmente los que ostentan puestos de responsabilidad, ya que también se les considera personal esencial difícilmente sustituible.

Sin embargo, al menos hasta este jueves, mandos de uno de los ejércitos aseguraban que la vacunación de generales no había comenzado aún.

Tramos de edad de cinco años

En el Estado Mayor de la Defensa, el plan previsto para las próximas semanas contemplaba que irían siendo llamados para ser vacunados el resto de militares. Se había diseñado un calendario con escalones por edad.

Iban a ser llamados por tramos de cinco años (por ejemplo, aquellos que tengan entre 51 y 55 años), de forma descendente, empezando por los militares de mayor edad. Algunas fuentes apuntan que, al conocerse la vacunación de los altos mandos -que también circuló por el grupo Ciudadanos de Uniforme-, este plan ha quedado en el aire.

El vídeo del día

Así se construye el avión supersónico silencioso X-59 de la NASA
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?