Defensa

Un legionario acepta seis meses de cárcel por amenazar a una soldado tras su ruptura como pareja

La persiguió por la base y le escribió por WhatsApp mensajes como “ya puedes ir cambiando de destino”, “vas a pagar por el daño que me has hecho”...

Legionarios en el Acuartelamiento 'Álvarez de Sotomayor', en Viator (Foto: Rafael González / Europa Press).
photo_camera Legionarios (Foto: Rafael González / Europa Press).

Un caballero legionario aceptó una condena de seis meses de cárcel como autor de un delito consumado contra el ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas de los militares, en la modalidad de injuriar, amenazar y atentar de modo grave contra la dignidad personal de otro militar.

El Tribunal Militar Territorial Segundo (Sevilla) dictó sentencia de conformidad, después de que la defensa del acusado, que dirigía el abogado Iker Echevarría Mata, mostrara su conformidad con el escrito del fiscal togado que calificó los hechos como ese tipo delictivo citado, contemplado en el artículo 50 del Código Penal Militar.

No aceptó la ruptura: “Vas a pagar”

El legionario mantuvo una relación sentimental con una dama legionaria, destinada también en la misma base, pero en otra unidad.

La relación se extendió, de forma no continuada, durante cuatro años. La dama legionaria rompió con el soldado en junio de 2019, a raíz de una pelea que el caballero legionario tuvo con un soldado del Ejército del Aire.

El relato de hechos probados de la sentencia declara que el legionario no aceptó la ruptura, y desde ese momento “mantuvo una conducta de hostigamiento hacia la legionaria”.

En el tren de vuelta a su destino, en el que viajaron juntos, el soldado le reprochó a la dama legionaria que no podía tomar la decisión de dejarle en base a la pelea que, según sus palabras, fue ocasionada por el militar del Ejército del Aire.

El caballero legionario le dijo a la dama, “en tono amenazante y sin dejarle en ningún momento abandonar el asiento que ocupaba”: “Te vas a arrepentir de todo esto”, “vas a pagar por todo lo que estás haciendo”, “me has jodido la vida”, “es que no te quiero hacer daño”.

La dama informó a una cabo

Ya en la base, la militar informó de este incidente a una cabo. Le dijo que se sentía asustada por lo que había sucedido.

La cabo habló con el legionario, y le pidió que dejara de molestar a su ex novia. Le advirtió que si volvía a molestarla, daría parte al Mando de Personal del Ejército de Tierra.

El caballero legionario respondió que seguiría su consejo y dejaría “la cosa estar”.

La siguió hasta el módulo femenino

Pero ese compromiso duró muy poco. Cinco días después del viaje en tren, el soldado esperó a que terminara la formación de fin de actividades diaria para acercarse a la dama legionaria.

 

Le pidió que reconsiderara la decisión de romper la relación, “insistiendo de forma incisiva y persiguiéndolahasta que la militar llegó al módulo femenino.

“Vete despidiendo de todo lo que ves”

El siguiente contacto fue por WhatsApp. En la conversación, el caballero legionario le escribió a la dama expresiones como “eres una zorra ahora vas a ver lo que es como tú” , “ala, que te follen bien perra”, “hija de la gran puta”.

También en WhatsApp publicó tres estados con las siguientes frases: “Ya puedes ir cambiando de destino perra”, “vas a llorar y no va a ser poco”, “vete despidiendo de todo lo que ves”, “lo intenté pero ahora tengo todo en mi mano para que vean cómo eres de verdad. Así que vete despidiendo de todo lo que ves” y “acabas de hundirte la vida tú solita”.

Al último mensaje añadió un emoticono de un zorro, y en la sentencia se indica que también se había dirigido a ella de forma verbal con las expresiones “puta”, “eres la puta de la Legión”, “eres una zorra”, “te vas a acordar de todo esto”.

Incluso en Facebook publicó un mensaje dirigido a la soldado: “Que te den bien”.

“Si hace falta mato al cabo”

Esto sucedió en junio de 2019. Ya en septiembre, el soldado esperó una noche en su vehículo, hacia las diez y media, a que llegara la dama legionaria a la residencia de Tropa de la base.

La soldado llegó acompañada de un cabo, y el legionario le pidió explicaciones por su acompañante, “comportándose de forma agresiva y con total menosprecio hacia la persona de la citada dama legionaria”.

En esa ocasión le espetó “vas a pagar por el daño que me has hecho y me estas haciendo”, y añadió “si hace falta mato al cabo”.

Injurias graves

El artículo 50 del Código Penal Militar castiga con la pena de seis meses a dos años de prisión al militar que “sin incurrir en los delitos de insulto a superior o abuso de autoridad, públicamente, en lugares afectos a las Fuerzas Armadas o a la Guardia Civil o en acto de servicio, impidiere o limitare arbitrariamente a otro militar el ejercicio de los derechos fundamentales o libertades públicas, realizare actos de acoso tanto sexual y por razón de sexo como profesional, le amenazare o coaccionare, le injuriare gravemente o le calumniare, atentare de modo grave contra su intimidad, dignidad personal o en el trabajo, realizara actos que supongan grave discriminación por razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, orientación sexual, religión, convicciones, opinión, discapacidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

El Tribunal Militar Territorial Segundo consideró que en este caso concurrían todos los elementos necesarios para que se considere cometido este delito.

El acusado, siendo militar, dirigió “en reiteradas ocasiones expresiones objetivamente injuriosas y tenidas en el concepto público como graves, con la suficiente entidad como para lesionar la dignidad a la dama legionaria”.

Además, “actuó con conocimiento de los elementos del tipo objetivo y con clara conciencia y voluntad de ofender a la víctima y atentar contra su dignidad”.

Los insultos y amenazas los realizó públicamente por lo que respecta a los estados de WhatsApp y la publicación en Facebook, “por cuanto es accesible a un número indeterminado de personas y, en otra ocasión, al menos, en lugar afecto al servicio de las Fuerzas Armadas, cual es la residencia de Tropa”.

Por todo ello, le condenó a seis meses de cárcel, y a pagarle a la dama legionaria 1.200 euros por los daños morales causados.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes