Defensa

Polémica por una orden de los mandos de la brigada de Ronda

Los legionarios no fueron los primeros: los ‘paracas’ llevan un año a dieta

La Bripac puso en marcha en 2016 un plan para controlar el Índice de Masa Corporal de los efectivos con exceso de peso

Efectivos de la Brigada Paracaidista.
photo_cameraEfectivos de la Brigada Paracaidista.

Los militares de la Brigada de la Legión se vieron señalados a principios de enero por una noticia de El País que revelaba el plan puesto en marcha por los mandos para que los efectivos que superan un cierto nivel de masa corporal iniciaran una dieta para reducir su peso. No se trataba de una novedad en las Fuerzas Armadas: alguna otra unidad ya lo había puesto en marcha antes.

El diario del grupo Prisa informaba de que los legionarios que superan un índice de masa corporal de 27 serían incluidos en un plan de seguimiento que contempla diferentes medidas para adelgazar: por supuesto, una dieta más sana y equilibrada, pero también analíticas de sangre, un programa de ejercicio físico, pautas de alimentación...

Este plan respondía a que se había detectado cierto número de casos de sobrepeso en la Brigada de la Legión. El Ejército de Tierra precisó después a El País que sólo un 6% del total de los legionarios se encuentran por encima del índice de masa corporal recomendado.

Pero en todo caso la noticia, y sobre todo los comentarios, las bromas que, los chascarrillos que se multiplicaron tras la publicación de esta información, provocaron malestar entre los militares de la Legión, tal y como se contó en estas páginas. Muchos creían que todo respondía a un empeño de “humillar” a esta unidad emblemática del Ejército, y destacaban que ni muchísimo menos están gordos, y menos aún aquellos legionarios que están destinados en grupos de combate y que se someten a una preparación física cotidiana y de gran dureza.

Desde hace un año en la Bripac

Algo que también ha provocado cierto resquemor entre miembros de la Legión es que se haya publicado su plan de dieta, y no el de otras unidades militares. Y es que El Confidencial Digital ha podido confirmar, por distintas fuentes, que este “Plan de Índice de Masa Corporal” instaurado por la Brigada de la Legión, en Ronda (Málaga), no es el primero en las Fuerzas Armadas.

Hace más de un año la Brigada Paracaidista, otra de las unidades operativas más carismáticas de España, comenzó a aplicar una medida similar a la de la Legión para controlar el peso de sus efectivos y reducirlo en aquellos que se pasaran de cierto nivel en relación a su altura y otras condiciones físicas.

Sin embargo, lamentan ahora las fuentes consultadas, el plan no se filtró a ningún medio de comunicación y por ello no se generó ninguna polémica que diera a entender que los paracaidistas estaban gordos y que necesitaban ponerse a dieta para recuperar un estado físico adecuado para sus funciones operativas.

Orientación a los militares

Fuentes oficiales de la Bripac, que tiene su base en Paracuellos del Jarama (Madrid) y también en Javalí Nuevo (Murcia), explican a ECD que la Brigada Paracaidista, “como una unidad exigente en sus cometidos, ha mostrado tradicionalmente preocupación por las condiciones físicas de los subordinados”.

Eso sí, precisan que todas las medidas sobre el peso de sus efectivos que ha tomado la Brigada Paracaidista se enmarcan dentro de lo que establecen las Reales Ordenanzas para los mandos de las unidades en cuanto a la preocupación por la salud como por la importancia de la forma física a la hora de dar respuesta a las misiones del Ejército.

En ese sentido, hay distintas actuaciones para controlar y mantener el peso en sus niveles adecuados: los servicios sanitarios y psicológicos realizan reconocimientos individuales (al menos uno al año), ofrecen orientación personal a cada militar, se diseñan sesiones personalizadas según distintos niveles profesionales, se imparten conferencias de endocrinos e instructores sobre alimentación y nutrición...

En muchas ocasiones van dirigidas a militares que por lesiones u otras “causas sobrevenidas” han engordado, han perdido aptitudes y deben recuperar su estado físico anterior para no perjudicar la operatividad de su unidad dentro de la Brigada Paracaidista.

Por último, fuentes militares señalan que en torno a los años 2006-2007 también se puso en marcha un plan de control del índice de masa corporal de los militares de la Comandancia General de Melilla, si bien no tuvo tampoco mayor repercusión.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo