Defensa

Ocurrió en la base de Viator (Almería)

Cinco meses de prisión a un cabo por poner una navaja en el cuello a un compañero mientras dormía

El denunciante le había echado en cara que estaba armando mucho ruido en plena madrugada

Militares españoles.
photo_cameraMilitares españoles.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 5 meses de prisión a un cabo que amenazó a un soldado con una navaja en el cuello. El denunciante le había recriminado que estuviera haciendo ruido en la camareta de madrugada, y minutos después volvió con un arma blanca.

Ocurrió en la base ‘Alvarez de Sotomayor’, en Almería. Un grupo de militares del Regimiento de Especialidades de Ingenieros nº11 de Salamanca se desplazó hasta las instalaciones de Viator para realizar una ser de obras.

Fue en torno a la una de la madrugada, mientras todos dormían en la camareta reservada al grupo, cuando el cabo entró en la habitación. Lo hizo, según el denunciante y otros testigos, haciendo ruido y portando una cizalla.

El cabo se dirigió entonces a una litera y se puso a conversar con el soldado que ocupaba la cama superior. El denunciante, que se encontraba en el colchón inferior, se levantó y le pidió que cesara de hablar y abandonase la camareta, ya que estaban intentado dormir y su actitud se lo impedía.

Al cabo de unos minutos, el cabo volvió a la habitación y se acercó a la cama donde dormía de nuevo el soldado denunciante. Le colocó una navaja en el cuello y, sin apretar lo suficiente para causarle un corte, le dijo que el no era “ningún niñato” y que el soldado “no era nadie para decirle nada”. “La próxima vez te rajaré”.

Otros de los miembros de la unidad que compartían camareta mediaron en la situación y lograron que el cabo se fuera de allí. Según consta en la denuncia, el soldado no pudo volver a conciliar el sueño, y a primera hora de la mañana se presentó ante su sargento para contarle lo sucedido.

Esa misma mañana se encontró de nuevo con el cabo, quien le dijo que ya no “estaba tan sobradito”. Posteriormente, a preguntas del sargento, reconoció que se le había “ido la cabeza” y pidió disculpas al soldado. Unas disculpas que, según testigos, se produjeron en diversas ocasiones en días posteriores.

A su vuelta a Salamanca, el soldado pidió el traslado para no coincidir en su puesto de trabajo con el cabo. El Tribunal Militar Territorial nº4 condenó al cabo a cinco meses de prisión por un delito consumado de abuso de autoridad, que el sancionado recurrió. Ahora, el Supremo acaba de rechazar su recurso y confirmar la sentencia.


Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?