Defensa

Militares entrenan por su cuenta el combate urbano y los primeros auxilios

Critican que la formación práctica en sus unidades es limitada y está desactualizada. Impartirán cursos en un campo de airsoft en Madrid

Ejercicio del Ejército de Tierra en zonas urbanas (Foto: Flickr Ejército de Tierra).
photo_camera Ejercicio del Ejército de Tierra en zonas urbanas (Foto: Flickr Ejército de Tierra).

“Se entrena mal, desactualizado, limitado y tarde”: es la conclusión de algunos militares de las Fuerzas Armadas, sobre la formación que se les da sobre el combate en espacios cerrados, muy habitual en intervenciones en zonas urbanas.

Las quejas entre militares por las deficiencias del entrenamiento práctico sobre el combate urbano son habituales desde hace tiempo. Eso lleva a algunos a formarse por su cuenta, con empresas privadas que imparten cursos especializados.

Un grupo de militares, que manejan un perfil en Instagram y Telegram llamado ‘Rajadas Tácticas’, ha llegado a acuerdos con varias empresas y entidades especializadas en impartir cursos de intervención militar. La idea ha sido unificar el sector de la formación táctica en España.

Entre enero y noviembre de 2023 van a celebrar varios cursos dirigidos a militares que quieran mejorar sus capacidades operativas en varios ámbitos.

La motivación de esta formación externa es que los militares que forman este grupo consideran necesario “tapar los agujeros y carencias” que dejan el Ministerio de Defensa y los ejércitos en la instrucción de los militares.

Combate en espacios cerrados

Seis de los cursos se centrarán en lo que entre los militares se conoce como CQB, siglas de “Close Quarters Battle”, es decir, combate en espacios cerrados. Este término se refiere a la formación en intervenciones en edificios, por ejemplo en viviendas, que es tan habitual en los conflictos que transcurren en zonas urbanas, y no tanto mediante batallas a campo abierto.

Las unidades, sobre todo de infantería, del Ejército de Tierra (aunque también de Infantería de Marina, y de otras armas) entrenan el combate en este tipo de escenarios en los campos de maniobras e instalaciones donde tienen algunas construcciones que sirven para simular viviendas y edificios.

Entre militares hay quienes consideran que la formación en este ámbito que reciben, y la instrucción práctica, es insuficiente. Por eso algunos se apuntan a este tipo de cursos, para tratar de mejorar por su cuenta su entrenamiento.

Estos cursos de CQB sirven para estudiar con detalle y analizar cada movimiento, cada posibilidad en una intervención en espacios cerrados. Se practican los movimientos, las posturas corporales, la coordinación entre miembros del equipo, el manejo de las armas, al entrar en un edificio, irrumpir en una habitación, subir por unas escaleras... ante el riesgo de ser sorprendido por un enemigo.

También se entrenan diferentes resultados de la intervención: explotar el resultado si el asalto tiene éxito, o retirarse en orden si es necesario.

Los cursos que está organizando el grupo ‘Rajadas Tácticas’ se impartirán en campos de airsoft que cuentan con algunas construcciones en las que se pueden entrenar estas intervenciones.

 

No son cursos en los que sea necesario utilizar fuego real. Se entrena con réplicas de las armas de dotación en las Fuerzas Armadas, ya que la clave es aprender los movimientos que permiten combatir con mejores garantías en este tipo de espacios cerrados.

Los instructores de estos cursos serán militares en activo o ya fuera de las Fuerzas Armadas, que pertenecen en la actualidad o han pasado por unidades de operaciones especiales y que por tanto tienen una muy alta preparación en este tipo de situaciones de combate.

Atención sanitaria

Otra carencia de la que se quejan algunos militares tiene que ver con la formación sanitaria, para atender tanto heridas propias como de otros compañeros.

También en este campo muchos lamentan que la formación es muy limitada, y con pocos medios materiales.

Por eso ‘Rajadas Tácticas’ va a organizar varios cursos sobre este ámbito el año que viene.

Estos cursos son de dos tipos. Por un lado, están los dedicados a “TCCC-ASM”, acrónimos de “Tactical Combat Casualty Care-All Service Members”, es decir, cuidados tácticos de baja en combate para todo tipo de intervinientes.

Se trata de combinar de la mejor forma posible la atención médica al herido con la buena táctica militar. Primero se identifican las lesiones del herido, se interviene con las capacidades que haya disponibles, y en ningún momento se pierde de vista la situación del combate.

Estos cursos TCCC están homologados por la National Association of Emergency Medical Technicians (NAEMT), una asociación estadounidense de técnicos en emergencias sanitarias, de referencia en el mundo de la atención en emergencias.

El segundo tipo de formación se conoce como TECC-LEO: Tactical Emergency Casualty Care for Law Enforcement Officers, o cuidados tácticos en emergencias para miembros de las Fuerzas de Seguridad. El objetivo es realizar la atención básica para salvar la vida a un herido hasta que los médicos puedan intervenir con seguridad en el escenario táctico.

Como ocurre con el combate en zonas urbanizadas, desde hace tiempo son habituales las quejas de militares que ven que la atención sanitaria es vital en caso de intervención real, y que al mismo tiempo consideran que en sus unidades no se les forma debidamente en este ámbito. Así que muchos buscan reforzar sus conocimientos y la práctica, para saber qué hacer en caso de resultar heridos ellos o sus compañeros en una intervención real.

ATAK

Por último, también van a ofrecer cursos de “ATAK” (Android Team Awareness Kit), un sistema que permite recibir en un smartphone o una tablet datos, geolocalización y transmisiones en tiempo real, de forma que los militares tienen un mejor conocimiento de la situación, en todo momento.

Las unidades de operaciones especiales utilizan con frecuencia esta tecnología, y se está introduciendo en otras unidades militares. El objetivo del curso es aumentar el conocimiento práctico de los sistemas ATAK, para sacarle mayor provecho.

Cursos de hasta 20 personas

Los impulsores de ‘Rajadas Tácticas’ han acordado organizar los cursos con varias compañías especializadas, muchas de ellas integradas por militares o ex militares, como se ha indicado, que ya tienen experiencia en impartir formación en estos campos.

Se trata de Twin Ravens Tactics, Three Waters y Escuela 3 Armas. La sede donde se impartirá la formación pertenece a Navy 7.

Cada curso tendrá un cupo máximo de 20 personas, para no perder calidad en la formación. Si se llenaran todos los cursos, se formarán en total entre 240 y 250 militares o policías.

Por el momento, estos cursos se impartirán en campos de airsoft y con réplicas de armas. Pero los organizadores planean más adelante poder concertar cursos de formación en Polonia, en campos preparados en los que se puede entrenar con fuego real.

En ‘Rajadas Tácticas’ llevan meses trabajando en todos los detalles para dar forma a esta “escuela de formación”, el proyecto más ambicioso hasta el momento de este colectivo, que nació en las redes sociales.

Cursos de tiro para policías

Cabe señalar que la críticas internas por las carencias en la formación van en una línea parecida a lo que sucede con el material propio que se compran algunos militares.

Se trata de personal que se muestra exigente con las prendas de uniforme, o con el material de protección que les entregan de dotación, y que prefiere gastarse su dinero en ir equipado con elementos más cómodos, más seguros y de mayor calidad.

Algunas unidades del Ejército de Tierra han prohibido el material no reglamentario.

De forma similar, hace unos años se advirtió a policías nacionales, locales y guardias civiles que no debían apuntarse a cursos de tiro privados, que estaban en auge ante la amenaza yihadista y el peligro de que algún “lobo solitario” atacara a un agente uniformado. Como ocurre con las quejas de los militares por la falta de formación, también los agentes de las Fuerzas de Seguridad lamentan en ocasiones que el entrenamiento en galerías de tiro es escaso, así como el adiestramiento en intervenciones reales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?