Defensa

Los militares huyen de WhatsApp a Telegram para evitar filtraciones como lo ocurrido con el chat golpista

La difusión de los mensajes de antiguos mandos del Ejército del Aire ha llevado a miembros de las Fuerzas Armadas a cambiar de plataforma por temor a que sus conversaciones también sean difundidas

Entrega de despachos en la Academia Militar de Zaragoza.
photo_camera Entrega de despachos en la Academia Militar de Zaragoza.

“Algún día… alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal) contra estos hijos de puta”, “Qué pena… no estar en activo para desviar un vuelo caliente de las Bardenas a la casa sede de estos hijos de puta”, “Creo que me quedo corto fusilando a 26 millones”, “Yo prefiero la República porque tendremos más oportunidades de repetir las maniobras del 36”...

Son algunos de los comentarios que publicaron en un grupo de WhatsApp miembros de la XIXª Promoción de la Academia General del Aire, en San Javier (Murcia), y que desveló Infolibre en el contexto de las cartas con críticas al Gobierno PSOE-Podemos, firmadas por antiguos mandos de las Fuerzas Armadas, que se están conociendo en los últimos días y semanas.

Tal y como contó ECD este viernes 4 de diciembre, en los últimos tiempos, según reflejan algunos chats, se ha extendido un ambiente de malestar e incomodidad entre de militares de alto rango, que ven con recelo, tanto los ataques y desprecios al rey y a la monarquía (que proceden a veces de ministros de Podemos), como las “cesiones” a los independentistas, incluida la enajenación del cuartel donostiarra de Loyola.

En esos grupos han circulado estos días las cartas dirigidas al rey con críticas muy duras hacia el Gobierno, al que acusan de poner en peligro la unidad de España, incluida la última iniciativa para la que se piden adhesiones, ya que está abierta a recibir apoyos de miembros de todos los ejércitos y promociones.

Denuncia de Defensa ante la Fiscalía

La polémica por las cartas y por los chats no tendría, en principio, que suponer consecuencias disciplinarias, ya que todos los firmantes de las cartas y también los miembros de ese grupo de la XIXª Promoción del Aire están en situación de retiro.

La ley establece que los militares que pasan a la situación de retiro dejan de estar sujetos al régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas, y por tanto ya no tienen el deber de guardar neutralidad política. Por ello, pueden expresar sus opiniones políticas sin miedo a ser expedientados.

Aún así, el Ministerio de Defensa ha denunciado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid los mensajes de ese grupo de WhatsApp de mandos retirados del Aire, por considerar que puede haberse cometido un delito.

Nervios y ‘mudanzas’ a Telegram

La polémica de las cartas al rey, las reacciones de la ministra de Defensa y esa denuncia ante la fiscalía, han provocado cierto nerviosismo entre muchos militares, sobre todo oficiales y oficiales generales, que comparten grupos de WhatsApp con compañeros de promoción, con miembros de su unidad, con militares con los que compartieron una misión o un curso...

Confidencial Digital ha podido saber que muchos militares están tomando ahora precauciones para evitar verse señalados en noticias de medios de comunicación, o bien ser denunciados internamente ante los órganos disciplinarios de los ejércitos y la Armada.

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

Un movimiento que se está produciendo en los últimos días, según revelan altos mandos, es la ‘migración’ de muchos militares desde WhatsApp, donde hasta ahora mantenían esos grupos de compañeros de promoción o de unidad, a la plataforma Telegram, que consideran más “segura”.

Un buen número de oficiales y oficiales generales de las Fuerzas Armadas temen ahora que sus conversaciones, y sobre todo los chats que comparten con otros militares, puedan ser interceptados, vistos de los movimientos críticos con el Gobierno que se están conociendo en los últimos tiempos.

También existe el temor a que suceda como con el grupo de la XIXª Promoción de la Academia General del Aire, y que comentarios que se realizan en tono distendido, con personas de su confianza, acaben publicados.

Visto que eso ha sucedido en un grupo de WhatsApp, muchos están optando por empezar a utilizar Telegram, confiados en que esta segunda plataforma ofrece más privacidad y seguridad que WhatsApp.

Como hizo Podemos

Son diversas las opiniones sobre qué aplicación de mensajería instantánea es más segura. En general, cuando se han ido conociendo vulnerabilidades en WhatsApp, que es el servicio más extendido en España, ha habido quienes han descubierto la opción de otras aplicaciones supuestamente más seguras.

Primero surgió la alternativa de Telegram, al que por ejemplo se unieron con entusiasmo Podemos, en los canales de comunicación con sus simpatizantes, y muchos dirigentes, empezando por Pablo Iglesias.

Más tarde se empezó a extender tímidamente otra posibilidad, supuestamente aún más segura que Telegram: Signal.

WhatsApp ha ido mejorando los sistemas de cifrados, pero aún hay un debate en foros y páginas especializadas sobre estos sistemas y cuáles ofrecen mayores garantías de no ser ‘espiados’.

¿Qué aplicación es más segura?

En el contexto de la polémica actual sobre opiniones políticas de militares que utilizan grupos con amigos o conocidos, cabe apuntar algunas ventajas de Telegram. Esta aplicación, por ejemplo, permite detectar si la persona con la que se habla, o un participante de un grupo, ha hecho una captura de pantalla de la conversación: salta una notificación que revela al autor del pantallazo, mientras que en WhatsApp no existe tal opción.

Telegram ofrece también la opción de escribir mensajes autodestruíbles, que se borran automáticamente al cabo de un tiempo (que pueden ser segundos), o de escribir en “modo incógnito”. Además, se puede unir alguien al grupo sin que su cuenta enlace al número de teléfono, por lo que puede proteger más su identidad si no desea revelarla. Todas estas opciones no las contempla WhatsApp. 

Otra diferencia es que WhatsApp permite borrar un mensaje propio hasta una hora después de publicarlo en una conversación, mientras que en Telegram se puede eliminar un mensaje escrito en cualquier momento, y también se pueden borrar los recibidos.

Militares retirados o en activo

Como se ha indicado, los militares retirados no pueden ser sancionados por sus opiniones personales, porque ya no están sometidos al régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas, que obliga a respetar el deber de neutralidad y a no pronunciarse sobre cuestiones políticas, ni a apoyar a un partido o sindicato.

Participantes en este tipo de chats y grupos de militares (hasta ahora sobre todo en WhatsApp) explican que, por ese motivo, los más desinhibidos en sus opiniones y críticas políticas suelen ser aquellos que ya han alcanzado la edad de pasar a la reserva o que se han retirado.

Por contra, los militares que siguen en activo se muestran más prudentes, especialmente aquellos que ostentan algún puesto de responsabilidad en la estructura de las Fuerzas Armadas. Sus compañeros retirados suelen ser más directos, más sinceros en sus opiniones sobre la actualidad política, mientras que los mandos en activo suelen preferir guardar silencio o son más tímidos en sus comentarios.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable