Defensa

El Ministerio de Defensa admite graves deficiencias en su sede: derrumbes de falsos techos, cortes de luz frecuentes...

Un documento oficial explica que las pérdidas de información en los sistemas informáticos, las caídas en el sistema de seguridad y los incidentes en los ascensores se deben a saltos en el diferencial

Un falso techo de la sede del Ministerio de Defensa, hundido.
photo_camera Un falso techo de la sede del Ministerio de Defensa, hundido.

El estado actual de varias plantas del Ministerio de Defensa supone “graves riesgos para la seguridad de las personas, de los equipos y de la información”. Así lo admite el propio ministerio, que empieza a tomar medidas para solucionar este problema.

Confidencial Digital ha comprobado que la Subsecretaría de Defensa está buscando una empresa que se encargue de redactar el “proyecto de ejecución de las obras de renovación integral de las instalaciones de la Sede Central del Ministerio de Defensa”, con un presupuesto base de licitación sin impuestos de 294.093 euros.

La Unidad de Obras, de la Subdirección General de Régimen Interior, ha constatado el “estado deficiente de las instalaciones de las dependencias” de la sede central del ministerio, situado en el número 109 del Paseo de la Castellana, en Madrid.

Eso ha llevado a decidir “acometer la renovación integral de los sistemas de climatización, electricidad, telecomunicaciones, protección contra incendios y seguridad” del edificio, ya que “su diseño data de los años 80 y anteriores, y su concepción se aleja de los estándares de seguridad, uso y confort requeridos para oficinas modernas”.

“Graves riesgos para la seguridad”

Las obras se realizarán entre las plantas 2ª y 10ª del edificio, y en otras áreas, como la instalación de calderas situada en la planta baja.

Defensa está tramitando de urgencia esta licitación para redactar el proyecto de reforma. Su objetivo es doble: “Garantizar la seguridad del personal en sus puestos de trabajo”, y “Garantizar la continuidad del suministro eléctrico que condiciona la seguridad física del ministerio y la información en los servidores de los sistemas de telecomunicaciones en los ordenadores”.

El ministerio ha definido el expediente como de urgencia y crítico desde el punto de vista facultativo, “para solventar los graves riesgos para la seguridad de las personas, de los equipos y de la información, lo que posibilitará minimizar los riesgos actuales descritos y redundará en la seguridad de la sede central del Ministerio de Defensa”.

Colapsos de techos

Uno de los problemas a solucionar lo presentan los falsos techos. En la documentación consultada por ECD se indica que el 5 de noviembre y el 7 de diciembre de 2021 se produjeron “diferentes colapsos completos de los techos y sus instalaciones en diferentes oficinas y zonas de trabajo del ministerio”.

En esos documentos se incluyen fotografías de cómo quedaron algunas oficinas tras desplomarse los falsos techos.

 
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.
Hundimiento de falsos techos en el Ministerio de Defensa.

“Después de examinar la caída de los techos se ha comprobado que la causa ha sido las soluciones constructivas adoptadas en la ejecución de los falsos techos del edificio, consistente en placas de yeso continuas sin molduras no registrables fijadas con machones de esparto”, indica el ministerio.

Esas placas “impiden el mantenimiento y supervisión de su estado al no permitir su inspección visual y el almacenamiento de parte de los residuos de reformas anteriores”. El problema se repite en múltiples ubicaciones del ministerio, “lo que pone de manifiesto el riesgo cierto para la seguridad de los empleados del Ministerio de Defensa ante la probable repetición de colapsos fortuitos”.

Graves deficiencias en la red antiincendios

El departamento que dirige Margarita Robles admite también en esos documentos que “los sistemas de protección contra incendios, de detección, extinción automática y manual adolecen de graves deficiencias”.

Los problemas son diversos: por ejemplo, “los sistemas de control y de aviso de alertas ante detecciones de incendios, centralizados en el cuerpo de guardia de seguridad no se encuentran actualizados, ni en la parte de hardware ni en la de software”.

Llama la atención que “no se dispone de red de mangueras de extinción de incendios en gran parte del edificio, así como de grupo de presión de ningún tipo para este tipo de instalaciones”.

Incluso se recoge en este documento que “las columnas secas del edificio no se encuentran en estado para ser utilizadas en caso de incendio, y no cubren la totalidad del edificio”, y que “en la totalidad de las zonas de incendio del edificio no se dispone de compartimentación de las mismas en caso de incidencias”.

Por eso se considera necesaria “una renovación completa de todos los sistemas de detección y extinción de incendios del edificio, adecuando los mismos a la normativa legal vigente para estas instalaciones, a la vez que se modernizan y aseguran los mismos ante incidencias imprevistas que tanto redundan en la seguridad del personal y de instalaciones”.

Cortes de electricidad

La electricidad también está provocando problemas en la sede del ministerio: “De forma creciente desde 2021 se producen saltos intempestivos de diferenciales debidos a fallos de corriente y armónicos en la red eléctrica”.

Esto provoca cortes de corriente con cierta frecuencia, que tienen consecuencias: “Pérdidas de información en los sistemas informáticos, deterioro de los elementos de mando y protección eléctrica fruto de su repetitividad, ausencia de corriente en los equipos de climatización de los CPD (Centros de Procesamiento de Datos) que deterioran los servidores de telecomunicaciones”.

También causan “caída de los sistemas de seguridad, detección de humos” e incluso “problemas de atrapamiento de personal en ascensores”.

Climatización poco eficaz

Los servicios de prevención de riesgos laborales avisaron de que en las instalaciones del Centro de Sistemas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CESTIC) dentro de la sede del ministerio se había detectado una “falta de eficacia de los sistemas de climatización del edificio, repetida de forma generalizada en el resto del edificio”.

La climatización se presta con aparatos de agua aire que “presenta el inconveniente de que el usuario no regula las condiciones de confort adecuadas a su espacio de trabajo sino que se regulan a nivel zonal”.

Este sistema “no dispone de sistema de control de humedad relativa del aire, lo que provoca en periodos y zonas concretas la aparición de corrientes estáticas y una pérdida de las condiciones de temperatura y humedad del aire”.

Además, “debido a la antigüedad de los conductos, es que existen numerosas pérdidas de estanqueidad, lo que dificulta realizar la limpieza de los mismos, que mejoraría la calidad del aire distribuido y resolvería la falta de caudal en los puntos terminales de las instalaciones de distribución de aire”.

Agua y teléfono

Por último, Defensa también plantea reformas en las cañerías del agua y en la red de telefonía.

“La red de distribución de agua se sustituyó hace unos años con material multicapa”, indica el ministerio, pero “sin embargo, quedan pendientes de retirar los conductos antiguos de hierro de distribución vertical que discurren por los patinillos que están actualmente en desuso”.

En cuanto al teléfono, “la actual infraestructura de red se implementó mediante una red integral para toda la Sede Central con cableado estructurado 6A Systimax y da servicio a 4000 puntos de red”, y es capaz de soportar hasta 10 GB.

Defensa determina que “estas características deben mantenerse en la futura renovación posibilitándose la implementación sobre dicha red de telefonía IP”.

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable