Defensa

Mujeres militares difunden y luego borran vídeos en los que sustituyen el uniforme por ropa elegante

El fenómeno comenzó en un regimiento de Madrid y se fueron sumando efectivos de otras unidades y de la Guardia Civil. Eliminaron todo rastro ante el miedo a ser sancionadas

Capturas de algunos de los vídeos de mujeres militares.
photo_cameraCapturas de algunos de los vídeos de mujeres militares.

Aparece una mujer militar vestida con uniforme de campaña del Ejército de Tierra. Se ajusta la boina, se la quita, y tapa la cámara que la está grabando. Al quitar la boina, ya no lleva el uniforme militar, sino un vestido rojo, y en vez de llevar el pelo recogido, lo lleva suelto. Además, se ha pintado los labios.

La militar deja caer la boina, y el montaje del vídeo simula que le cae a otra militar, también vestida con uniforme de campaña de Tierra, el de camuflaje verde oscuro. También se coloca la boina en la cabeza, sonríe a la cámara y la tapa: sale la misma mujer militar, pero con un top estampado y unos pantalones negros de vestir, además de maquillada, con pendientes de aro.

Le siguen sucesivamente otras dos militares, también mujeres y también jóvenes, que hacen lo mismo, mientras suena música y bailan.

Confidencial Digital ha podido saber que entre militares circuló con profusión hace más de una semana este vídeo, en el que cuatro militares de Tierra -de un regimiento con base en Madrid- sustituyen su uniforme militar por ropa elegante, de salir de fiesta.

Podría haber sido una anécdota, una iniciativa de un grupo de amigas de un regimiento militar. Pero la cosa no quedó ahí. Otras mujeres militares de otras unidades las imitaron, grabaron y difundieron vídeos similares y se creó cierto fenómeno interno en las Fuerzas Armadas por el que mujeres militares, y también guardias civiles, se sumaban a esta idea.

En grupos de cuatro o cinco, o de forma individual, aparecían con sus uniformes de campaña, la boina e incluso botas, y después ‘se transformaban’, tras arreglarse, hacerse un peinado, maquillarse y ponerse un vestido de fiesta, un top con una falda o unos pantalones, un bolso… todo ello bailando y con música de fondo en el vídeo.

También hubo casos de guardias civiles, que salían con camisa, pantalón, botas, gorra e incluso pistolera al cinto.

Algunos de los estos vídeos los subieron las propias militares a sus cuentas de la red social TikTok, y muchos se volcaron en un foro de militares.

Eliminados los vídeos tras el revuelo

Los vídeos provocaron un gran revuelo interno. ECD ha podido saber que algunas de las protagonistas del vídeo comenzaron a temer que tuviera consecuencias disciplinarias, y que sus mandos les abrieran expediente para imponerles una sanción por falta grave.

También algunas de estas militares empezaron a recibir insultos y críticas directas. Pese a ello, en un primer momento, decidieron reaccionar colgando el vídeo en un foro en el que participan muchos militares.

Fueron apareciendo otros vídeos, con mensajes como “a los machistas, si no les gustan las mujeres libres, que tomen dos tazas”. Insistían en que estaban siendo objeto de “comportamientos machistas” por ciertas reacciones internas a estos vídeos.

Al final, tras unos días, los vídeos fueron retirados de dicho foro. Todos los vídeos desaparecieron y en su lugar apareció un mensaje de explicación, supuestamente de una de las militares que aparecía en uno de los vídeos, y que señalaba que las amenazas les habían llevado a pedir que se retiraran las imágenes para evitarse más problemas.

Fuentes consultadas por ECD señalan que algunos de los vídeos se grabaron en un cuartel, y grabarse en un recinto militar sin permiso, de uniforme y en actitud que puede considerarse “indecorosa” podría constituir, en algunos casos, una falta grave por llevar a cabo “actos contrarios a la dignidad militar susceptibles de producir descrédito o menosprecio de las Fuerzas Armadas”.

De acuerdo con la Ley Orgánica 8/2014, de 4 de diciembre, de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, las sanciones que pueden imponerse por faltas graves son una sanción económica de ocho a quince días, un arresto de quince a treinta días, la pérdida de destino y la baja en el Centro Docente Militar de Formación.

En el caso de las agentes de la Guardia Civil que han secundado esta idea de los vídeos, una eventual sanción vendría regulada por su propia normativa, la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del régimen disciplinario de la Guardia Civil.

 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?