Defensa

La nueva directora del CNI, invitada en el viaje de placer del buque escuela de la Armada

Esperanza Casteleiro participó en el trayecto desde Marín a Cádiz a bordo del ‘Juan Sebastián de Elcano’

Adoración Mateos, Esperanza Casteleiro, Margarita Robles y Amparo Valcarce.
photo_camera Adoración Mateos, Esperanza Casteleiro, Margarita Robles y Amparo Valcarce (Foto: Rubén Somonte/MDE).

El buque escuela de la Armada, el ‘Juan Sebastián de Elcano’, hizo su entrada este jueves, 21 de julio, en el puerto de Cádiz. Había zarpado días antes desde el puerto de Marín, donde el 12 de julio desembarcaron los 73 guardiamarinas que habían culminado el crucero de instrucción de la Escuela Naval Militar, navegando alrededor del mundo.

 

 

En el puerto de Cádiz no sólo desembarcaron los miembros de la tripulación del buque, que tiene su base en La Carraca, en San Fernando. Confidencial Digital ha podido confirmar que también bajó a tierra Esperanza Casteleiro, ex secretaria de Estado de Defensa y desde el mes de mayo directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

De Marín a Cádiz

El itinerario final del ‘Juan Sebastián de Elcano’ se repite cada año. Llega a Marín, en Pontevedra, para desembarcar a los alumnos de la Escuela Naval Militar, donde se forman los oficiales de la Armada.

Después parte hacia la bahía de Cádiz, hacia su destino final en la Base Naval de La Carraca, en San Fernando. Allí tiene su base el buque escuela de la Armada. Después de cada crucero de instrucción, en el que navega por varios mares y océanos y toca tierra en distintos continentes, arriba allí para ser revisado y reparado.

Objetivo: fomentar “el amor a la Armada”

En el trayecto entre Pontevedra y Cádiz ya no hay guardiamarinas, sino tan sólo la tripulación propia del buque. La Armada aprovecha este trayecto para invitar a decenas de personas, como parte de las acciones con las que la institución trata de acercarse a la sociedad civil.

Los invitados suelen ser altos cargos de la administración, abogados, ingenieros, sindicalistas, diplomáticos, también militares de otros ejércitos...

Este año, el ‘Juan Sebastián de Elcano’ partió de Marín a principios de esta semana y llegó a Cádiz este jueves 21 de julio.

 

Un portavoz oficial del Cuartel General de la Armada explica que el embarque de personas ajenas a la Armada en el buque escuela para la travesía entre Marín y Cádiz es una tradición de años, que persigue “fomentar la vocación marinera y el amor a la Armada”.

Cada año llegan a la Armada cientos de solicitudes, pero sólo hay unas 90 plazas, tantas como guardiamarinas desembarcan en Marín.

Altas autoridades

“Los embarcados van desde alguna alta autoridad, como es el caso hasta alumnos de colegios como premio a su expediente escolar”, indican desde el Cuartel General de la Armada, en referencia a la presencia de la directora del CNI en esta travesía.

Antes del viaje, la Armada realiza una criba, y en esa selección valora la vinculación de la persona con la Armada y la Defensa, así como el número de veces que haya solicitado participar en este viaje.

Entre el CNI y el Ministerio de Defensa

En este caso, la vinculación de Casteleiro con la Defensa es evidente. Fue directora del gabinete de la ministra Margarita Robles desde junio de 2018 hasta junio de 2020. Robles la nombró entonces secretaria de Estado de Defensa, puesto desde el que se encargó de la dirección, impulso y gestión de las políticas de armamento y material de las Fuerzas Armadas, incluida la Armada.

El resto de su carrera profesional había transcurrido en el servicio de inteligencia, desde que ingresó en 1983 en el entonces Centro Superior de Información de la Defensa (CESID). Pasó por diversos destinos en el extranjero y departamentos del servicio, donde llegó a secretaria general, es decir, número dos.

Entre 2014 y 2018 ocupó la jefatura de la Unidad de Inteligencia del CNI en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

De la máxima confianza de Robles

Cuando estalló el ‘caso Pegasus’, sobre supuestos espionajes a los móviles de más de 60 dirigentes independentistas catalanes, Pedro Sánchez ya se mostró dispuesto a sacrificar a la directora del CNI, Paz Esteban, para aplacar a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y mantenerlo como socio parlamentario.

Poco después el Gobierno reveló que el propio Sánchez, así como Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, habían sido también ciberatacados con Pegasus. 

A la semana siguiente de reconocer esta grave vulnerabilidad en la seguridad nacional, el Consejo de Ministros cesó a Paz Esteban, y al frente del Centro Nacional de Inteligencia colocó a Esperanza Casteleiro.

Casteleiro es una persona de la máxima confianza de Margarita Robles, que la tuvo como jefa de gabinete. En su toma de posesión en el CNI, la ministra destacó de ella que era “una mujer de La Casa”, ya que, igual que Paz Esteban, ha trabajado durante décadas en el servicio de inteligencia.

Escalas en la costa de Portugal

Sobre el coste del viaje del ‘Juan Sebastián de Elcano’ en el que participó Casteleiro, la Armada precisa que “los gastos son mínimos, la alimentación, exclusivamente”. Y añade que los traslados de cada invitado a Marín, para embarcar, y desde Cádiz una vez que desembarcan, ya corren por cuenta de los interesados.

Fuentes consultadas por ECD apuntan que, durante los cuatro o cinco días que dura la travesía, el ‘Juan Sebastián de Elcano’ recorre de norte a sur la costa de Portugal, haciendo algunas escalas. Dobla el cabo de San Vicente, extremo suroccidental de Portugal, y se dirige hacia la bahía de Cádiz.

ECD se puso también en contacto con el Ministerio de Defensa y con el Centro Nacional de Inteligencia para recabar más datos sobre este viaje de Esperanza Casteleiro. Al cierre de esta edición no había recibido respuesta.

Un barco de su familia en una base naval

Sobre Esperanza Casteleiro, cabe apuntar que hace un año y medio se vio señalada por una polémica relacionada con la Armada y los barcos. El diario El Español desveló que la familia de la entonces secretaria de Estado de Defensa tenía amarrado en un muelle de la Estación Naval de La Graña, en la ría de Ferrol (La Coruña), un barco de entre 8 y 10 metros de eslora.

La noticia señalaba que el barco llegó a esa base naval de la Armada poco después de haber sido nombrada secretaria de Estado de Defensa, en junio de 2020. Y apuntaba lo extraño e inusual que resultaba que un barco de recreo, particular, estuviera amarrado (y de forma gratuita) en una base de la Armada.

Apenas 24 horas después de que se publicara esa noticia, el barco desapareció de la  Estación Naval de La Graña. Diputados de distintos grupos parlamentarios del Congreso registraron preguntas para respuesta escrita del Gobierno, pidiendo que diera explicaciones sobre este asunto.

Margallo, Zoido, cargos del PSOE...

El viaje del ‘Juan Sebastián de Elcano’ entre Marín y Cádiz lo han disfrutado algunos otros altos cargos de la administración.

En 2016, Europa Press publicó que habían viajado en ese crucero el entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el ex alcalde de Sevilla y diputado del Partido Popular Juan Ignacio Zoido (que después fue ministro del Interior y ahora es eurodiputado).

Además, en esa ocasión navegaron en el buque escuela de la Armada ex altos cargos del PSOE, sindicalistas, diplomáticos, universitarios, abogados, ingenieros, militares de otros ejércitos, familiares de la tripulación, y los cuatro mejores estudiantes de Bachillerato del Colegio de Huérfanos de la Armada, entre otros.

Según contó Europa Press, la Armada trata de que los invitados vivan el día a día de los guardiamarinas que se forman en el ‘Juan Sebastián de Elcano’. Duermen en los camarotes con literas de los futuros oficiales, se levantan a las 7:00, asisten a charlas sobre la Armada y sobre aspectos náuticos, y presencian las maniobras de la tripulación, como el izado de velas.

En el caso del ministro García-Margallo, pudo compartir un camarote con su esposa, que le acompañaba. Él y todos los demás invitados comían en el comedor de los guardiamarinas, si bien iban rotando para sentarse en grupos reducidos a la mesa del comandante del buque.

El ex ministro de Asuntos Exteriores es aficionado al mar, y se sabe que navega en verano en un barco de recreo. Desde ese pequeño yate, el ‘Canopus’, estuvo dirigiendo una crisis diplomática con Gibraltar en el verano de 2013.

Como estaba navegando en torno a Mallorca, llegó a atracar en la isla para reunirse con Mariano Rajoy, que había viajado a la mayor de las Islas Baleares para mantener un despacho con el rey Juan Carlos en el Palacio de Marivent.

Un año después, eldiario.es reveló que uno de los invitados al viaje de 2017 había sido Ignacio López del Hierro, el marido de la entonces ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?