Defensa

Oficiales de las Fuerzas Armadas rechazan que se permitan las charlas de asociaciones militares en los cuarteles

Aprofas se opone al proyecto del Ministerio de Defensa para potenciar la actividad de los representantes asociativos más allá del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas

Mujeres militares (Foto: Marco Romero/MDE).
photo_camera Mujeres militares (Foto: Marco Romero/MDE).

El Ministerio de Defensa continúa adelante con su plan para modificar la regulación de las asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas, y concederles tanto subvenciones, como mayores créditos de tiempo para los representantes, y mayor margen de actuación en cuarteles.

Confidencial Digital ya publicó hace una semana que Margarita Robles y otros responsables del ministerio habían informado de esos planes a las asociaciones profesionales presentes en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.

La posibilidad de, por primera vez, conceder ayudas económicas públicas a estas asociaciones, por el hecho de tener presencia en el Consejo de Personal, provocó el rechazo de algunas (Asociación Profesional de Oficiales de Carrera, Aprofas) y el aplauso de otras, como la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME).

El ministerio detalla el plan

Precisamente el pasado martes 22 de marzo se celebró la primera reunión del año 2022 del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas. A la cita, que presidió la subsecretaria Amparo Valcarce, se negaron a acudir tres asociaciones -las de tropa UMT y ATME, y la de suboficiales Asfaspro- ante la resistencia de Defensa a comprometerse en mejoras salariales para los militares.

Al pleno sí asistieron los representantes de AUME y de Aprofas. Desde esta segunda asociación, que agrupa a oficiales de las Fuerzas Armadas, explican que el secretario general técnico del Ministerio de Defensa informó en la reunión que tienen previsto remitir a las asociaciones el borrador del real decreto que actualizaría el reglamento del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, en la línea de las novedades ya adelantadas.

Este cargo del ministerio (general consejero togado Emilio Fernández-Piñeyro Hernández) detalló que la norma tiene por objeto introducir varios cambios en la actividad de las asociaciones.

Aumentará los créditos de tiempo que se concede a los representantes de las asociaciones profesionales presentes en el consejo, “para el ejercicio de sus cometidos en la preparación de los temas”.

Además, se autorizará el uso por parte de las asociaciones de locales dentro de las unidades, centros y organismos (UCO) de las Fuerzas Armadas, algo que hasta ahora se limitaba a las delegaciones y subdelegaciones de Defensa. También se garantizará la existencia de tablones informativos dentro de las unidades, para que las asociaciones puedan colgar sus notas informativas, carteles y propaganda.

Por último, uno de los cambios más llamativos es que se va a “normalizar la existencia de subvenciones para las asociaciones profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas”.

 

Rechazo de la asociación de oficiales

Estas propuestas no tuvieron buena acogida en la Asociación Profesional de Oficiales de Carrera de las Fuerzas Armadas. Desde Aprofas afirman que “las asociaciones profesionales tienen su lugar en el ámbito que marca la ley, que es el Coperfas, donde se encuentra con las máximas autoridades con responsabilidad en las materias sobre las que tienen competencia”.

Por contra, consideran que “medidas como la de realización de conferencias o reuniones en las unidades de la Fuerza o del Apoyo a la Fuerza por parte de las asociaciones, deben estar especialmente excluidas”.

Subrayan que “la misión principal de las Fuerzas Armadas es estar dispuestas para la defensa militar de España, la preparación para la guerra”, y para ello “es esencial que las unidades de la Fuerza y Apoyo a la Fuerza, se dediquen exclusivamente a la preparación y ejecución de las misiones que el Gobierno de la nación les encomiende”.

Añaden que el espíritu de la institución militar hace que las Fuerzas Armadas sean muy diferentes a muchas otras administraciones.

También se oponen a la ampliación de los créditos de tiempo, es decir, el permiso que se concede a los representantes de las asociaciones profesionales: “Los créditos de tiempo que se conceden a los representantes deben quedar limitados, como mucho, a los que ya se conceden en la actualidad, ya que se aprecia que son más que suficientes para que las asociaciones puedan hacer su labor”.

De hecho, verían la ampliación de estos créditos como “un error gravísimo”, que tendría efectos negativos como “la enemistad manifiesta que surgiría en las unidades contra los representantes que emplearan créditos de tiempo, esquivando maniobras, ejercicios o guardias”.

Como ya se adelantó en ECD, esta asociación de oficiales de carrera rechaza de plano la concesión de subvenciones para las asociaciones de las Fuerzas Armadas. Asegura que la ley lo contempla, pero “en ningún caso obliga a la administración a conceder las subvenciones y, por tanto, el Ministerio no ha incumplido ninguna ley en todo el tiempo en el que no ha concedido ninguna subvención a las asociaciones profesionales”.

Su reflexión es que “tras diez años de funcionamiento de las asociaciones profesionales dentro de las Fuerzas Armadas y del Consejo de Personal”, ha quedado demostrado que no son necesarias para garantizar su funcionamiento.

A su juicio, “lo que realmente necesitan los miembros de las Fuerzas Armadas son unas mejores retribuciones, y la definición clara y real por parte de los Ejércitos y de la Armada de unos perfiles de carrera para todas las escalas, que permitan el desarrollo profesional de sus integrantes”.

Aragonès convoca una reunión extraordinaria del Govern en plena crisis con Junts

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?