Defensa

La OTAN ensalza a la mula murciana, el ‘arma secreta’ de la infantería de montaña alemana

Una parte de los animales de carga que dan servicio a la unidad han sido adquiridos a ganaderos españoles en la última década por su “resistencia y docilidad”

Mulo de carga del Ejército alemán.
photo_cameraMulo de carga del Ejército alemán.

En su día fueron pieza clave de la estrategia y poderío de todos los ejércitos del mundo, pero los caballos y mulos de carga han ido paulatinamente quedando en desuso hasta acabar siendo un recuerdo del pasado. Con excepciones.

Por ejemplo, la del ejército alemán. Su brigada de infantería de montaña -la Gebirgsjägerbrigade 23 ‘Bayer’- es una de las pocas unidades que sigue operando con animales de carga en el entorno OTAN.          

Con sede en Bad Reichenhall, Baviera, la infantería de montaña alemana ha participado en la última década en operaciones en Kosovo y Afganistán. Hasta allí desplazaron buena parte de los animales de carga que tienen en servicio.

 Se da la circunstancia que muchas de esas mulas son de origen español, concretamente de Murcia.  En 2009, ECD contó los viajes a la región de miembros del ‘Bundeswehr’ en busca de los mejores animales de carga.

Una primera partida de cuatro mulos y mulas inauguró las compras. Un año más tarde, otros seis. Y en años posteriores continuaron las adquisiciones, a un precio medio de entre 2.500 y 3.500 euros el ejemplar.

Mulo de carga del Ejército alemán.

“Hay puntos de alta montaña –como algunas partes de Afganistán- a las que sólo se puede acceder en mulo. Y el de aquí es de alzada mediana, no muy grande y fácil de cargar. Es dócil y muy resistente” explicaba entonces a ECD Juan Antonio Reverte, director del Centro Integrado de Formación y Experiencias Agrarias (CIFEA) de Lorca. Características que lo hacían superior y más versátil que el mulo francés con el que operaban los alemanes.

Y es que a las escarpadas montañas de Kunduz  (Afganistán), en la que operaba el ejército alemán, ni los helicópteros no eran capaces de llegar ni los vehículos podían circular por los estrechos caminos. Los alemanes recurrían a estas animales para abastecer a sus puestos avanzados durante las épocas más frías del invierno afgano.

Algunas de las mulas volvieron a España de ‘visita’ en 2015, coincidiendo con las maniobras ‘Trident Juncture’ que ese año se desarrollaron en la Península. Fue la primera vez que animales de carga participaron en un gran ejercicio multinacional de la OTAN. Pasaron un mes en España, siendo alimentados y cuidados por el ejército español, y luego regresaron a Baviera.

Ahora, la OTAN acaba de dedicarle un reportaje en vídeo a estos animales y a los militares que trabajan con ellos día a día. Véalo a continuación:

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?