Defensa

El PP pregunta a Defensa por la polémica medalla a una teniente coronel médico que reveló ECD

También reclama explicaciones por una docena de ceses y cambios de destino en torno al Hospital Gómez Ulla, incluido el de la jefa de Recursos Humanos, y por la compra de respiradores

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.
photo_cameraHospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

El Partido Popular ha presentado en el Congreso de los Diputados una batería de preguntas para que el Gobierno de Sánchez, concretamente el Ministerio de Defensa, explique toda una serie de ceses, traslados, contrataciones y polémicas relacionadas con la Sanidad Militar.

Varias de esas preguntas tienen como origen informaciones publicadas en Confidencial Digital en los últimos meses.

Por ejemplo, el Grupo Parlamentario Popular en la cámara baja de las Cortes Generales reclama a Defensa que presente los datos relacionados con la medalla que se concedió a la teniente corone Elvira Pelet, jefa del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla (Madrid).

Tal y como se contó en estas páginas, el 13 de enero el Boletín Oficial de Defensa (BOD) recogió la resolución firmada por el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, por la que se concedía “por circunstancias de especial oportunidad” la Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco. La polémica surgió porque sólo dos días después, el 15 de enero, se cerró el plazo para aportar méritos al proceso de ascenso a coronel del Cuerpo Militar de Sanidad, al que concurre esta teniente coronel, por lo que otros vieron con sorpresa que se le diera esa medalla ‘in extremis’.

Ahora el PP quiere saber todo lo relacionado con esa medalla, que se justificó entre otros motivos por una asistencia sanitaria a un enfermo durante un viaje en AVE. Los populares quieren conocer “los méritos objetivos que avalan dicha distinción”, y por ello quiere consultar “la lista de todos los integrantes de la Sanidad Militar que iban en dicho viaje”, ya que algunas fuentes señalan que además de Pelet hubo otros militares sanitarios que intervinieron en esa asistencia, pero sólo ella fue condecorada.

Además, en esa batería de preguntas parlamentarias, el PP solicita también al Ministerio de Defensa que le aporte “los informes de todas las solicitudes de excedencia presentadas, y las causas que las motivan, desde que la teniente coronel Elvira Pelet tomó posesión como Jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Gómez Ulla, fecha desde la que se vienen produciendo movimientos de personal poco comunes”.

Las preguntas de los diputados populares no se quedan ahí en lo que se refiere al Servicio de Anestesiología y Reanimación que dirige la teniente coronel Elvira Pelet. El Grupo Popular en el Congreso reclama acceder también a los expedientes de compra de material relacionada por dicho Departamento en el Gómez Ulla, pero también en el Hospital General de la Defensa en Zaragoza y en toda la Sanidad Militar.

Fuentes consultadas por ECD apuntan que alguno de los expedientes de compra de material por el que inquiere el PP se refiere a la compra de respiradores para el Gómez Ulla hace unos años, antes de la crisis del coronavirus que obligó a movilizar este tipo de aparatos.

Sobre el Servicio de Anestesiología y Reanimación del hospital militar madrileño, el Partido Popular pregunta también qué razones explican “la gran falta de especialistas civiles y militares” que padece actualmente, y que según fuentes consultadas por ECD, se debe a unas cifras muy altas de bajas y solicitudes de cambio de destino de los militares que pasan por allí.

“Ceses forzosos y destituciones fulminantes”

Sobre esta ofensiva parlamentaria del PP sobre la Sanidad militar ya se contó hace unos días en La Política Online que se centra en los muchos y “extraños” ceses que se han producido en puestos clave del Hospital Gómez Ulla, así como también en el Hospital Militar de Zaragoza y en órganos de dirección como la Inspección General de Sanidad de la Defensa (Igesan).

El Partido Popular ha presentado preguntas y solicitudes de informes “para esclarecer si los numerosos ceses y cambios de destino que han tenido lugar en la Sanidad Militar en plena pandemia obedecen o no a criterios de eficiencia”. La Sanidad Militar se encuadra bajo responsabilidad del subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, al que apuntan muchas de las preguntas.

Varios diputados del PP en el Congreso quieren conocer los motivos de los “ceses forzosos y destituciones fulminantes”, y el primer que cita fue adelantado por ECD: el de la teniente coronel Ruth Obregón, al que los populares definen como “la responsable de Recursos Humanos del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid que, con 14 años de experiencia en el cargo, fue apartada en plena crisis del COVID-19 tras la orden firmada por el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre”.

ECD ya contó el cese de esta teniente coronel, así como las indagaciones sobre ella que ha llevado a cabo un coronel jurídico de la Subsecretaría de Defensa. Esas indagaciones, según las fuentes consultadas, no se han hecho en el marco de un expediente disciplinario, porque no se han comunicado oficialmente a la teniente coronel Obregón. Podría tratarse una “información previa”, ya que una investigación disciplinaria se ha de comunicar al afectado en todo caso, y por ahora no se ha hecho con esta médico militar.

Otra decena de cambios de destino

Además de Ruth Obregón, el Partido Popular se interesa por otra decena de ceses y cambios de destino más o menos recientes en la Sanidad Militar. 

Por ejemplo, se interesan por la coronel mécico Ana Betegón, que era la directora del Hospital General de la Defensa en Zaragoza. La citan como “una mujer pionera en las Fuerzas Armadas y con una magnífica hoja de servicios”.

Sobre este caso, Vozpópuli ya contó que la afectada, aunque públicamente dijo que era un “salto en su carrera” por ir destinada a la Inspección General de Sanidad de la Defensa, había recibido “con tristeza y sorpresa su cese fulminante”, que se hizo “mediante una llamada telefónica”.

Además, el PP reclama conocer los motivos que han conducido a:

-- El cese del coronel médico Antonio Fe Marqués, al frente del Departamento de Medicina Militar Operativa del Gómez Ulla.

-- El traslado del coronel médico Ángel Lorenzo Muñoz, que ha dejado de ser vocal asesor del Subsecretario de Defensa para ser trasladado al Cuartel General de la Armada.

-- Los ceses recientes de las subdirectoras de Enfemería del Hospital Gómez Ulla, Isabel Vegas, Rosa Galindo y Pilar Cornejo, así como por la dimisión de hasta 21 supervisoras. Estos ceses han provocado la queja inmediata de los sindicatos, que se han dirigido al director del hospital para pedirle que rectifique el cambio de las responsables de Enfermería.

-- El cambio de destino del coronel Alberto Hernández Abadía, que pasó de Igesan a vocal asesor del Subsecretario de Defensa.

-- La coronel médico Milagros Hijosa, que tras permanecer un año al frente de la Secretaría Técnica del Gómez Ulla pasó a la Dirección de Sanidad del Ejército del Aire.

-- El cambio de destino del coronel médico Guillermo Lanzas Melendo, que pasó de subdirector del Gómez Ulla a la Inspección General de Sanidad de la Defensa y, poco tiempo después, de nuevo al Gómez Ulla en otro puesto.

-- El coronel médico Antonio Lobato, “que pasa casi inmediatamente de la IGESAN a ser Subdirector del Gómez Ulla.

-- El general de Brigada Manuel López Perales, quien fue director del Hospital Gómez Ulla y que ha pasado de la Subinspección de Apoyo Sanitario y Pericial de la IGESAN con destino a la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra.

Cabe apuntar que Vozpópuli mencionaba ya a algunos de estos médicos militares como cesados de forma polémica, así como también a otros: José María Abad, Vicente Velamazán y Jesús Baquedano, cuyas “liquidaciones las visten de cambio de destino”.

La aportación contra el coronavirus

Otro aspecto sobre el que el PP reclama al Ministerio de Defensa información es la actuación de la Sanidad Militar en la crisis del coronavirus, y qué ha aportado al sistema general de salud pública durante el estado de alarma.

Por ejemplo, quieren saber cuántos profesionales sanitarios militares han participado y en qué ubicaciones no militares, día a día y hasta la actualidad, el número de efectivos militares (médicos, odontólogos, veterinarios, farmacéuticos, enfermeros…) que se han desplegado, especificando localización, cometido, días y duración del servicio; cómo se apoyó al hospital provisional de Ifema…

Además piden datos concretos del número de pacientes atendido en el Hospital Militar Gómez Ulla, y qué capacidad ha desplegado para hacer frente a esta crisis sanitaria.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes