Defensa

Protestas de militares que se han quedado sin el incentivo de 660 euros por estar de baja médica

Están llamando a las subdelegaciones de Defensa y a las secciones administrativas de sus unidas para quejarse porque en la nómina de noviembre no aparece el pago único

No todos los más de 131.000 efectivos de las Fuerzas Armadas van a cobrar este mes de noviembre el “pago único incentivo” de 660 euros (menos la retención del IRPF) que ha aprobado el Ministerio de Defensa.

Este suplemento salarial, que adelantó Confidencial Digital el pasado viernes, se ha incluido en la nómina de este mes. Los militares pudieron ya el viernes consultar los documentos de sus nóminas, y así comprobaron que aparecía el concepto “pago único incentivo”.

En la nómina de septiembre se hizo un pago similar, de 110 euros, pero sólo a militares de Tropa y Marinería, y no a todos: se priorizó a los que están destinados en unidades de la Fuerza, y en la UME. No se pagó a oficiales y suboficiales, ni a soldados y cabos destinados en unidades de Apoyo a la Fuerza o en cuarteles generales. El Ministerio de Defensa ha explicado los criterios con los que hizo ese pago extra en septiembre.

Los que se han quedado sin incentivo

El incentivo de 660 euros en noviembre se ha extendido a oficiales y suboficiales, y a los militares de Tropa y Marinería destinados más allá de las unidades de la Fuerza.

Pero aún así ha habido excluidos: gran parte de los que están participando en operaciones en el exterior, que cobran un complemento concreto por ese motivo, y también numerosos militares que se encuentran en situación de baja por motivos médicos.

Así lo ha podido confirmar ECD por distintas fuentes: militares que se encuentran de baja, ya sea por contingencia profesional (fruto de su trabajo) o por contingencia común (por causas ajenas al servicio), o que han estado de baja en ciertos momentos de este año, no tienen en el documento de su nómina de noviembre ese concepto de “pago único incentivo” por 660 euros.

Consultas en las subdelegaciones

Las fuentes consultadas apuntan que no son casos aislados, sino que los afectados son un número considerable. Muchos han contactado entre sí, para comprobar si se encuentran en la misma situación, y han consultado con las respectivas subdelegaciones de Defensa que hay en cada capital de provincia.

En estos días han llamado por teléfono o se han presentado físicamente en las subdelegaciones para preguntar por qué no han cobrado los 660 euros de incentivo que sí han percibido otros militares.

Respuestas dispares

Las respuestas que han recibido son dispares. En unos casos, las subdelegaciones se han comprometido a elevar las consultas al Ministerio de Defensa.

 

En otros, han planteado la solución de que los afectados eleven una instancia. A algunos les han deslizado que con esa instancia para reclamar podrían cobrar el incentivo en diciembre. Pero en otras subdelegaciones han rectificado y aseguran que no serán atendidas dichas instancias, y que ni las van a recoger.

También les han derivado en algunos casos a la Subdirección General de Servicios Económicos y Pagadurías, o a la Subdirección General de Planificación y Costes de Recursos Humanos, ambas del Ministerio de Defensa. Las llamadas a estas subdirecciones, en muchos casos, ni han sido atendidas.

Algunos afectados han consultado con las secciones económico-administrativas (SEA) de sus unidades. Pero muchos de ellos siguen sin saber el motivo de su exclusión, y así están expresando sus quejas en foros de militares.

En ciertos casos les han confirmado que el motivo es que están de baja, pero en otros ni les han aclarado la razón de esta exclusión del cobro del incentivo de 660 euros.

Distintas circunstancias

El desconcierto y la indignación se han extendido entre los militares a los que no se les ha incluido el incentivo de 660 en la nómina de noviembre.

Las casuísticas son de todo tipo. Hay militares que están de baja por contingencia profesional, a los que, en teoría, se les mantiene el 100% del salario que cobraban. De hecho, apuntan que a principios de 2022 se aprobó una norma que dejó claro que deben cobrar el salario íntegro los militares de baja por contingencia profesional, mientras que quienes están de baja por contingencia común pierden el Complemento de Empleo, por ejemplo.

Sin embargo, han visto que no se les ha incluido este incentivo, aunque sí los atrasos desde enero por la subida del 1,5%.

Muchas de las quejas y protestas proceden de estos militares, ya que, subrayan, están de baja precisamente por causas vinculadas al servicio: por ejemplo, haber sufrido un accidente con un vehículo durante unas maniobras con sus unidades.

También hay militares de baja por contingencia común, es decir, motivos ajenos al servicio. Pero hay casos llamativos, de militares que estuvieron de baja durante la primera mitad del año, pero que ya han sido dados de alta, y denuncian no haber cobrado el incentivo.

Incluso algunos apuntan que se les han abonado los atrasos del 1,5%, pero no de todos los meses, sino tan sólo una parte.

Las situaciones en las Fuerzas Armadas son muy diversas. Muchos de quienes no han cobrado se encuentra en situación de servicio activo pendiente de asignación de destino (SAPAD), otros en servicio activo no destinable (SANDE).

También están quejándose quienes se encuentran en centros docentes militares: no sólo quienes entran desde la vida civil a las diferentes academias de acceso a las tres escalas, sino militares que van a dar el salto a una escala superior.

Preguntas sobre los criterios

Algunas asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas denuncian la falta de información sobre los criterios que ha aplicado el Ministerio de Defensa para incluir o excluir este incentivo en la nómina de cada militar .

La Unión de Militares de Tropa (UMT) ha preguntado al ministerio por estos criterios, y la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) ha pedido que este suplemento se pague “a todo el personal en activo (destinado o pendiente de asignación de destino), en reserva y la parte proporcional que les correspondiese al personal que se encuentre de misión y Reservistas de Especial Disponibilidad que hubieran cesado en las Fuerzas Armadas en el año 2022”.

En general, las asociaciones se quejan de falta de información. Sobre todo, porque no pueden responder a las consultas y quejas de los militares que les llaman. Confirman que hay “lío”, y casos de todo tipo: militares de baja por accidente laboral, de misión... que han cobrado el incentivo, otros que no.

Las consultas que están haciendo a mandos encargados de la gestión de personal y de las nóminas tampoco les están sacando de dudas, ya que ellos no saben qué criterios se han seguido en el reparto del “pago único incentivo” de 660 euros en noviembre.

Algunas asociaciones poder tener respuestas al menos en la próxima reunión del pleno del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, que está previsto para diciembre.

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) ha reaccionado a este incentivo denunciando que la nómina de noviembre va a ser “un espejismo efímero”, “una nómina que se acerca a la retribución justa y digna que venimos solicitando desde hace años”.

Señalan que el incentivo único parece “sacado por arte de birli birloque” por el Ministerio de Defensa. A este departamento y al de Hacienda les reprocha que den a los militares “una limosna puntual” y la vendan como un gran avance, “en lugar de iniciar un proceso de progresiva dignificación de las retribuciones militares, con sucesivos incrementos para los militares -al margen de subidas para todos los funcionarios, de manera que se elimine el abismo existente actualmente entre sueldos-”.

Las asociaciones profesionales llevan años presionando para que se les suba los sueldos de forma considerable, al menos para que se les equipare con los guardias civiles. Algunas han convocado protestas en las calles, han negociado con el Ministerio de Defensa, y han conseguido algunas subidas, que sin embargo consideran insuficientes.

El departamento de Margarita Robles se resiste en público a confirmar que vaya a seguir subiendo el sueldo a los militares, pero esa negativa coincide con estos incentivos económicos. Por eso algunos militares no descartan que se puedan aprobar nuevas subidas a principios de 2023, antes de las elecciones autonómicas, forales y municipales de mayo.

De hecho, ECD ya informó de estos planes del Gobierno para mejorar los salarios de los militares el año que viene, a través de varios complementos que perciben los miembros de las Fuerzas Armadas.

Origen y motivo de este dinero

El origen del dinero del incentivo de 660 euros en noviembre para miles de militares, y el motivo real por el que Defensa ha decidido pagar este suplemento, también es objeto de especulaciones.

En foros de las Fuerzas Armadas circulan teorías y supuestas explicaciones dadas por algunos mandos: desde que es una compensación por el trabajo que hicieron los militares durante la ‘Operación Balmis’ frente al coronavirus en la primavera de 2020, hasta incluso que es el dinero que la OTAN ha pagado a España por haber acogido en junio la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno. Por ahora no hay una explicación oficial del Ministerio de Defensa.

Brasil 2-0 Serbia
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

Richarlison alumbra a la
Canarinha en su debut
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable