Defensa

Lo que ha aprendido la UME en la Palma: lucha contra la ceniza y manejo de los drones

La unidad había programado realizar en 2020 un simulacro en Canarias pero fue cancelado por la pandemia. “Tuvimos que aprender sobre la marcha”

Miembros de la Unidad Militar de Emergencias en una limpieza de cenizas, a 22 de diciembre de 2021, en Las Manchas, La Palma, (España).
photo_camera Miembros de la Unidad Militar de Emergencias en una limpieza de cenizas, a 22 de diciembre de 2021, en Las Manchas, La Palma, (España).

La erupción del volcán de La Palma el pasado 19 de septiembre provocó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se movilizasen y coordinasen para ayudar a los palmeros, muchos de los cuales lo habían perdido todo. La UME desplegó 190 militares, 69 vehículos, 12 vehículos autobomba y 3 aviones.

Desde entonces, se encargaron también encargaron de medir la temperatura de la lava, para lo cual se enfundaron en trajes especiales, de apariencia similar a los de los astronautas, recubiertos de aluminio, para poder trabajar a más de mil grados.

Las operaciones se llevaban a cabo a escasos metros de la lava, donde los gases eran además tóxicos.

Según han informado a Confidencial Digital fuentes de la UME, actualmente se encuentran en la isla 50 miembros de la unidad, que se encargan de controlar los gases provocados por Cumbre Vieja.

Los desafíos de la UME durante la erupción

A pesar de que la Unidad Militar de Emergencia está, en principio, preparada para hacer frente a la erupción volcánica y a las consecuencias trae, incluyendo accidentes, terremotos y lava, las fuentes de la unidad han explicado a ECD que han tenido que “aprender sobre la marcha” principalmente a controlar las cenizas y a coordinar los drones.

Estos dos elementos han sido los que menos habían tratado, ya que en este caso la ceniza era demasiada, y los drones son un aparato tecnológico nuevo.

Para volar estos vehículos no tripulados tuvieron que desarrollar un protocolo in situ, entre otras cosas para establecer horarios, ya que tanto medios de comunicación como empresas privadas solicitaron utilizar esos dispositivos.

Iban a realizar un simulacro de erupción volcánica

Anualmente, la UME realiza un ejercicio de emergencia nacional, que cada año tiene como escenario una Comunidad Autónoma diferente, a la vez afrontando un riesgo diverso.

En el año 2020 tocaba realizar este simulacro en las islas de Tenerife y Gran Canaria, y el ejercicio se orientó en el supuesto de una erupción volcánica, con los problemas secundarios que causa, como seísmos e incendios forestales. A esta maniobra iban a acudir 3.300 especialistas. Sin embargo, debido al estallido de la pandemia, fue cancelado.

 

Según las fuentes de la UME, este plan se preparó durante meses, porque en la erupción de un volcán pueden llegar a darse hasta 500 incidencias, como accidentes de tráfico causados por el mal estado de la calzada, destrucción de edificios por el avance de la lava,  rescates complicados, etc.

A pesar de que no pudieron llevarlo a cabo, el supuesto había sido estudiado con meses de antelación, por lo que pudieron familiarizarse con el plan y, cuando llegaron en septiembre a la isla, tanto los cuerpos de Canarias, “que son una comunidad muy implicada y consciente del riesgo volcánico, como la UME, tenían todo preparado”.

La UME organiza anualmente los simulacros con el objetivo de adiestrar a su Cuartel General como núcleo de la Dirección Operativa de una Emergencia a nivel nacional (DOE), según el Ministerio de Defensa.

Se consideran “una extraordinaria oportunidad para comprobar la eficacia y validez de los distintos planes estatales, territoriales y los especiales de las comunidades autónomas”.

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?