Defensa

Las quejas del ‘número dos’ del Ejército al ser cesado por Robles: “¿Qué es lo que he hecho?”

El teniente general Miguel Martín Bernardi lamentó ante sus colaboradores ser apartado cuando le quedaban tres meses para pasar a la reserva. “Parece una decisión unilateral de la ministra sin haber consultado con nadie”

El general de Ejército Varela, Margarita Robles y el teniente general Miguel Martín Bernardi.
photo_camera El general de Ejército Varela, Margarita Robles y el teniente general Miguel Martín Bernardi.

El relevo del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) fue acompañado del cese del 2º JEME y del nombramiento de un sustituto, lo que causó sorpresa y malestar entre oficiales y oficiales generales del Ejército de Tierra. Lo habitual en el caso de los relevos del jefe de un ejército es que el ‘número dos’ se mantenga al menos unos meses, para ayudar al nuevo JEME a aterrizar en el puesto, y ya después éste elige a un 2º JEME de su confianza.

Sin embargo, en este caso la ministra de Defensa, Margarita Robles, llevó al Consejo de Ministros el relevo del JEME Francisco Javier Varela Salas por Amador Fernando Enseñat y Berea, y a la vez, el del teniente general Miguel Martín Bernardi por Carlos Palacios Zaforteza.

En estas páginas ya se contó el mensaje que un general había publicado entre compañeros de promoción de Martín Bernardi, en el que destacaba que “el cese de Miguel Martín Bernardi se debe a una decisión unilateral de la Ministra de Defensa, que ha decidido nombrar “en el mismo paquete” al JEME y a su Jefe de Estado Mayor. No es lo normal, es más, creo que es la primera vez que esto ocurre”.

Insistía este general en que “lo normal es que sea el JEME el que, en su momento, proponga al Ministro a quién quiere como su 2º JEME. La situación actual era muy propicia para ello, pues sabemos que Miguel pasa a la reserva el próximo enero; es decir, era la persona ideal para introducir al nuevo JEME en su puesto a lo largo de estos tres meses, y que fuera el GE Enseñat quien eligiera a su nuevo Jefe de Estado Mayor. Bien, pues esto no ha sido así: ni el GE Enseñat, ni el GE Varela parece que estaban al tanto de la jugada, y desde luego tampoco Miguel M. Bernardi sabía nada”.

Pues bien: ahora Confidencial Digital ha podido conocer detalles del discurso que el propio teniente general Martín Bernardi dirigió a su círculo de confianza cuando se conoció su cese como Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército.

El Consejo de Ministros aprobó el cese del 2º JEME en su reunión del martes 5 de octubre. Martín Bernardi habló a sus colaboradores en torno al miércoles 6 de octubre, cuando el cese ya se había publicado en el Boletín Oficial del Estado.

“Muy afectado” por un cese “inesperado”

El teniente general explicó que quería dar su punto de vista sobre el cese, y hacerlo hablando “cara a cara” con su gente. Confesó que estaba “muy afectado”, y que la situación para él estaba siendo “muy dura”. Contó que había recibido muchas llamadas (se entiende que de apoyo), lo que provocaba que se emocionara. De hecho, en alguna ocasión tuvo que parar de hablar por la emoción.

El recién cesado 2º JEME aseguró que el relevo había sido para él “totalmente inesperado”. Explicó que le había llamado a mediodía el JEME saliente, Francisco Javier Varela Salas, para comunicarle que le cesaban en el Consejo de Ministros de ese día.

“¿Qué es lo que he hecho?”

Martín Bernardi reveló ante sus colaboradores que su primera reacción ante el anuncio que le hizo el JEME Varela fue preguntarle “¿Qué es lo que he hecho?”, como buscando una explicación a ese cese tan inusual, por si hubiera cometido algún error. El JEME saliente, sin embargo, le dijo que no sabía nada y que se acababa de enterar de esa decisión del Consejo de Ministros, a propuesta de Margarita Robles.

 

El teniente general Martín Bernardi habló ese día con otras personas, incluido el nuevo JEME, el general de Ejército Amador Enseñat. La conclusión que sacó de esas charlas Martín Bernardi fue que “todo parece que es una decisión unilateral de la ministra”, y además, “sin haber consultado con nadie”.

El ex 2º JEME insistió ante sus colaboradores en el Estado Mayor del Ejército que a él nadie le había dado ninguna explicación de por qué se le cesaba. Tampoco le había llamado la ministra Robles. “Cada uno que saque sus propias conclusiones”, añadió.

“El último día de mi carrera militar”

Miguel Martín Bernardi no ocultó su tristeza por el cese. Aunque ha sido nombrado asesor del JEME, declaró ante sus subordinados que “para mi hoy es el último día de mi carrera militar”. Lamentaba que así fuera, cuando sólo le faltaban tres meses para pasar a la reserva.

Tras estas palabras más amargas, el teniente general quiso tener unas palabras de reconocimiento con su equipo, y sobre su actuación en los cuatro años que había ejercido de Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército.

Dijo que se seguía viendo a sí mismo como un joven oficial de Infantería, marcado por los valores militares y, en su caso más concreto, por el “Credo Legionario”, ya que Martín Bernardi pasó por la Legión.

“He intentado ser vuestro capitán”, afirmó en su despedida.

El Ejército de Tierra, muy cuestionado

Además, hizo algunas reflexiones sobre el trabajo desarrollado por el Estado Mayor del Ejército en los últimos años, un trabajo, dijo, que había tratado de cambiar distintas estructuras del Ejército de Tierra.

“Estábamos muy cuestionados”, afirmó en un momento del discurso, para explicar que los cambios realizados, que tratan de orientar al Ejército de Tierra a las misiones, tienen como objetivo último defender y justificar la posición del Ejército, que según había dicho, estaba cuestionada.

También dijo que el Ejército de Tierra tenía que seguir mejorando en su “lucha por los recursos”, frente al Ejército del Aire y la Armada. Parecía referirse a la carrera de cada ejército por conseguir que el Ministerio de Defensa priorice sus programas de armamento a la hora de distribuir el presupuesto público.

Incluso llegó a comentar que Tierra debería intentar lograr un socio industrial principal, como la Armada tiene a Navantia y el Ejército del Aire a Airbus. “Hay que conseguir que tengamos algo, como tienen ellos, una palanca industrial, que nos permita hacer los recursos. Y no hay otra manera, porque como bien sabéis, para nuestros dirigentes, las capacidades operativas es algo que ven muy de lejos, pero que exigen puestos de trabajo, dinero, inversión”, declaró.

En esa misma línea, pidió seguir el empeño de acercar el Ejército de Tierra a la sociedad, porque si no se logra convencer a la sociedad de que el Ejército es necesario, no conseguirá que los españoles apoyen un aumento de la inversión pública, y por lo tanto los políticos no se verán forzados a ello.

Por último, dejó caer algunas palabras sobre la “incomprensión” que sufría el Ejército de Tierra: “No nos entienden, hay que seguir tratando de que nos entiendan”.

Sánchez anuncia 400 millones de inversión para Egipto

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?