Defensa

La UME compra dos cámaras para aislar a personas contagiadas por enfermedades infecciosas

La Unidad Militar de Emergencias las utilizará para trasladarles en ambulancia y avión a los hospitales donde vayan a ser tratados

Simulacro de aerovacuación por Covid-19 en la base aérea de Torrejón (Foto: Ejército del Aire).
photo_camera Simulacro de aerovacuación por Covid-19 en la base aérea de Torrejón (Foto: Ejército del Aire).

La pandemia del coronavirus obligó a la Unidad Militar de Emergencias (UME) a demostrar sus capacidades en la gestión de riesgos NRBQ, es decir, de tipo nuclear, radiológico, biológico o químico. Los virus son una amenaza biológica.

Ahora la UME pretende equiparse con nuevos materiales para intervenir en operaciones con personas que se hayan contagiado de enfermedades infecciosas y que deban ser aisladas de forma estricta.

La unidad ha abierto el proceso -que ha encontrado algunas dificultades burocráticas- para adquirir dos cámaras de aislamiento biológico.

El objetivo es utilizar estas cámaras para “aislar a la persona o elemento contaminado por partículas infecciosas o enfermedades y permitir su transporte a un lugar donde se pueda realizar su tratamiento.

Se trata de una estructura con un revestimiento, que suele ser transparente, de unos dos metros de largo, para que queda una persona tumbada.

“Debe poder usarse tanto sobre el suelo como en los siguientes dispositivos de transporte: camilla cuchara, tablero espinal, camilla de ambulancia”, requiere la UME.

Estas cámaras de aislamiento van equipadas con unos equipos de ventilación y unos filtros HEPA, que permite respirar a quien es aislado, pero a la vez protege a los militares que transportan a esa persona infectada.

Se abren mediante cremalleras, y para tener atendida a la persona aislada cuentan con unas aberturas por las que se pueden introducir catéteres y otros elementos médicos.

Durante la fase más aguda de la epidemia de coronavirus, las Fuerzas Armadas medicalizaron varias aeronaves para trasladar enfermos de Covid-19.

 

La Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER), del Ejército del Aire, realizó vuelos de prueba con un avión de transporte A400M medicalizado, y evacuó de Yibuti a un militar de la Armada que dio positivo por Covid-19.

En ese dispositivo se incluyó una de estas cámaras de aislamiento biológico, que los médicos militares atendieron con trajes de protección NBQ. Lo mismo sucedió cuando la misma Unidad Médica de Aeroevacuación trasladó desde la isla de Mallorca a un hospital de Barcelona a una niña de 11 años que sufría complicaciones graves por el coronavirus. También se prepararon helicópteros Superpuma por si eran necesarios para realizar misiones similares con otros contagiados.

Antes de la pandemia del Covid-19, hubo precedentes de operaciones de este tipo. En 2014, militares del Ejército del Aire, pertenecientes a la UMAER, evacuaron en aeronaves del Ala 31 y del 45 Grupo a varios religiosos y cooperantes españoles que se contagiaron de ébola en Liberia y en Sierra Leona.

También en esas evacuaciones se utilizaron cámaras de aislamiento como las que pretende comprar la Unidad Militar de Emergencias para sus operaciones con personas o elementos afectados por partículas infecciosas o enfermedades.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable