Defensa

Vea las imágenes del monumento a la Legión que se colocará en Madrid por el centenario

Salvador Amaya, autor de la estatua de Blas de Lezo, lo fundirá en bronce a partir de un boceto del pintor Augusto Ferrer-Dalmau

Estatua en barro obra de Salvador Amaya (Foto: Jesús de los Reyes, DECET).
photo_camera Estatua en barro obra de Salvador Amaya (Foto: Jesús de los Reyes, DECET).

Madrid tendrá en 2021 una escultura en bronce de 700 kilos, situada sobre un pedestal de 26 toneladas, para conmemorar el centenario de la Legión que se ha cumplido este año 2020 y cuyas celebraciones se han visto interrumpidas por el coronavirus, pero que en principio se extienden hasta el próximo verano.

Confidencial Digital ofrece varias imágenes de la escultura en barro, que servirá para fundir en bronce la estatua. La obra ha sido modelada por el escultor Salvador Amaya, a partir de un boceto dibujado por el pintor Augusto Ferrer-Dalmau.

Ambos artistas ya han colaborado de igual forma en monumentos anteriores, como el monumento a los Héroes de Baler, los últimos soldados españoles que resistieron en Filipinas en la guerra de 1898. Amaya es autor de estatuas de militares importantes de la Historia de España: Blas de Lezo (en Madrid), Bernardo de Gálvez (Washington y Toledo), Rafael Menacho (Badajoz)...

Con motivo de los 100 años que ha cumplido en 2020 la Legión, el Ejército de Tierra impulsó un monumento en homenaje a esta unidad tan emblemática.

Como se puede ver en las siguientes imágenes, Salvador Amaya ya tiene lista la escultura en barro, que ha sido inspeccionada por mandos del Ejército de Tierra.

JDR_1970 - ©Jesus de los Reyes-DECET

JDR_2182 - ©Jesus de los Reyes-DECETJDR_2190 - ©Jesus de los Reyes-DECETJDR_2220 - ©Jesus de los Reyes-DECET

De izquierda a derecha: Coronel José Javier Fabón, Salvador Amaya, Augusto Ferrer-Dalmau, General Ramos Oliver y General Bados.

(Fotografías: Jesús de los Reyes-DECET).

Boceto de Ferrer-Dalmau

El proyecto comienza con un boceto de Augusto Ferrer-Dalmau, pintor de numerosos cuadros sobre la Historia de España, y en particular sobre episodios bélicos. De hecho, también ha pintado un cuadro por el centenario de la Legión.

Según explica Salvador Amaya, el boceto es una idea creada ‘ad hoc’ para la escultura: “Representa a un legionario de la primera época, recordando los 100 años de existencia, en actitud de prevenga, de alerta ante un posible enemigo”.

Boceto de Augusto Ferrer-Dalmau.

El legionario representado es un soldado, “sin rango, sin nombre, sin pasado”, un soldado ya veterano, “con dos heridas en combate, conocedor de su profesión y con un bagaje personal que se intuye en la mirada”.

El escultor detalla que con ese diseño “se buscaba equilibrar el espíritu de acudir al fuego con una visión estética de la milicia, y se decidió que una actitud serena pero preventiva aunaba todos los aspectos que se querían representar”.

Mauser con bayoneta

La figura del legionario luce el chapiri característico y va equipada con los elementos que cargaban los soldados de la primera época de la Legión, nacida para luchar en la guerra de Marruecos. En el correaje mills porta cantimplora, bayoneta, bolsa de costado y cartucheras.

En las manos sostiene el fusil, un mauser modelo 1893 que, explica Salvador Amaya, estuvo 50 años en servicio en el ejército español: “La bayoneta va calada al fusil porque el propio credo legionario reza que se llegará al enemigo con la bayoneta”.

Dentro del ‘Credo Legionario’, el “Espíritu del Legionario” reza: “Es único y sin igual, es de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta”.

Amaya concluye que la figura modelada es muy representativa de la Legión, y destaca que ha habido un trabajo muy importante de documentación para poder reproducir fielmente la uniformidad. Ha contado con el asesoramiento de expertos como Antonio Aznar y Gustavo Morales, y de la Fundación Don Rodrigo.

Fundida en bronce “a la cera perdida”

El siguiente paso ahora es fundir la escultura en bronce. Este proceso se realizará en la Fundición Artística Ponce.

Una vez terminada la figura en barro, modelada por Salvador Amaya a mano, se realizan los moldes sobre ella para poder fundir la escultura. El artista explica que el procedimiento elegido es el de la cera perdida, “que se usa en escultura desde los albores de la civilización”.

La escultura en bronce medirá unos 2,82 metros, y pesará alrededor de 700 kilogramos. Irá colocada sobre un pedestal de 26 toneladas de piedra maciza, que se está preparando en Mora (Toledo). En total, el monumento medirá 6,32 metros de altura.

En el pedestal se grabarán varias leyendas: el escudo de la Legión, referencias al centenario, mensajes sobre el espíritu legionario...

Micromecenazgo

Como se hizo con el monumento de los “Héroes de Baler”, el monumento no se va a financiar con dinero público. La Fundación Museo del Ejército ha puesto en marcha una campaña de micromecenazgo, para conseguir que quienes apoyan el monumento a la Legión aporten en la medida de sus posibilidades.

Salvador Amaya destaca que en el caso de la estatua de los últimos de Filipinas “la sociedad civil se volcó y se alcanzó una cifra realmente aceptable para los tiempos que vivimos y para haber perdido la tradición en cuanto a las suscripciones populares”.

En el caso de la Legión, “las expectativas son muy buenas, esperamos superar las previsiones”. El escultor señala que “la familia legionaria es muy grande y somos conscientes de la intensidad con la que viven cualquier reconocimiento popular. Pero es que además, la propia sociedad vive con entusiasmo el espíritu legionario y se vuelca en todo lo que tenga que ver con ellos”.

De ahí que esperan que legionarios en activo, veteranos de la Legión, otros ciudadanos admiradores de la unidad puedan colaborar económicamente. También es muy importante la aportación de empresas, mecenas con gran capacidad económica que apuestan por ayudar a iniciativas culturales como esta.

La Fundación Museo del Ejército ha abierto varias vías de ingresos: transferencia bancaria a número de cuenta ES54 0049 2604 4522 1522 4393), cheque nominativo o bízum (01664), indicando en todos ellos el motivo “Estatua centenario de la Legión”.

Ubicada en Madrid

Aunque el coronavirus ha obligado a cancelar, en muchos casos, y reducir de forma notable en otros los actos previstos para conmemorar los 100 años de la Legión, la esperanza de los impulsores de este monumento es que se pueda inaugurar este monumento antes del verano, cuando termine el año de conmemoración.

La previsión es que entre marzo y junio se pueda colocar la estatua y el pedestal en Madrid. El lugar no está cerrado de forma definitiva, pero se barajan un par de ubicaciones: el Paseo de Recoletos, por un lado, y la Plaza de Oriente, junto al Palacio Real, quizás cerca de la estatua al cabo Noval que también, como esta nueva de la Legión, hace referencia a las guerras de África.

Además, se plantea elaborar réplicas para colocarlas en los cuarteles de los distintos tercios de la Legión en Viator (Almería), Ronda (Málaga), Ceuta y Melilla.

Ayuso sobre el aborto: “Mi obligación es defender la vida”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?