Denuncias de los lectores

La mar, la tormenta... y el SEPE

Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).
photo_cameraServicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Jamás ningún mar en calma hizo buen marinero. Cuando uno pertenece a una tripulación cuyo barco se ve envuelto en la peor de las tormentas, no piensa egoístamente en abandonarlo, a pesar de que este, curtido en
muchos mares necesite una buena reparación; o dejar que sea otra la dotación que sujete jarcias y cabos, suelte velas o bogue cuando más es necesario.

No… desde el primero de los grumetes, hasta el último hombre o mujer a bordo, toda la tripulación, sin importargalones en la solapa, buscar medallas o reconocimientos tan solo piensa en una meta: llevar este barco a buen puerto.

A cada travesía le espera una nueva. Y lo sabemos… aún no ha salido el sol y ya estamos pensando en la tarea siguiente, la misma una y otra vez; una nueva singladura plagada de adversidades y continuos cambios de
rumbo.

Vuelta a la tormenta y con ella acompañándola; no dejan de sumarse piratas, corsarios y bucaneros empeñados en hundirnos.

Pero este buque no se hunde, este barco sin banderas, pues nuestra bandera es la de toda la ciudadanía de este país, tan solo mira atrás cuando un naufrago grita e insulta que se queda abandonado… esta tripulación no necesita que le recuerden que de nuevo emprenderá otra salida, tratará de recoger y recogerá a quienes piensa,sin ningún conocimiento de navegación, que estamos de crucero.

No, esto no es un crucero ni estamos de vacaciones… estamos con las manos en los remos hasta que haga falta, palada a palada, expediente a expediente, persona a persona, aun cuando sangren… y sangran… por eso… tú, que gritas a los cuatro vientos y poco o nada sabes de mares y de tormentas … no me escupas a la cara…que ya escupo yo en mis manos para que estas no duelan cuando agarro el remo con fuerza.

A mis compañeros y compañeras GRACIAS por seguir hasta el final... porque llegaremos a puerto… y por  permitirme sentirme orgulloso de estar  en medio de esta tormenta, con este barco que se niega a hundirse,  acompañado por la mejor de las tripulaciones que el SEPE podría tener.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?