Denuncias de los lectores

Sin noticias del hospital

Mi padre ingresó por Urgencias en el Hospital Universitario Carlos Haya, de Málaga, el pasado miércoles 20/01, sobre las 15:30 h., por rotura de cadera. Después de practicársele las pruebas pertinentes, permanecimos en el pasillo de urgencias, sin ninguna información, hata las 22 h., momento en el que por fin lo pasan a planta, ocupando una cama.

El viernes 22 dio positivo por Covid, y todos los que tuvimos contacto con él (sus hijos), estamos confinados desde ese momento. El mismo viernes, tras el diagnóstico de Covid, fue trasladado a la zona del hospital para este tipo de enfermos, y desde ese momento NO HEMOS TENIDO ABSOLUTAMENTE NINGUNA INFORMACIÓN SOBRE EL ESTADO DE MI PADRE, lo cual constituye una negligencia informativa que supera ampliamente los más elementales imperativos humanitarios.

Se trata de un paciente de 92 años en estado completo de indefensión, con un 75 % de discapacidad, y ahora con una cadera rota que le hace permanecer inmóvil; con un cuadro de Covid en el que desconocemos el nivel de afectación en que se halla, con demencia senil y un estado de desorientación que ya tenía cuando estaba acompañado por nosotros, y que ahora debe ser absoluto. Al estar en espera de ser operado de la cadera, no puede ingerir alimento alguno.

El vídeo del día

Detenidos 6 miembros de una violenta banda en Valdilecha, Madrid

Las varias ocasiones en que hemos llamado al hospital nos han dicho que la información la recibiríamos de los médicos por los cuales está siendo atendido, pero aún no hemos recibido NI UNA SOLA LLAMADA. 

Además de constituir un acto de lesa inhumanidad, esta situación es un SECUESTRO LEGAL ante el que nos hallamos absolutamente impotentes. ¿ACASO EL HECHO DE ESTAR HOSPITALIZADO POR COVID HACE QUE QUEDEN EN SUSPENSIÓN TODOS LOS DERECHOS DE UNA PERSONA? Creíamos que eso sólo sucedía en países autoritarios o del 3º mundo, pero hemos descubierto con estupefacción que aquí también sucede, y con total impunidad.

Aun comprendiendo que los servicios sanitarios están al borde del colapso por la situación pandémica, NO PUEDE ENTENDERSE QUE ALGUNO DE LOS MÉDICOS QUE LO ATIENDEN NO HAGA UNA LLAMADA DE 5 MINUTOS PARA INFORMAR DE LA SITUACIÓN DEL PACIENTE. Esa información, cuando el paciente está en planta no Covid,  la dan cada día cuando pasa el médico al acompañante, pero qué ocurre ¿que cuando el enfermo es Covid y no puede estar acompañado, ya no tienen obligación de informar a sus parientes?

Las repetidas llamadas que hemos realizado al hospital en estos días han tenido como única respuesta, que ellos no pueden dar información alguna sobre el paciente, y que nos llamaría algún médico para informarnos de ello. 

Es Domingo 24 de Enero, 12:50 h., y aún seguimos esperando esa llamada.

Si esto nos está pasando a nosotros, entendemos que también les está ocurriendo a todas las familias que tienen a su ser querido ingresado en la zona Covid. 

La pregunta ante esta kafkiana situación es ¿QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES DE ELLO? ¿A NINGÚN GESTOR DEL HOSPITAL SE LE HA OCURRIDO QUE HAY QUE ESTABLECER UN PROTOCOLO ANTE ESTAS SITUACIONES QUE GARANTICE EL DERECHO A LA INFORMACIÓN DE LOS PARIENTES DEL PACIENTE? 

Dejar en manos del voluntarismo del personal sanitario el hecho de informar telefónicamente a los parientes es una irresponsabilidad, teniendo en cuenta el grado de estrés que ya soportan los profesionales sanitarios, los cuales ni siquiera están al tanto de si los parientes han sido ya informados o no.  Habrá profesionales que, motu proprio, tomen esta iniciativa (nosotros no hemos tenido esa suerte), pero debería ser el sistema el que estableciese, como dije, la obligatoriedad de habilitar un canal que mantenga informados a los familiares, QUE NO TIENEN OTRO MODO DE ACCEDER A DICHA INFORMACIÓN, YA QUE ESTÁN CONFINADOS. 

Y aquí seguimos, en un estado de angustia rayano en la desesperación, esperando que alguien nos de alguna información sobre el estado de nuestro padre, temiendo que, dada la gravedad de su estado, la única llamada que podemos esperar sea la de su defunción.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?