Denuncias de los lectores

Renfe, una aventura diaria

Tren de Rodalies.
photo_cameraTren de Rodalies.

Viajar a diario en Cercanías Renfe es una aventura. Yo me lo planteo como una ginkana.

Primera prueba: averiguar a qué hora entre las 8 y las 9 saldrá el tren de Terrassa a Sabadell. El primer panel informativo antes de picar el billete asegura que en un minuto tiene la salida. Comienzas a correr pero no sabes a qué vía dirigirte. Varias decenas de personas esperan sin bajar al andén para observar que dice el segundo panel. Pero éste, para hacer más divertida la prueba no informa de tal acontecimiento.

Pasados unos 15 minutos, el tren que iba a salir 14 minutos antes, parece que si, por fin, vendrá en diez minutos por la vía 3. En tropel, todos queremos vencer, nos lanzamos por las escaleras mecánicas a la vía 3. Felices comenzamos a disfrutar del esperado viaje, cuando vemos que por la vía 1 avanza otro tren que va en la misma dirección que el nuestro y para demostrarnos que no somos tontos, sino idiotas, para un minuto y sale corriendo para que ninguno de nosotros sea el vencedor de la prueba y nos quedamos mirándonos pensando "¿será una broma?".

No, muchos días se repite esto mismo y a la cuarta vez, ya hemos aprendido la jugarreta y al observar que vuelve a entrar un tren por la vía 1, nos bajamos todos del tren que está en la vía 3 y -¡oh sorpresa!- ese día para ganar la prueba no había que bajar y cambiar de tren pues sale primero el tren que acabamos de dejar.

¿A quién se debe este juego divertido a que nos somete Renfe con mucha frecuencia, es acaso tan difícil ofrecer una información correcta a los sufridos pasajeros que hemos tenido la desgracia de no poder elegir otro medio de transporte? Y no vale echar la culpa a Madrid, hay cosas que se pueden resolver como informar correctamente y no tomarnos el pelo. Quizá si nos llamáramos Greta Thunberg nos ofrecerían mejores condiciones, pero no, somos los currantes de siempre.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?