Deportes

Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes

“Atribuir al Barcelona la pitada al himno sería como adjudicar al Atlético de Madrid la responsabilidad por los incidentes del 30 de noviembre. Jamás diría yo eso”

Miguel Cardenal es el presidente del Consejo Superior de Deportes. Dos semanas después de la pitada al himno, y una semana después de que nadie de la Casa Real viera en directo la final de la Champions que ganó el Barça, hacemos con él balance de tres años y medio de mandato intenso

En su despacho y en las salas anejas, los lienzos sobre el deporte de contacto por antonomasia tienen especial protagonismo.
photo_camera En su despacho y en las salas anejas, los lienzos sobre el deporte de contacto por antonomasia tienen especial protagonismo.

Lleva el fair play en las venas. No quiere ni dimes, ni diretes. No quiere calentar ningún partido, y menos a pocos meses del final de su primer mandato. No quiere titulares, vaya. Responde entre líneas, porque se entiende que el clima social de España ha elevado al deporte a la categoría de sexo, raza o religión… En su haber: la ascensión de los deportes de segunda a los altares de primera, y la lupa financiera sobre los clubes. En su debe: la necesidad de popularizar la distensión como deporte olímpico entre política, deporte y calle. Un secretario de Estado más de Pavones que de Zidanes. Nada, pero se moja poco. Lo que le deja el cargo…

El Consejo Superior de Deportes (CSD) está entre el Palacio de la Moncloa y la Universidad, a campo abierto. Política y conocimiento. Aire. A veces puro. A veces cargadito. En un día de lluvias intensas en Madrid y de metros ahogados, Miguel Cardenal nos recibe en su despacho. Chupamos banquillo en la sala de visitas y salimos después con los titulares justos… Cosas del deporte…

En este edificio lleno de aros todo parecía paz, pero después de hablar con Cardenal la sensación es de que el horno no está para muchos bollos. Estamos a 100 centímetros lisos en la mesa oval de su despacho, pero da la impresión de que nos situamos en los dos extremos de una pista de tenis de tierra batida. Yo saco, y él mata. Yo saco, y él la deja pasar. Sudamos. Los dos.

Detrás de él, un lienzo grande con escena de rugbi. Detrás de mí, un lienzo dedicado al boxeo… Todo muy bucólico…

Es verdad que yo vine a entrevistar al Presidente del CSD, pero quizás no tuve en cuenta que hablaba también con un Secretario de Estado. Y es verdad, también, que el clima social de España está como para hacer una broma. El deporte une. Pero también congela.

Y el árbitro da la hora. Arranca –nunca mejor dicho- el partido.

¿Han pasado página con la pitada del Rey?

No sé qué significa pasar página… Hay un procedimiento en marcha, y los procedimientos, naturalmente, llevan tiempo para realizar comprobaciones e investigaciones, como ocurre cualquier semana en la Comisión Antiviolencia. No sé qué valoraciones hay que hacer sobre si esto es pasar o no pasar página.

Me refiero a si, una vez que pasó el vendaval mediático, la pitada tendrá consecuencias o se quedará en un cajón simplemente.

En su día dimos una rueda de prensa y enviamos un comunicado diciendo lo que haríamos. Hoy mismo me han informado de que han llegado algunos de los informes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que son los que valorará la Comisión Antiviolencia. Se está trabajando sobre este asunto con total normalidad y con la seriedad y profundidad que caracteriza a la Comisión Antiviolencia.

¿Cree que el Barça se merece el respeto que le tiene el resto de España al meter la política como jugador número 12?

Hay que distinguir entre el comportamiento de las instituciones y los comportamientos particulares. Me parece que lo contrario es una generalización muy equivocada. Según la última encuesta del CIS, el Barcelona tiene muchos millones de aficionados en todo el territorio español. En la final de la Champions, como ocurrió el sábado anterior en el Nou Camp, hubo muchos miles de personas que no participaron en absoluto en acciones que todos consideramos incompatibles con el deporte, como es su utilización política. Pero no hay ningún motivo para generalizar las cosas y dar a entender que esas acciones puedan haber sido llevadas a cabo por la propia institución.

La misma noche antes de la final de la Copa del Rey pude hablar con el presidente del Barcelona y me recordó reiteradas declaraciones suyas en medios de comunicación pidiendo respeto para los símbolos que al día siguiente iban a hacer el honor de acompañar esa competición. Por consiguiente, creo que las cosas hay que ponerlas en su justa medida. Las entidades deportivas tienen un deber de diligencia sobre el comportamiento de sus aficionados, y sobre esos parámetros se van a examinar estas conductas, pero atribuir lo ocurrido al Barcelona sería como adjudicar al Atlético de Madrid la responsabilidad de los incidentes del 30 de noviembre [la muerte de Francisco J. Romero Taboada tras una multitudinaria pelea con el Frente Atlético]. Jamás afirmaría yo eso.

¿Cree usted que los medios calentamos los partidos y las pitadas, fomentando una cierta tensión, y que después somos los primeros en llevarnos las manos a la cabeza cuando pasa lo que pasa?

No es mi función valorar lo que hacen los medios de comunicación. Desde el CSD siempre hemos invitado a que la información, que es un derecho fundamental de los ciudadanos, se ofrezca haciéndola compatible con fomentar una convivencia sana entre diferentes sensibilidades y diferentes aficiones deportivas. Creo que se puede ofrecer una información de calidad, rigurosa, exhaustiva y completa sin que eso provoque enfrentamientos o separaciones.

¿Corre limpia el agua en la Federación Española de Fútbol?

No tengo nada que añadir a lo mucho que he dicho y se ha escrito durante este tiempo sobre la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Hay cosas que hace muy bien. Por ejemplo, estamos jugando ahora un Mundial femenino, nuestra selección es la vigente campeona de Europa y ha sido campeona del mundo hasta el pasado Mundial… Y luego hay otras cosas sobre las que le estamos pidiendo explicaciones, invitándole a desarrollar mejores prácticas de buena gobernanza, pero no tengo ninguna cosa relevante o nueva que añadir a lo que la opinión pública ya conoce a este respecto.

Entiendo que esté usted saturado de que le pregunten esto, pero si no lo hago, muchos lectores no lo entenderían. ¿Lo suyo con Villar es un pique, o una relación imposible?

Si usted sabe que estoy saturado de contestar a esa pregunta, se habrá dado cuenta también de que siempre la contesto igual: No es una cuestión de relaciones personales. No tiene nada que ver con eso.

El miércoles, El Mundo publicó una entrevista a Manuel Quintanar, ex director del Departamento de Integridad de la Liga de Fútbol Profesional, en la que decía que hay mucho amaño oculto de partidos y mucho silencio manifiesto. ¿La corrupción en el fútbol español es grave?

A nosotros lo que nos corresponde es luchar contra eso, y me gustaría destacar que durante el actual mandato, por primera vez en la historia de nuestro país, se han abierto varios procesos penales, hemos aprobado la suscripción de un convenio internacional, y se está dando formación a las entidades deportivas sobre este tema.

Mi análisis es que hemos avanzado mucho en los mecanismos de prevención para evitar esta amenaza, que afecta al deporte y al fútbol mundial. La situación de España en este tema es perfectamente homologable a la de los países con los que nos queremos comparar.

¿Pero se compran partidos en España?

Vamos a ver: hay preguntas como esta que en sí mismas son difíciles de contestar si lo que pretenden es encontrar un titular escandaloso. Si el Consejo de Europa ha propiciado en los últimos meses un convenio internacional contra el amaño de partidos, será porque piensa que en el mundo hay amaños de partidos. Hay un fenómeno mundial que ha provocado este convenio internacional, porque hay una gran preocupación en todos los países. No sé qué es lo que nos sorprende a estas alturas que provoque una pregunta sobre si en España se amañan partidos. Es un tema que ocupa la agenda de cualquier reunión internacional. No le puedo descubrir nada nuevo sobre esto.

¿Tienen derecho a la huelga los futbolistas?

Por supuesto. Los futbolistas tienen derecho a la huelga, porque son trabajadores por cuenta ajena. La huelga es un derecho fundamental que está en la Constitución y todos lo debemos respetar.

Se oyen voces sobre una posible sanción al Real Madrid y al Atlético de Madrid por vulnerar la ley con fichajes de gente muy joven ¿Ha oído algo?

Me suena por lo que he leído en los medios de comunicación. Ya hay un club español sancionado por este motivo, pero es un tema que depende de la FIFA. Donde mejor le van a poder informar sobre ese expediente es ahí.

¿Merece España un Ministerio de Deporte, o eso sería una frivolidad tal y como están las cosas?

Este Gobierno ha afrontado una reducción de la estructura administrativa muy importante, para reforzar nuestra competitividad y que el gasto público sea lo más eficiente posible. Creo que hay que poner en valor ese esfuerzo, así como los efectos de ese esfuerzo, porque la consolidación fiscal ha resultado un éxito y nos ha servido para dar salida a una necesidad inaplazable de nuestro país que nos condenaba, si no, a algo que nadie quería y que hubiera provocado mucho dolor.

¿Palpa usted el interés directo de Mariano Rajoy en los temas de deporte, o una agenda contra la crisis no le ha permitido estar realmente cerca?

Es conocido que el presidente del Gobierno sigue con mucha atención el deporte; lo conoce muy bien, es un gran aficionado, se alegra mucho con los éxitos deportivos de nuestro país, que son muchos, y me consta también su preocupación para que el deporte cuente con los medios que necesita.

¿Con qué frase lapidaria resumiría lo que lleva de mandato?

No creo que sea yo la persona que deba hacer ese resumen… Se han hecho muchas acciones diversas en ámbitos distintos, y para mí sería injusto elegir una sobre otras. Hemos querido afrontar muchos retos del deporte español: algunos eran coyunturales, por la época económica que nos ha tocado transitar, y otros eran estructurales, y muy importantes…

Las estructuras del deporte español se han modernizado con reformas. Algunas eran inaplazables, y otras deberían haberse afrontado antes. Son reformas que han ido desde el fútbol profesional, hasta la relación del mundo deportivo federativo con la sociedad civil y con las empresas, pasando por la transparencia y la dación de cuentas a los ciudadanos sobre la labor que realiza el Gobierno en el ámbito del deporte… No soy capaz de resumirlo en una frase…

¿Se le puede atribuir como mérito el trabajo del CSD por conseguir que el deporte de “segunda” pase a formar parte del deporte de “primera”?

Es un objetivo claro que hemos tenido, porque sabíamos que teníamos la obligación de ayudar al que más lo necesita. Hemos trabajado mucho para conseguir mostrar algo que estaba escondido tras las puertas de los centros de alto rendimiento. Eso ha provocado una corriente de atracción de recursos y de interés por otros deportes desde el ámbito empresarial y desde los medios de comunicación. Era algo que teníamos obligación de hacer, aunque no hubiera habido crisis económica. La crisis nos ha obligado a hacerlo con más motivo. 

Antes, estos deportes tenían la visibilidad de un cajoncito en una página de un diario exclusivamente deportivo, y la notoriedad de ahora de esos deportes y esos deportistas les permite llegar a los recursos que necesitan para seguir progresando.

¿El cargo es más un carrera de obstáculos, una montaña rusa, un palco vips, un maratón de paciencia, o una medalla de oro en el arte de la esgrima?

Me considero muy privilegiado de poder trabajar por mi país y por el deporte. Es un honor y una apelación constante a la responsabilidad. Durante estos años he aprendido mucho de la gente del deporte, de sus valores, de la forma con que encaran las dificultades… A la hora de afrontar nuevas etapas o retos al frente del CSD, el nivel que me marco es el de estar a la altura de nuestros deportistas, lo cual no es nada fácil. 

De todos los hitos deportivos del curso, ¿a cuál le pone la matrícula de honor?

A muchos, porque hay muchos deportistas que han hecho cosas muy meritorias y extraordinarias. Creo que sería injusto elegir sólo una gesta.

Me cuesta mucho saber si es más importante ganar un campeonato mundial de patinaje sobre hielo, o un campeonato del mundo de bádminton; que un club gane la Champions League en un montón de modalidades distintas, o que se vuelva a conseguir una Euroliga para nuestro país, o que una selección sea campeona de Europa, del mundo y subcampeona olímpica, o que Ruth Beitia gane, a los 36 años, una prueba de la Diamond League

Hay muchas gestas inmejorables, y esto queda patente cada vez que hay que otorgar premios, como los Premios Nacionales del Deporte o los que concede la Fundación Princesa de Asturias. Los jurados tardan días en decidir y se van siempre con un sabor agridulce: al final, las candidaturas tienen un número de votos muy similar, aunque haya una que gane.

Y no he citado a Mireia Belmonte, Rafa Nadal, el salto en el All Star de la NBA de los hermanos Gasol, la selección femenina de Baloncesto, que es subcampeona del mundo y es la vigente campeona de Europa; la selección de Balonmano, subcampeona de Europa y tercera en el Mundial, los resultados de las clasificaciones inferiores en el fútbol…

En mi mandato he visto ganar una Eurocopa a la selección absoluta, la llegada de la selección femenina a un campeonato del mundo, tres medallas de plata en el último campeonato del mundo de taekwondo, que es algo increíble para un país como España; las chicas de la natación sincronizada, que llevan décadas en la élite mundial, con lo difícil que es eso…

Lo malo de hacer una lista es que te dejas gente… Lidia Valentín, que está superándose constantemente en el ámbito de la halterofilia, formando a gente detrás; progresiones como las del tenis de mesa, en el que aparece una generación de jugadores que empiezan a ganar; el deporte paralímpico, que no es sólo Teresa Perales, hay otros muchos campeones, como Jon Santacana, medallista en los últimos juegos de invierno…

¿Qué elijo de todo esto? No me siento capaz después de ver lo que les cuesta a todos llegar hasta ahí… Y Maialen Txorraut, que ha sido madre, medallista en Londres, y ahora ha vuelto triunfando en un campeonato de Europa; unos piragüistas con referentes como Saúl Craviotto, Sete Benavides, Teresa Portela, aunque se nos haya retirado David Cal de la competición oficial… Y las motos, y la esgrima, con talentos como Yulen Pereira, al que me gusta mucho ver cómo trabaja cada día; las chicas y los chicos de gimnasia rítmica… En fin. Pienses en el deporte que pienses, encuentras mucho talento.

Bien. Digamos que matrícula de honor casi general… ¿Y algún evento relacionado con el deporte que merezca suspenso con un “muy deficiente”?

Todo lo que tiene que ver con la suciedad en el deporte, aunque hayamos mejorado mucho. En temas como el dopaje, hemos pasado de estar cuestionados a ser una referencia. Nos piden ayuda desde muchos países y la Agencia Mundial Antidopaje nos involucra en sus proyectos internacionales… Pero todavía te sigues llevando un disgusto cada vez que se detecta un positivo…

Si yo le digo “Blatter”, ¿usted qué me responde?

Lo que ha dicho ya el Gobierno, lo que están diciendo los gobiernos europeos, lo que hoy [por el jueves pasado] acaba de aprobar el Parlamento Europeo [que ha pedido su salida inmediata y que ceda el puesto a un dirigente provisional]. No tengo otra opinión.

¿Qué le parece que dos países sin especial tradición futbolística como Qatar y Rusia sean elegidos como sede de mundiales?

No creo que Rusia no tenga tradición futbolística, la verdad… Es un país muy importante en el fútbol. Y Qatar ha hecho un campeonato del mundo de balonmano al que no creo que se le puedan poner pegas. Es bueno difundir el deporte y que sea un fenómeno planetario, siempre que se pueda realizar en las mejores condiciones y que haya un proceso transparente y democrático en la elección y designación de las sedes.

¿Es bueno que magnates rusos y árabes se hagan con la propiedad de clubes españoles?

No concretaría ninguna nacionalidad… En todo caso, plantearía si es bueno que los magnates sean dueños de los clubes… He sido siempre partidario de que los equipos sean de sus aficionados, de los clubes, algo muy europeo y muy social. En España algunos equipos son ya sociedades anónimas deportivas. A mí lo que me tiene que preocupar es que sus prácticas económicas sean adecuadas, que se respeten los derechos de los aficionados, sea de quien sea la titularidad, y que se cumplan las regla del fair play financiero, pero no creo que haya ningún motivo para establecer barreras de nacionalidad.

Vivimos en un mundo global. Muchos de nuestros deportistas juegan en otros países, tenemos entrenadores españoles repartidos por el mundo… También nosotros aprendemos mucho de los deportistas extranjeros que compiten aquí y que enriquecen nuestro deporte, y con aquellas personas que admiran nuestro deporte y tienen la ilusión de tener un vínculo especial con alguno de nuestros equipos.

¿Hemos aprendido del cambio de mentalidad que ha supuesto el nombramiento de Gala León como capitana del equipo español de la Copa Davis, o nos hemos dado cuenta de que seguimos siendo un poco prehistóricos manteniendo distancias de otra época entre hombres y mujeres?

Nunca he pensado que seamos prehistóricos... En nuestro país hemos tenido grandes ídolos femeninos del deporte. Ahora mismo tenemos a Mireia Belmonte o Carolina Marín, que son una referencia absoluta. Si me habla usted de tenis, no hay más que recordar las pasiones que han podido despertar Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario, que están a la altura de cualquier deportista de nuestra historia… Y ahí está la ilusión que despiertan en estos momentos jugadoras como Carla Suárez, Garbiñe Muguruza, Paula Badosa, y otras que son aún menos conocidas, como Lara Arruabarrena, Tita Torró…

No sé en qué sentido se puede plantear que ha habido un cambio de mentalidad… Afortunadamente, hay muchas mujeres trabajando en las federaciones españolas, tenemos una compatriota presidiendo la Federación Internacional de Triatlón [Marisol Casado], miembros del Comité Olímpico Internacional… El deporte femenino español está en plena eclosión.

Me refiero al rifirrafe entre jugadores y capitana de la Copa Davis. Puede que en la opinión pública quede la duda de si ha sido un rifirrafe de género...

En lo que alcanzo a conocer, y creo que lo conozco bastante bien, en ningún momento han criticado el hecho de que la capitana sea una mujer. ¡Por supuesto! Es algo que tiene que quedar muy claro: no he oído nunca a un jugador español cuestionar en absoluto que el nombramiento de la federación haya recaído en una mujer. Es injusto hasta que se diga eso.

¿Quiénes son sus referentes en el periodismo deportivo?

Tengo muchos. No me costaría decir que Julián García Candau y sus libros merecen una consideración particular. Hay muchos grandes periodistas y analistas de calidad. Podríamos hacer una lista muy larga de todas las personas que han contribuido a que nuestro país tenga una amplia tradición de periodismo deportivo de calidad.

¿Qué deporte, y por qué, representa mejor a las siguientes personalidades…

Va a tener poco éxito con esta pregunta…

Vamos a intentarlo…

1. Mariano Rajoy

Paso de pregunta. No voy a contestarla…

Pasamos pregunta... ¿Se acabó ver el deporte gratis en España?

No. Existe la obligación legal de dar un partido en abierto. Además, muchas de las competiciones, cuando subastan los derechos, siguen ofreciendo un paquete en abierto, como el Mundial de fútbol, o la Champions League, que son las competiciones con más audiencia. En nuestro país hay una reserva sobre los acontecimientos que más atención suelen suscitar: la liga de fútbol, la final de la Copa del Rey, la final de la Champions, los campeonatos que se celebran en España, como en el caso de la Fórmula 1… En tenis, el Roland Garros, que ha sido el escenario ideal soñado donde más éxitos en un grand slam, con muchísima diferencia, han conseguido los tenistas españoles… No hay ningún cambio previsto de legislación en este punto. Hay una reserva de acontecimientos de interés general que sigue existiendo.

¿Pero tendemos a menos?

Yo ahora veo más cosas que nunca. Hemos podido ver el taekwondo o el bádminton de Carolina Marín, que nunca antes había sido retransmitido… TeleDeporte ofrece mucho. Y, además, crecerán los canales deportivos, a lo que hay que añadir la posibilidad que se abre de ver deporte por streaming, con numerosas iniciativas interesantes que se están desarrollando en este ámbito…

¿Las televisiones privadas mandan demasiado en el deporte español?

Las televisiones privadas no tienen un especial interés por el deporte. Si se refiere a Mediaset y Atresmedia, el número de horas de retransmisión deportiva que ofrecen, en relación con Teledeporte, es muy inferior…

¿Qué efecto inmediato prevé que tenga la nueva ley que regula la venta de los derechos de televisión?

Según los datos de que disponemos aquí, porque todos los equipos pasan por el Consejo al menos una vez al trimestre para analizar sus cuentas y controlar su fair play financiero, hay entidades que se están teniendo que financiar, a corto plazo, con intereses superiores al 25% anual. Con esta ley, esperamos que se solvente esa situación y el mercado financiero ordinario confíe en ellos.

Entre los 14 Príncipes-Princesa de Asturias del Deporte, sólo ha habido una mujer: Yelena Isinbayeva. ¿Qué terna de mujeres deportistas españolas propondría usted para el premio de 2016?

Pues mire, me hace otra pregunta en la que no va a tener suerte en la contestación, por una determinada razón: no soy miembro del jurado de los Premios Princesa de Asturias y cuando hemos recibido peticiones de adherirnos a alguna candidatura, hemos contestado siempre que aquí tenemos los Premios Nacionales del Deporte, y que no le encontramos sentido apoyar una candidatura si después el premio equivalente aquí lo va a recibir otro deportista. Podría dar un mensaje equívoco. Se entiende que, en el caso de los Princesa de Asturias, apoyamos todas las candidaturas que hay, pero no me quiero posicionar sobre eso.

Le diré que en los Premios Nacionales del Deporte, que son organizados por nosotros, aunque después un jurado decida libremente, hay premios para el mejor deportista, y para la mejor deportista; para la mejor selección masculina, y para la mejor selección femenina, etc.

¿Qué opina de la nacionalización de extranjeros para que compitan bajo la bandera española?

Me parece, en general, un proceso muy razonable. Me gusta que una persona que lleva un tiempo en España y que se ha integrado en nuestra sociedad pueda competir con nosotros, porque le podemos considerar uno de los nuestros, igual que deseamos que nuestros compatriotas que se van fuera sean acogidos de la misma manera. Estoy muy contento cuando he visto a Diego Costa jugar, y su implicación con el equipo; o cuando he visto cómo siente y trabaja Ibaka, o tantos técnicos extranjeros...

El fin de semana pasado nacionalizamos a la que es, desde hace 15 años, la entrenadora del equipo español de gimnasia rítmica [Anna Baranova], que ha dado mucho a nuestro deporte. Me alegra que pueda ser una de nosotros, también a efectos de DNI.

Mientras en toda España se corre como locos, el atletismo oficial parece que está en declive. ¿Qué pasa?

Yo no tengo esa percepción. Mire usted en triple salto, donde hemos hecho un subcampeón de Europa jovencísimo, Pablo Torrijos; tenemos un campeón del mundo en marcha atlética, Miguel Ángel López; contamos con una persona muy joven que puede ser perfectamente campeón olímpico y campeón del mundo en salto de longitud, Eusebio Cáceres… Veo una generación de deportistas jóvenes muy interesantes, que han sido campeones del mundo junior y que han hecho marcas extraordinarias.

De todas formas, el atletismo es un deporte muy difícil, en el que muchos países pretenden sacar buenos resultados. Pero, si se comparan nuestros resultados con los de Italia o Alemania, verá que competimos al mismo nivel.

El atletismo es un deporte con mucha competencia internacional, pero estamos obteniendo resultados esperanzadores. En algunas pruebas en las que tradicionalmente hemos sido fuertes quizás hemos flaqueado en los últimos campeonatos, pero han aparecido otras personas en otras disciplinas que lo hacen muy bien.

¿Qué deportista encarna mejor todos los valores que usted admira del deporte?

De los deportistas que he conocido, el que más me ha impresionado es Rafa Nadal.

¿Cómo ve nuestra cantera para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016?

Las previsiones que tenemos nos hablan de unas 21 medallas. Estamos satisfechos. El análisis que tenemos de los resultados obtenidos por juniors y seniors en estos últimos cuatro años incluso mejoran los de ciclos olímpicos anteriores.

¿Barcelona’92 es realmente irrepetible?

La decisión sobre albergar los juegos olímpicos en un país tiene una amplia repercusión en el deporte, pero no es, sobre todo, una decisión que se tenga que tomar con parámetros deportivos. Requiere una inversión muy importante, y la manera de rentabilizarla desborda completamente el impacto que pueda ocasionar en el deporte. Es una pregunta compleja. Desde luego, ahora mismo no creo que sea razonable presentar una nueva candidatura.

¿Qué valores del deporte representan mejor los siguientes deportistas?

Rafa Nadal

Humildad

Xavi Hernández

Pasión por su oficio.

Pau Gasol

Solidaridad. Personalidad.

Íker Casillas

Determinación y sobriedad.

Monchi

Conocimiento.

Felipe Reyes

Entrega sin límites.

Fernando Alonso

Pionero y perseverante.

Vero Boquete

Categoría y entusiasmo.

Marc Márquez

Equilibrado y ganador.

Carlos Sainz (padre)

Maestría. Un ejemplo.

Alberto Contador

Dedicación sin límites.

Chema Martínez

Sacrificio.

Carolina Marín

Vitalidad. Emergente.

¿Desde la Secretaría de Estado se pone más empeño en los clubes privados, o en el deporte para el pueblo?

Los clubes privados son los responsables de que muchísima gente haya hecho deporte. Por ejemplo, el Club Natación Sabadell hace que más de 30.000 personas practiquen deporte habitualmente… Ser privados es compatible con ser entidades sin ánimo de lucro en muchos casos, de tal manera que la inmensa mayoría fomentan el deporte para todos.

Aún así, el deporte es una competencia exclusiva de las comunidades autónomas, y la asistencia del CSD se asienta fundamentalmente en la representación internacional del país y en las competiciones estatales. El deporte para todos es competencia de las comunidades autónomas, aunque nosotros procuramos cooperar en esta materia. Tenemos una fundación que anima la dimensión social y global del deporte y, por supuesto, todos los deportistas que están bajo nuestro paraguas son los principales prescriptores del deporte para todos. Tratamos de que sirvan como enganche para que muchos niños y niñas se involucren en la actividad deportiva.

La Medicina del Deporte no es especialidad médica. ¿Están en el Ministerio de Sanidad a la altura de la realidad de la población del siglo XXI?

Aquí he recibido alguna vez a la Federación Española de Medicina del Deporte y hemos tenido conversaciones. Esta pregunta la deben contestar los expertos… Nosotros tenemos mucha preocupación por la asistencia médica a los deportistas y por el impacto que causa la actividad deportiva en la salud de los ciudadanos, pero no creo que la cuestión definitiva sea la existencia o no de una especialidad, sin que eso sea pronunciarse a favor o en contra. No todos los sectores sociales han de tener necesariamente una especialidad.

Con todas las tareas que tiene en esta casa, ¿le da la vida para hacer deporte?

No todo el que me gustaría... Tengo aquí mi ropa de deporte y debería predicar más con el ejemplo.

¿Es usted runner?

Me gusta nadar, correr, jugar al tenis, al pádel, al fútbol, al fútbol-sala, al baloncesto… Hago de todo un poquito, aunque no muy bien…

¿Tres ministros con los que jugaría usted al pádel?

Dicen que, en el ranking de ministros deportistas, la más prolífica es la ministra de Agricultura [Isabel García Tejerina], pero hay muchos ministros que tienen afición por el deporte: les gusta, lo siguen, te preguntan… El ministro de Justicia [Rafael Catalá] también es una persona muy cercana al deporte. Sé que mi ministro, el de Educación, Cultura y Deporte [José Ignacio Wert], juega al tenis habitualmente…

Vamos, que sería fácil encontrar las dos parejas…

Viniendo usted del mundo del Derecho lo sabrá mejor: ¿qué prueba olímpica atraviesa la justicia española?

Paso palabra…

Es usted hijo de Jesús Cardenal, el Fiscal General del Estado con más minutos sobre el terreno de juego... ¿Qué consejos le dio al asumir este cargo y cómo los ha tenido en cuenta?

Recuerdo muy bien la conversación que tuvimos cuando le comenté que me habían propuesto ser el presidente del CSD… Después de tres años y medio de mandato, algunas de las cosas que me dijo me provocan ahora una sonrisa, porque, voy a reconocerlo, él tenía experiencia y me predijo bastante bien lo que yo no era capaz de imaginar, porque nunca había estado en una situación de esta naturaleza. Con la reserva que me caracteriza, me permitirá usted que eso lo mantengamos en el ámbito de lo paterno-filial…

¿Podemos decir que, básicamente, su consejo fue prevenirle de que esto era más duro de lo que parecía?

Básicamente he contestado lo que quería contestar…

Usted se curtió en Bilbao, cuando Bilbao era un ¡ay! Pero hasta a aquélla situación tensa, con espíritu deportivo, se le acaba sacando partido, supongo...

Mis recuerdos de Bilbao son magníficos. Es una sociedad acogedora, donde se vive muy a gusto. Hay gente estupenda. El espíritu deportivo aporta siempre mucho en todos los sectores de la vida; tanto, que no creo que sea exagerado decir que es una recomendación pedagógica generalizada, más allá de las tesis vitales a las que cada uno se adscriba.


REBOBINANDO

Miguel Cardenal lleva tres años y medio en una carrera de fondo, liderando un CSD que estaba, más bien, dormido en los laureles. Olimpiadas sí, olimpiadas no. Y los futuros deportistas olímpicos, olvidadillos en los centros de alto rendimiento.

Cardenal responde a medio camino entre el pase en corto y el balón a la olla. No hay triples, ni faltas personales. Su gestión está entre los 3.000 metros obstáculos, el ciclismo de montaña, y la natación sincronizada. Más del judo de la eficacia política que de los saltos desde el trampolín propios del gobierno de una federación.

Él puso la vela, pero a la vez tomó los remos. No dejó que el viento de la crisis convirtiera el deporte en un punching ball.

En el camino saltó varias vallas y evitó los tambores de lucha libre con unos, y con otros. Tenía claro el blanco, y ha disparado buscando el centro. Con flechas que a veces se meten en carne ajena, claro.

Si el deporte español es un decatlón de títulos gordos en modalidades que antes eran peso pluma, ha sido porque él y su equipo han nadado a braza. O a pecho. No eran momentos para mariposas.

Sin embargo, después del chaparrón del 24M, del pelotón azul que ve cómo se le escapan los naranjas y los morados, hasta para hablar de deporte la comunicación del Gobierno es tímida y miedosa.

No seamos ingenuos.

Que los cargos hagan gimnasia rítmica con las palabras, halterofilia con los titulares y lanzamiento de martillo con las propuestas de entrevistas sin cuestionario previo, son cosas que nos hemos buscado y que ellos han consentido gustosamente. Y eso que Cardenal juega en otra liga. Él si admite preguntas. Y las que no contesta no es que sean incómodas, es que pueden entenderse como frívolas. Cardenal está a años luz de la política silenciosa de comunicación con la que patina el Ejecutivo.

Sea lo que fuere, este caballero tiene madera de atleta del gremio, e incluso pose para formar parte de esa nueva selección de populares que busca Génova desesperadamente. Es el presidente del CSD, pero tiene la tensión política y profesional de quien comienza ahora unos juegos olímpicos.

El vídeo del día

Vox dará apoyo “gratis” a Ayuso para “que la izquierda no entre en Gobierno”
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?