Deportes

El legado del rugby a la ciudad Madrid

Varias estrellas de las selecciones participantes del Madrid Rugby 7s International Tournament han visitado diferentes colegios y escuelas

Sofia Miranda, Concejala de deportes del Ayuntamiento de Madrid; Alicia Martin Directora General Deportes ayuntamiento de Madrid y Mirella Ruiz, socia de Kiwi House Rugby.
photo_camera Sofia Miranda, Concejala de deportes del Ayuntamiento de Madrid; Alicia Martin Directora General Deportes ayuntamiento de Madrid y Mirella Ruiz, socia de Kiwi House Rugby.

“El rugby es un deporte especial. Lo es en el campo, donde se trata de un deporte dinámico, con mucha exigencia física y que está muy vivo. Te hace esforzarte y al tiempo te hace pensar, valorar y tomar decisiones. Pero además es un deporte íntegro que te inculca unos valores que luego te sirven para afrontar los desafíos del día a día. El rugby es una escuela de vida y como tal es bienvenido a Madrid”. Estas palabras de José Luis Martínez-Almeida, alcalde de la capital española, sirvieron de pistoletazo de salida del Madrid Rugby 7s International Tournament.

El rugby, y más concretamente este que ha llegado a Madrid para disputar el primer torneo mundial que se juega tras la aparición de la pandemia, quiere agradecer a Madrid su hospitalidad dejando su particular legado en la ciudad y en la Comunidad. Por eso durante esta semana varias estrellas de las selecciones participantes han visitado diferentes colegios y escuelas.

Icíar Pozo es madrileña y de estirpe rugbística. Criada en este deporte en el club Industriales de Las Rozas, hoy es jugadora del Cisneros Complutense, además de una de las grandes promesas del rugby femenino nacional. El pasado martes visitó el colegio República de Venezuela en Usera. Lo hizo acompañado de Angeline Apiyo, una keniata de 21 años, que lleva 11 jugando al rugby. El sueño de Angeline es estudiar medicina y jugar en unos Juegos Olímpicos, algo que está a punto de conseguir porque su país estará en Tokio. Apiyo contó a unos niños que la miraban con los ojos como platos que “si deseas algo con muchas ganas, los sueños se cumplen”. Lo hizo antes de ponerse a jugar al rugby con ellos, con Iciar y con Alena, una rusa de 27 años que se enamoró del rugby hace siete y desde entonces no ha dejado de practicarlo ni un solo día.

CEIP República Venezuela

El lunes Santiago Gómez Cora, el actual seleccionador de los Pumas argentinos, y hasta no hace mucho el máximo anotador de ensayos de las Series Mundiales, se reunión con sus colegas Mike Friday, entrenador estadounidense, y Pablo Feijoo, técnico español, para hablar de Liderazgo y trabajo en equipo en la concejalía de deportes de Madrid. Santiago definió a su equipo de rugby como “una máquina de cumplir sueños. Cuando este grupo se reunió, todos contamos al resto nuestros sueños. Ahora somos una familia que pasa más de 200 días al año y en la que todos ayudamos a los demás a conseguir su sueño. Y cuando lo persigues en grupo es mucho más sencillo alcanzarlos”.

Los niños y niñas de Paracuellos, Vallecas, Pozuelo y Tres Cantos también han sido testigos del paso de estos profesionales del deporte, y enamorados del rugby, que han querido ayudar a crear un legado en Madrid en esta primera edición de su torneo internacional. El coronavirus ha impedido que el público haya podido disfrutar en directo del espectáculo en el Central, pero el seguimiento en los diferentes canales ha sobrepasado todas las expectativas confirmando que el rugby gusta.

El sábado 20 y domingo 21, fecha de la celebración de la primera serie del torneo, el canal de Youtube de la Federación Española de Rugby, FERugbyTV, alcanzó 50.000 visualizaciones cada día. Un récord para el canal federativo que se justifica por la apuesta que ha hecho Kiwi House, empresa que colabora con la Federación en la organización del evento. Desde el primer momento se planificó una realización premium con el estándar de calidad de las Series Mundiales. Seis cámaras en la retransmisión, dos de ellas autónomas para moverse con libertad por todo el campo, la apuesta por la superslow, TMO…

Un despliegue de calidad para un producto de calidad, con selecciones que estarán en los JJOO, que ha disparado las audiencias ofreciendo datos más que interesantes. Kiwi House priorizó desde el primer momento la retransmisión en la plataforma de Twitch, buscando aumentar la oferta y llegar a un nicho joven que no consume televisión convencional. Y la apuesta ha sido un éxito, según confirman los datos de audiencia, que sitúan a la franja de espectadores de 18 a 24 años como la segunda más numerosa consumiendo el 23,1% de las visualizaciones. La franja de edad que más lo siguió fue la que va de 24 a 35 años, que generó el 35,6% de las visualizaciones, y la de 35 a 44 subió hasta el 17,4.

Paracuellos (4)

Además, hay otro dato interesante, ya que una de cada cuatro espectadores era mujer, lo que evidencia también que el torneo y el público femenino se estabilizan adquiriendo su cuota de protagonismo en el rugby español. Otra apuesta innegociable para los organizadores fue la internacionalización de la señal, que permitió seguir el torneo en directo por +TDP y GOL en España y en la señal internacional de TVE a través de su portal digital, en Sudamérica por DirectTV, en Estados Unidos por FloSports, y en la citada plataforma de Twitch. Y ese afán por traspasar fronteras televisivas ha encontrado su merecida recompensa en un dato tan llamativo como curioso. De esas 100.000 visualizaciones, 10.266 se produjeron en Kenya. El éxito de su selección masculina, que llegó a la final para medirse a los Pumas, y los partidos de las Leonas keniatas, provocaron más de diez mil visualizaciones en el país africano. Nunca un torneo o un partido disputado en suelo español había tenido tanta trascendencia internacional ni tanta visibilidad en televisiones o plataformas. O unos índices de audiencia parecidos

Las felicitaciones por partes de las diferentes expediciones se multiplicaron el lunes, a la conclusión de la primera serie. Mike Friday, una leyenda del rugby 7 que ahora ejerce como seleccionador de los Águilas estadounidenses, fue de los más categóricos: “Hemos jugado en un entorno organizativo perfecto. Madrid ha sido una agradable sorpresa y el estadio es coqueto y perfecto para este torneo”. La mejor jugadora del torneo femenino, la rusa Elena Zdrokova, iba más allá: “La organización del torneo está por encima de todas las expectativas. Agradezco a los organizadores el esfuerzo. Nos sentimos como si estuviéramos compitiendo en la Series Mundiales de nuevo. Y Madrid es una ciudad preciosa con gente muy amable que siempre te ofrece una sonrisa".

El rugby tiene un gran arraigo en Madrid, especialmente en la zona universitaria, donde los históricos equipos de Cisneros, El Colegio, y Arquitectura, La Escuela, escoltan al Central de la Universidad desde las dos orillas del estadio. Pero la ciudad no ha dejado de crecer rugbísticamente en los últimos años y se han multiplicado los equipos de la Comunidad, desde Vallecas a Tres Cantos pasando por Alcorcón, Soto del Real o Paracuellos. Las escuelas de rugby brotan como las setas y cada vez más niños han cambiado el balón esférico por el oval porque algún amiguito se ha apuntado y le ha invitado a probar, o porque alguna madre ha comentado en algún chat “el ambiente del rugby no tiene nada que ver con el de otros deportes”.

Paracuellos (3)

Y el Madrid Rugby 7s International Tournament no ha querido ser solo una excusa para que se paseen por Madrid algunos de los mejores jugadores de la especialidad del mundo, como el argentino Rodrigo Etchart, que se enamorado literalmente de la capital. Una ciudad que trabaja para generar más de una ventana al año de rugby internacional en la que el mundo mire a Madrid, como está ocurriendo esta semana.

Para Sofía Miranda, concejal delegada del área de deportes del Ayuntamiento de Madrid, “el rugby tiene algo mágico que te engancha desde el primer momento. Valores, superación y un deporte limpio, bonito y emocionante hacen que sus seguidores crezcan cada día”. Quizás por eso desde el Ayuntamiento se ha apostado por traer un evento como el Madrid Rugby 7s International Tournament a la capital, porque como apunta la concejala “es el momento de dar un salto que hace tiempo que se viene persiguiendo. Y para eso desde las instituciones debemos apostar por instalaciones y escuelas deportivas donde nuestros niños y niñas puedan poner su primera piedra en el gran futuro que parece tener en camino el rugby español”. La primera piedra del legado que Madrid quiere dar al rugby, pero también la primera del legado que el rugby quiere regalar a Madrid.
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?