Vino.
photo_camera Vino.

Destinos

Disfrutar de una degustación única de vinos en Ronda, ciudad declarada bien de Interés Cultural

José María Losantos y su mujer, Gema Alonso, se enamoraron de la ciudad en 1999 y han creado una de las bodegas familiares más importantes de Málaga

Llegaron a Ronda en 1999 y se enamoraron de la ciudad. Y no es para menos, pues esta villa malagueña fue declarada Bien de Interés Cultural en 1966, gracias a su conjunto Histórico Artístico. Decidieron entonces establecerse en este precioso rincón andaluz y levantar una de las bodegas más importantes del municipio: Bodega Doña Felisa. Desde entonces, José María Losantos y su mujer, Gema Alonso, han creado una bodega familiar dedicada en cuerpo y alma al mundo de los vinos. 

 

Losantos es actualmente presidente del Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen “Málaga”, “Sierras de Málaga” y “Pasas de Málaga”, Consejo que representa y desarrolla los mercados y promoción tanto de los vinos como de las pasas.  

 

El arte de la enología 

 

Pero para ofrecer el mejor vino, y en particular, los vinos de Ronda, además de contar con unas condiciones del entorno aptas para su elaboración, es necesario conocer las claves de la vinicultura, profesionalizarse en el arte de la enología y cuidar al máximo cada detalle. 

 

Por ejemplo, relatar a modo de verso una de las singularidades de la vinicultura, también endulza de algún modo el paladar: “La noche es nuestra aliada…ya son varias las semanas de vendimia y las que quedan…, y la nocturnidad es muy importante para que la uva llegue en perfecto estado y temperatura…Cada paso es importante de principio a fin”. Así es como Bodega Doña Felisa describe uno de los momentos más importantes de esta maestría. 

Y es que, en esta bodega de Ronda, la vendimia se lleva a cabo por la noche para evitar así que la uva sufra las altas temperaturas de la comarca. El trabajo detrás de cada etiqueta es largo y duro, con muchos profesionales dedicados a la elaboración de los vinos de origen. 

La vinicultura, un arte 

Porque la vinicultura es más que un oficio. Es una ciencia dedicada al cultivo de la vid, es un arte, un arte además muy español, y el vinicultor es un maestro. Es importante saber, por ejemplo, algunas peculiaridades esenciales del cultivo de la vid, como es el cambio del racimo, que se llama envero.

Así lo explican desde la Bodega Doña Felisa: “Envero es un término empleado en viticultura para indicar una de las fases del ciclo de maduración de la uva. En el envero se produce un cambio en el color de las uvas, de forma que las variedades tintas se colorean con las antocianinas o pigmentos rojos y azulados, mientras que las variedades blancas se vuelven rubias o amarillas. A partir de ese momento, el pigmento de la uva ya no es verde, como ocurría cuando las bayas estaban inmaduras y debían su color exclusivamente a la clorofila. El envero representa una transición entre el crecimiento de la uva y su maduración”. 

Todo el equipo de esta bodega familiar realiza una completa selección de racimos que limpian de hojas y ramas, y que guardan que cajas de vendimia de 15kg, detalle importante para proteger de fermentaciones espontáneas o daños en el fruto. 

Ronda, lugar inmejorable para el cultivo de la vid 

¿Por qué se enamoraron de Ronda José María Losantos y su mujer, Gema Alonso? Por varias razones. 

En primer lugar, esta ciudad malagueña es un espacio inmejorable para el cultivo de la vid. Reúne, como decíamos, unas condiciones del entorno más que idóneas: un clima mediterráneo con pequeños microclimas que propician una gran variedad de productos, y un suelo franco arcilloso con caliza que ayuda a retener la humedad del suelo. De esta manera, la situación geográfica de Ronda permite el desarrollo tanto de vinos blancos, como de tintos y rosados. 

En segundo lugar, este matrimonio se encandiló del paraje natural y allí decidieron construir la bodega, situada a 900m de altitud sobre el nivel del mar y rodeada de tres parques naturales: Parque Natural de Sierra de las Nieves, Parque natural de la Sierra de Grazamela y Alameda del Tajo. 

Con estas dos condiciones esenciales, no dudaron en poner en marcha su sueño. Su trabajo en estos años ha conseguido ofrecer distintas variedades de vinos, tanto internaciones como autóctonos. 

Cuidar hasta el último detalle es uno de los puntos clave en la filosofía de esta empresa familiar. Así, toda la elaboración en el campo se realiza de forma manual, controlando el ciclo vegetativo de la planta, sin uso de herbicidas. 

Disfrutar de una visita y degustación 

El resultado de estos años de trabajo ha dado su fruto. Bodega Doña Felisa se ha convertido en un rincón espectacular de Andalucía para organizar una escapada de fin de semana o de un puente largo, deleitarse con los viñedos y disfrutar de una visita guiada con degustación. 

Así, visitar bodega en Ronda doña Felisa no deja indiferente a nadie. Además, algunos miembros de la familia Losantos acompañan en este itinerario. La bodega ofrece hasta cinco visitas de diferentes precios y duración: 

1º Degustación de 3 vinos y tapas de 60 minutos. 

2º Visita guiada con degustación de 90 minutos de duración para aquellos que desean conocer los viñedos además de aprender todo el proceso de elaboración de los vinos. El recorrido finaliza con una degustación de cuatro de sus vinos, acompañados por un surtido de tapas.

3º Visita guiada con degustación premium, para los grandes amantes de los vinos. Con una duración de aproximadamente 120 minutos, los visitantes tendrán la oportunidad de catar las grandes elaboraciones de la bodega, tras haber descubierto todo su proceso desde el viñedo hasta la copa. Este plan finaliza con una degustación de 5 de sus vinos y, por su puesto, el surtido de tapas.

4º Maridaje, un paseo por el viñedo, disfrutando de las maravillosas vistas, además de conocer la sala de elaboración, embotellado y sala de crianza, descubriendo el proceso completo desde la cepa a la copa. Al finalizar, después de 150 minutos, se podrá saborear cinco vinos con productos locales.

5º Y, por último, la visita estrella: “Sueña en la Bodega” en donde se puede disfrutar de una estancia en Bodega Doña Felisa, relax, calma y paz acompañada del mejor vino.

Un lugar único, donde disfrutar de vinos excelentes y parajes sorprendentes.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?