Asesor turístico
photo_cameraAsesor turístico

Destinos

Un español en Rusia, Jonatan Fernandez, asesor turístico

Las claves del negocio turístico de Jonatan Fernandez

Jonatan Fernandez es un español que decidió tomar las riendas de su vida y lanzarse a una aventura a la que muy pocos se atreverían. En 2012, decidió marcharse a Rusia para cambiar por completo su forma de vida, pero también para buscarse la vida como guia privado moscu y en otras localizaciones clave del país. Fue la primera piedra de algo mucho más grande, el comienzo de un negocio de turismo en un país completamente diferente a España.

Arrancar una empresa en un país extranjero siempre es una tarea difícil. A la barrera idiomática hay que sumar el choque cultural y, también, unas leyes que suelen ser muy diferentes a las del país de origen. Pero eso no supuso un problema para este emprendedor que, con mucha valentía, perseverancia y, sobre todo, buena visión de negocio, no solo logró montar una empresa de turismo desde cero, sino que también ha logrado llevarla a lo más alto en el país.

Las claves del negocio turístico de Jonatan Fernandez

El turismo es un sector que siempre tiene potencial para mover a grandes cantidades de persona y hacer que un negocio sea rentable, pero también es un campo en el que la competencia es altísima incluso en países como Rusia. Por eso, la idea de Jonatan apuesta por un giro de tuerca adicional con el fin de ofrecer algo diferente y capaz de captar más miradas.

Además de la fórmula de GuiaRus, con sus tours privados en Rusia; también apuesta por otro añadido bastante interesante: los tours gratuitos. Cualquiera que desee conocer a fondo el país ruso y con los mejores guías, puede tener los mejores tours gratuitos en Moscú, con la opción de disfrutar de excursiones en grupo, o incluso hacer un sensacional tour gratis san petersburgo para conocer uno de los enclaves más emblemáticos de esta nación.

Opciones diferentes disponibles a través de internet para permitir a todos los viajeros tener todas las facilidades posibles cuando deseen visitar Rusia. La fórmula de Jonatan Fernandez apuesta por los buenos precios, por la profesionalidad y por las calidades. Un cóctel imposible de rechazar, pero también uno que demuestra que los negocios deben evolucionar si realmente quieren destacar en unos tiempos tan competitivos como los que corren.

La fórmula del éxito

Lo cierto es que no existe una fórmula específica para garantizar el bienestar y crecimiento de una empresa en el extranjero, pero sí que hay ciertos factores que, como ha demostrado el padre de GuiaRus, pueden empujar al negocio a mantenerse con cierta estabilidad. No es una carrera para nada sencilla, pero se puede conseguir si se demuestra profesionalidad, si se tiene visión de negocio y, por supuesto, si se mantiene una constancia intachable.

Analizar a la competencia, buscar nuevas fórmulas que encajen con las necesidades del público o incluso buscar aquellas demandas que todavía no han sido satisfechas. Esa es una buena forma de empezar. Después, es fundamental evolucionarlo todo con el aprovechamiento de las nuevas tecnologías y, por supuesto, el ofrecimiento de un servicio a la altura de los más exigentes.

Pero a todo esto hay que sumar un factor realmente importante. Montar una empresa en otro país siempre es más complicado. Una cuestión que vamos a abordar desde la experiencia del propio Jonatan Fernandez y la propuesta de GuiaRus para entender la magnitud de las dificultades que pueden surgir en otra nación, sobre todo en una tan distinta como Rusia.

¿Tan difícil es abrir un nuevo negocio en el extranjero?

Para empezar hablando de las dificultades, vamos a recoger una cifra de la Corporación Financiera Internacional (CFI). Abrir una empresa en Rusia requiere llevar a cabo unos procedimientos que pueden abarcar perfectamente un mes. De hecho, la inversión inicial para abrirlo se mueve en torno al 2,3% per cápita. Aunque aquí hay que añadir que es precisamente San Petersburgo el lugar considerado como el más fácil para montar una empresa.

Quizá uno de los puntos más sorprendentes de montar un negocio en Rusia sea lo complicado que es obtener algo tan necesario y fundamental como el suministro eléctrico. Por lo general, una empresa rusa puede tener que esperar entre cuatro meses y hasta un año para poder comenzar a operar por culpa de esto, siendo especialmente llamativo el diseño de la distribución de la red eléctrica en el establecimiento, que puede oscilar en un plazo que va desde el mes hasta los cuatro meses.

A todo esto se deben sumar cuestiones como la curiosa puntualidad de los habitantes del país ruso, los problemas con las infraestructuras y lo agotadoras que pueden ser todas las cuestiones relacionadas con los derechos sobre la propiedad intelectual. Este último punto es especialmente llamativo ya que, aunque se han tomado medidas para simplificar los trámites con la creación de un tribunal especializado, sigue siendo una tarea bastante ardua y larga.

Abrir es difícil, ya, ¿y mantenerse?

Si la apertura es complicada, el mantenimiento de la empresa también. Cualquier emprendedor sabe lo difícil que es competir en cualquier sector, por mucho que se innove. Siempre hay otros negocios intentando replicar la misma fórmula, otros que estaban antes y que ya tienen una gran audiencia captada y siempre hay una competitividad constante por ver quién logra avanzar y crecer más.

A eso hay que sumar, como en el caso de Jonatan, el tener que abrirse hueco en un terreno en el que hay tanto nombre asentado ya. El turismo es un campo repleto de firmas en Rusia, por eso la propuesta de los tours y visitas gratuitas y privadas, o incluso en grupo, es lo que ha conseguido hacer que poco a poco se mantenga como un referente dentro de esta nación.

Mantener un negocio arriba nunca es fácil, pero la dificultad se eleva cuando se hace en el extranjero. La originalidad, la constancia y el ansia por evolucionar son claves ya no solo para crecer, sino también para sobrevivir. Los tiempos que corren son cada vez más exigentes en lo que respecta a las empresas.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable