Dinero

9.500 despidos de conductores, guías turísticos, renta-car… por la quiebra de Thomas Cook

La caída de actividad por el cierre del tour-operador está provocando la finalización anticipada de contratos, especialmente en Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana

Avión de Thomas Cook.
photo_cameraAvión de Thomas Cook.

El inminente cese de las operaciones de la compañía británica Thomas Cook, segundo tour-operador a nivel mundial, está teniendo repercusiones profundamente negativas en la economía, mercado interior, empleo y libre circulación de personas en todo el territorio europeo. Los daños han comenzado a afectar a varios sectores en España.

Hay que tener en cuenta que es uno de los países más perjudicados por el importante flujo de turistas extranjeros que acoge y por afectar al hipersector turismo, que es la primera industria de la economía española.

Por si esto fuera poco, el impacto se agrava en el escenario actual de incertidumbre para el sector turístico derivado del Brexit, ya que Reino Unido es el principal emisor de visitantes a España.

El sector turismo engloba a una gran diversidad de servicios y profesiones, entre los cuales la movilidad de las personas resulta clave. Está compuesto principalmente por pequeñas y medianas empresas, cuya actividad genera empleo y riqueza en comunidades locales muy dependientes del turismo.

El sector español del transporte discrecional y turístico en autobús y autocar tiene una estrecha vinculación con el hipersector turismo, lo que ha provocado que la quiebra de Thomas Cook haya comenzado a impactar profunda y negativamente.

Destrucción de 9.500 puestos de trabajo

Pues bien. Los sindicatos estiman la pérdida de hasta el 10% de los puestos de trabajo en las zonas más afectadas de España, según los cálculos de UGT.

Las comunidades autónomas más afectadas son Canarias y Baleares, principalmente, pero también Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Según ha declarado el presidente de la Federación Empresarial Balear de Transportes (FEBT), Rafael Roig, “en el transporte discrecional la plantilla se reducirá un 15% en el total de las empresas baleares, ya que se ha tomado la decisión de adelantar la finalización de contratos por la quiebra de Thomas Cook ante el descenso del volumen de actividad”.

Así, el cese de las operaciones de Thomas Cook está ocasionando un grave perjuicio económico al sector turismo y sobre al empleo en España que obligará a tomar medidas para preservar la competitividad del sector y el mantenimiento de España como destino turístico mundial más competitivo (World Economic Forum 2019) y como motor de crecimiento y desarrollo de las ciudades y regiones.

Unas pérdidas para el sector de 45 millones

En España las estimaciones de pérdidas son de 200 millones de euros en todo el sector turismo, de los cuales 120 millones corresponden a hoteles y el resto a empresas de autocares, renta-car, guías y excursiones, según Exceltur.

En el segmento del transporte discrecional y turístico en autobús y autocar se calculan unas pérdidas de 45 millones de euros, un 22,5% de la estimación del impacto total.

Reclaman medidas urgentes a las autoridades

CONFEBUS (Confederación Española de Transporte en Autobús), se ha puesto en contacto con todas las autoridades a nivel nacional y europeo que están trabajando por llevar a cabo acciones para mitigar el impacto por la quiebra de Thomas Cook.

De este modo, la patronal ha reclamado que realicen un análisis sobre las razones de la suspensión de pagos del tour-operador británico, que permita anticipar crisis futuras y arbitrar políticas que minimicen los riesgos en un sector tan importante para España.

Explican que las autoridades competentes deben identificar con la máxima visibilidad que permita un acceso ágil y eficaz a los instrumentos financieros que puedan contribuir a mantener la competitividad del turismo ante esta grave situación. En defensa de los intereses del sector, plantean que deben de estudiarse y adoptarse cuantas medidas sean necesarias para evitar que se reproduzcan situaciones como la actual.

El sector del autobús facturó 5.978 millones de euros durante 2018, lo que se tradujo en una aportación al PIB español de 5.769 millones de euros, el 0,56% del total, según un informe publicado el pasado mes de abril por la patronal Confebus.

Estima que el autobús aportó alrededor de 1.550 millones de euros al Estado: 915,3 millones de euros directos y otros 635,2 de manera indirecta.

El sector además empleó a aproximadamente 95.122 personas y cerró el año con un total de 3.350 empresas y una flota media de 13 autobuses cada una. Este dato contrasta con los 6,3 vehículos que de media tenían las empresas españolas en 1998.

Asimismo, el parque español cuenta con 44.000 autobuses, el 0,2% del total de vehículos, mientras que el 50,3% de los trayectos en transporte interurbano colectivo se hacen en este medio de transporte, el más usado en España seguido del tren (46,1%)

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?