Dinero

Se están registrando retrasos en los pagos

Arabia Saudí desplaza a Ana Pastor del conflicto por el AVE La Meca-Medina

La sociedad que contrató al consorcio español (SRO) ha vetado a los políticos y exige una interlocución con técnicos. Esto explica el viaje urgente de Pablo Vázquez

Ana Pastor visita las obras del AVE La Meca-Medina
photo_cameraAna Pastor visita las obras del AVE La Meca-Medina

Las autoridades de Arabia Saudí vetan a los políticos en el conflicto desatado en los últimos días por los sobrecostes en las obras del AVE La Meca-Medina. Por ello, la ministra Ana Pastor, actualmente en funciones, se encuentra en un segundo plano. La Saudí Railway Organization (SRO) ha exigido encauzar la delicada situación del contrato con los técnicos del proyecto.

Tal y cómo se contó en ECD hace unos meses, los negociadores con Arabia Saudí sobre el AVE La Meca-Medina venían advirtiendo a las constructoras españolas de que un cambio en los interlocutores, por la llegada de un nuevo Gobierno, provocaría con toda probabilidad un brote de tensión con las autoridades de aquel país y “abriría nuevos conflictos”.

En los últimos días, algunas informaciones apuntan a un posible retraso en los pagos por parte del contratista SRO, propiedad del Gobierno de Arabia Saudí.

Sin haberse formado todavía un Gobierno, las compañías españolas no tienen ninguna duda de que la Saudí Railway Organization (SRO), la sociedad que contrató al consorcio para construir el AVE, está aprovechando ahora la debilidad de un Ejecutivo en funciones para reclamar la aceleración de las obras, sin que ello se traduzca en un reconocimiento de sobrecostes por parte del cliente.

Exigen una interlocución con técnicos y no políticos

Además, según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes próximas al consorcio,  las autoridades saudíes han exigido una interlocución con técnicos y no políticos, lo que deja apenas sin margen de maniobra a la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Una condición que explica que el Gobierno se mantenga prácticamente al margen de los últimos acontecimientos y el envío urgente a Riad del presidente de Renfe, Pablo Vázquez.

Las empresas quieren tener en la recta final del proyecto un mayor control, ya que, como admiten en privado, “una vez entregados los trabajos, será muy difícil que el cliente pague”. Además, no pasan por alto que se corre el peligro de que, a partir de ese momento, el contratante decida adjudicar la explotación a otras compañías distintas a las españolas.

Ha cogido por sorpresa el relevo del ministro de Transportes

La forma de hacer negocios con los países del Golfo Pérsico se basa sobre todo en la confianza y las relaciones personales. En ese contexto, la ministra de Fomento, Ana Pastor, había establecido una relación de confianza con el ministro de Transportes saudí, Mohammed Al-Muqbel.

Rajoy lo sabía, y por ese motivo tenía decidido desde hace varios meses que, si repite en La Moncloa, Pastor continuará en Fomento hasta la finalización de la obra, prevista para 2017, con objeto de que el mayor contrato jamás conseguido por empresas españolas en el extranjero, por 6.736 millones de euros, no corra ningún riesgo.

Pero otro de los contratiempos que ha cogido por sorpresa al consorcio español tiene que ver, precisamente, con el ministro de Transportes. El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, anunció el sábado la destitución de varios ministros del Gobierno, entre ellos el de Transportes, cuyo departamento es el responsable de todo lo que concierne a SRO y la adjudicación del tren de alta velocidad.

El recién destituido ministro de transportes saudí, Addalá Al-Muqbel, ha venido mostrando durante su mandato ciertas discrepancias sobre la evolución de los trabajos del AVE Medina-La Meca. Es el tercer relevo que se produce en la cartera de Transporte saudí desde la adjudicación de las obras al consorcio español.



Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?