Dinero

Reforma financiera

Banco Santander ignora las presiones del Gobierno y no se quedará con Catalunya Caixa

Acudirá a la subasta pero con una oferta a la baja para que no le sea adjudicada por el FROB

Emilio Botín mueve ficha.
photo_cameraEmilio Botín mueve ficha.

Emilio Botín no va a ceder a las presiones del Gobierno de que el Santander no puede quedar al margen de la reestructuración bancaria y tiene que comprar alguna de las cajas rescatadas. Descartada la compra de acciones de Bankia, una de sus últimas opciones sería la adquisición de Catalunya Caixa. Pero la entidad catalana no encaja ahora mismo en los planes del banco.

El Santander no tiene ningún interés en Catalunya Caixa”. Así de tajante se muestra un alto ejecutivo de la entidad, al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, sobre la próxima subasta que va a iniciar el FROB para dar salida al banco catalán rescatado.

La orden que ha dado Emilio Botín al equipo del banco encargado de elaborar la oferta es clara: hay que acudir a la subasta para evitar las acusaciones de pasividad ante el proceso del primer grupo financiero del país, pero diseñar una propuesta a la baja que sea desestimada.

De Guindos quiere que Botín participe

Esta intención de Botín choca frontalmente con las pretensiones del Gobierno, concretamente del ministro De Guindos de que el Santander participe, como el resto de sus principales competidores, en la compra de entidades nacionalizadas para cerrar la reestructuración del sector financiero.

En privado, según fuentes próximas al Ejecutivo, Luis de Guindos reprocha al Banco Santander que, aunque ha acudido a todas las subastas realizadas por el FROB, en muchas no ha llegado a presentar oferta y en otras ha pedido unas ayudas tan elevadas que su puja ha sido rechazada (como fue el caso de NovaGalicia).

4.000 millones para rescates y la Sareb

Desde el Santander se rebatan las exigencias del ministro con el argumento de que no es cierto que no haya participado en la reestructuración del sector bancario, a pesar de no haber acometido compras de las antiguas cajas en apuros.

Concretamente, destacan, el banco ha aportado 4.000 millones entre las derramas al Fondo de Garantía de Depósitos y su participación en la Sareb, de donde, recuerdan, se excluyó su principal rival, el BBVA.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?