Dinero

Ha doblado sus afiliados en esta comunidad en cuatro años

CSIF aprovechará el 1 de mayo para reivindicarse frente a CCOO y UGT tras su crisis por Cataluña

El sindicato de funcionarios ha lanzado un manifiesto que exige cambiar la ley para favorecer la entrada de organizaciones de trabajadores “no politizadas”

Manifestación sindicatos.
photo_cameraManifestación sindicatos.

Las movilizaciones de este 1 de mayo serán un indicador del impacto negativo que puede haber tenido en los dos grandes sindicatos, Comisiones Obreras y UGT, algunos gestos de complicidad con el independentismo en Cataluña. En ese contexto va a tratar de ganar peso un tercer sindicato: la Central Sindical Independiente y de Funcionarios.

El Confidencial Digital ya contó hace días que en las direcciones de CCOO y UGT se había extendido el temor a un importante “pinchazo” en las movilizaciones del 1 de mayo, Día del Trabajo.

El respaldo de las cúpulas autonómicas de ambos sindicatos a una manifestación por la liberación de los “presos políticos” -los ex consejeros y líderes sociales secesionistas en prisión provisional- desencadenó una avalancha de quejas internas y también un buen número de bajas de afiliados contrarios al independentismo, tanto en Cataluña como en el resto de España.

En ese contexto se enmarca el movimiento que CSIF, sindicato implantado sobre todo en el sector público, ha realizado la víspera del 1 de mayo. Esta central ha lanzado un manifiesto que directamente se reivindica ante los trabajadores como la alternativa frente a “las extrañas complicidades del sindicalismo de clase con los separatistas catalanes”.

CSIF acusa a UGT y CCOO de “postularse del lado del proceso soberanista”, que ha provocado a su juicio “inseguridad jurídica, desafecto y confrontación social”, mientras que ellos mismos se definen como firmes defensores “del Estado de Derecho, de la Constitución y del Estatuto de Autonomía”.

Hay que recordar que CSIF, por ejemplo, se reunió con el Gobierno para poner en marcha un buzón de denuncias anónimas para funcionarios de la Generalitat, y editó un folleto con recomendaciones e instrucciones para que los empleados públicos que así lo pidieran evitaran seguir órdenes del Govern en contra de la legalidad y de los tribunales.

Ahora CSIF saca pecho de que en los últimos cuatro años -con el proceso secesionista en pleno auge- ha conseguido doblar su presencia en Cataluña, y ya ronda los 8.000 afiliados. “Cada día se nos acercan más secciones sindicales, tanto en el ámbito público como en el privado porque no se sienten representadas por los sindicatos de siempre”, aseguran.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable