Dinero

Meses cruciales para el proyecto

Don Juan Carlos impone el silencio en el AVE La Meca para no molestar a Arabia Saudí

Ha transmitido al consorcio que es momento de cerrar filas y ponerse las pilas

Don Juan Carlos en una visita a Emiratos Árabes Unidos.
photo_cameraDon Juan Carlos en una visita a Emiratos Árabes Unidos.

El contencioso del AVE La Meca-Medina parece pacificado definitivamente gracias a un reciente mensaje del Rey Juan Carlos al consorcio. Les ha transmitido que las autoridades saudíes no verán con buenos ojos las continuas disputas internas entre las constructoras que participan en el mayor contrato conseguido nunca por empresas españolas en el extranjero.

Hace unos días, volvieron las tensiones al consorcio del AVE La Meca-Medina. Se conoció que las empresas “están divididas por los sobrecostes no reconocidos por Arabia Saudí”. Renfe y Adif son las más perjudicadas por los gastos extraordinarios y OHL “quiere salir en cuanto termine su parte”.

Ante estas disputas internas, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas a los contactos, don Juan Carlos ha transmitido a altos ejecutivos del consorcio, formado por destacadas compañías como Renfe, Adif, Talgo y OHL, que es tiempo de cerrar filas, ponerse las pilas y mantenerse en silencio, aunque sólo sea para no irritar a un cliente especialmente exigente, como es Arabia Saudí.

La principal consigna, por tanto, pasa por evitar fisuras en la descalificación mutua de los trabajos que llevan a cabo las distintas empresas. El rey emérito no pasa por alto la forma de hacer negocios en los países del Golfo Pérsico, donde todo se basa en la confianza y las relaciones personales.

Y donde no entienden tampoco los constantes enfrentamientos entre las compañías, por lo que se preferiría una imagen de mayor unidad pensando en el buen desarrollo del proyecto.

Cancelada una visita de los reyes para templar ánimos

Don Juan Carlos tiene en cuenta también que los reyes no han visitado finalmente Arabia Saudí este mes de febrero, como estaba previsto. El motivo esgrimido para suspender el viaje es la actual situación de inestabilidad política, que obliga a Felipe VI a permanecer en España.

La gira contenía un marcado carácter comercial, incluyendo un mensaje de tranquilidad del rey Juan Carlos por el nuevo escenario político, y en el que no se descartaba una visita a las obras, por primera vez, de Felipe VI y doña Letizia.

No obstante, don Juan Carlos sí tuvo oportunidad de realizar una gira “privada” a finales de enero, como la definió Zarzuela, por algunas monarquías del Golfo. El viaje incluyó a Arabia Saudí, donde el rey Salman acudió a recibir al rey emérito al mismo aeropuerto y ofreció una cena para rendirle homenaje.

Don Juan Carlos aprovechó para apaciguar los ánimos, según ha podido confirmar ECD por fuentes conocedoras de ese desplazamiento, aunque su principal misión era, en caso de que se hubiera conseguido formar ya un Gobierno en España, ‘presentar’ los nuevos interlocutores a las autoridades saudíes.

Las críticas de Pablo Iglesias a Arabia Saudí

Tampoco se pasa por alto que Pablo Iglesias puede entrar en un nuevo Ejecutivo liderado por el socialista Pedro Sánchez. Y el líder de Podemos ha venido reclamando que se revisen las relaciones de España con Arabia Saudí por el apoyo financiero de Riad al grupo terrorista Daesh. Unas declaraciones que so contribuyen a enrarecer aún más el ambiente.

Y pidió públicamente al Gobierno y a la Casa Real que cancelaran el viaje programado de Felipe VI y la reina Letizia a Arabia Saudí, una visita anunciada para el pasado 16 de febrero por el embajador saudí en España, el príncipe Mansour Bin Khalid Alfarhan Al-Saud.

Argumentó Pablo Iglesias que no veía “razonable” que una institución como la monarquía, “supuestamente neutral y que debe promover los valores compartidos por la ciudadanía española” realice una visita oficial a un país en el que las mujeres ni siquiera pueden conducir, se reprime a los defensores de los Derechos Humanos y se ejecuta a condenados”.

El Rey Juan Carlos está empeñado

Tal y como se ha contado en ECD, el Rey Juan Carlos ha confesado a personas de su confianza que la negociación que trajo a España el AVE La Meca-Medina, un contrato valorado en más de 6.500 millones de euros, ha sido “su último gran logro”.

No está dispuesto, por tanto, a permitir ahora un “descarrilamiento” que ponga en riesgo el macro proyecto. Desde el consorcio reconocen que “por eso don Juan Carlos está empeñado en que esto salga adelante”. Gracias a esta implicación, sus gestiones están siendo de gran ayuda.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo