Dinero

La ofensiva del Gobierno contra las petroleras para bajar el precio de los carburantes: más gasolineras en los centros comerciales, varias estaciones de servicio en las áreas de las autopistas

El Gobierno va a introducir en breve cambios de calado en la actual Ley de Hidrocarburos. El objetivo: aumentar la competencia entre las petroleras con el fin de conseguir una rebaja sustancial del precio de la gasolina. La reforma será elevada en las próximas semanas al Consejo de Ministros.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el ministerio de Industria ultima ya esos cambios legales para lograr que el precio que pagan los consumidores por los carburantes sea más barato.

La distribución de carburantes es un sector liberalizado en España desde 1998, de manera que el Ejecutivo no tiene potestad para establecer un precio máximo para gasóleos y gasolinas, aunque sí puede regular otras cuestiones para frenar los altos precios.

Medidas para bajar los precios

Pues bien. Según las fuentes conocedoras del proyecto, a las que ha tenido acceso ECD, las dos cuestiones clave en las que el Gobierno va a plantear cambios en la Ley de Hidrocarburos se pueden resumir en:

-- Más gasolineras en los centros comerciales: el Ejecutivo tiene previsto acabar con gran parte de las trabas administrativas que existen, en este momento, para la apertura de estaciones de servicio en las grandes superficies. Se busca simplificar al máximo el proceso. El objetivo es aligerar al máximo los trámites y acortar los plazos para conceder las licencias.

Por ejemplo, los centros comerciales que dispongan de licencia de apertura no necesitarán de más autorizaciones para la instalación de un punto de venta de combustibles.

-- Liberalizar la instalación de las estaciones de servicio en autovías y autopistas: el Gobierno pretende acabar con la exclusividad de algunas compañías en las áreas de servicio. De esta manera, dará luz verde a una nueva normativa que permita la existencia de dos o más gasolineras de distintos operadores.

La subida del IVA afecta al IPC

Las fuentes del Gobierno consultadas por este diario argumentan que han detectado que la subida del IVA está afectando seriamente al IPC, y los combustibles al tener una ponderación muy importante en la inflación, reclaman ahora una urgente rebaja de precios.

El precio de la gasolina se forma a través de tres componentes: el precio del petróleo, que es similar en toda Europa; los impuestos, que en España son más bajos que en los países del entorno; y el margen de beneficio de las distribuidoras.

Pulso con las grandes petroleras

El Gobierno viene sosteniendo desde hace unos meses ante las principales petroleras que operan en el país (Repsol, Cepsa y BP) que el margen de beneficios de las compañías es mayor en España que en otros países europeos, y que es precisamente este factor el que incrementa el precio que pagan los consumidores.

Según las fuentes consultadas, las petroleras están dispuestas a recoger el guante del Gobierno para rebajar el precio de los carburantes “por solidaridad y atendiendo a la grave situación económica que atraviesa el país”, y con el objetivo también de controlar la tendencia alcista del IPC.

El último dictamen publicado por la Comisión Nacional de Competencia (CNC) fue realmente demoledor para el sector induciendo a una cierta confusión sobre los beneficios que realmente obtienen las operadoras en su negocio de distribución. La CNC señaló que los márgenes de los carburantes han subido un 20% durante los tres primeros años de la crisis, entre 2007 y 2010.

Les convenció para bajar precios

Tal y cómo se conto en estas páginas, el Gobierno consiguió que las petroleras rebajasen unos céntimos los carburantes en noviembre para que el IPC no siguiera subiendo.

El Gobierno necesitaba en aquel momento bajar los carburantes y las petroleras no quisieron llevarle la contraria. El IPC se había disparado al 3,5% en septiembre, siete décimas más que el registrado en agosto y con una variación mensual del 1%, lo que se convertía en un nuevo dolor de cabeza para el Ejecutivo, ya que coincidía con el momento de revalorizar las pensiones.

De hecho, se consiguió rebajar este indicador en el 2,9% por la caída del precio de la gasolina, aunque finalmente Bruselas no permitió a España compensar a los pensionistas por la subida de los precios.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?