Dinero

El Gobierno no intervendrá ninguna comunidad autónoma a pesar de las amenazas: no quiere dañar la imagen de España en el exterior. Sólo lo hará si algún presidente lo pide

Mariano Rajoy ha asegurado que "si alguna comunidad necesita ser intervenida, será intervenida". Esta frase se une a los avisos realizados por Cristóbal Montoro, que está cumpliendo un papel de 'hombre duro'. Esas declaraciones tienen como finalidad que los presidentes regionales cumplan con los objetivos de consolidación fiscal, pero en los planes del Gobierno no está cumplir con las amenazas de intervención porque se ha valorado el daño que supondría para la imagen exterior de España.

Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes del Gobierno, Cristóbal Montoro también tiene en cuenta que no es el momento de crear un problema político de primer orden, interviniendo una comunidad autónoma.

Solamente se tomará una decisión tan drástica si alguna CCAA lo pide al Estado, para salir de la asfixia financiera.

Meter miedo

Eso no quiere decir que el ministro de Hacienda vaya a cesar en sus amenazas a los líderes territoriales. Todo lo contrario.

Su estrategia va a seguir siendo meter el miedo en el cuerpo a las autonomías, advirtiéndoles de una intervención inmediata si son insumisas con el principio de estabilidad presupuestaria y no cumplen sus objetivos de déficit.

La nueva Ley de Estabilidad Financiera establece una serie de límites para el endeudamiento y el déficit de comunidades y ayuntamientos, y fija un procedimiento de seguimiento y control de las cuentas regionales y locales que puede desembocar en la intervención.

Ésa será el arma que utilizará Montoro con los presidentes autonómicos. Y el mensaje que quiere que interioricen es claro: el Gobierno central tiene en sus manos las herramientas para tomar las cuentas de los territorios, aunque el Estado no quiere llegar a ese último recurso.

Las autonomías cumplirán por sí solas

Según las fuentes del Gobierno consultadas por ECD, las comunidades autónomas son conscientes de que, si fueran intervenidas, serían penalizadas en los mercados a la hora de seguir financiándose, y que por tanto es mejor pedir ayuda voluntariamente a la Administración General del Estado.

 

También tienen en cuenta el daño “irreparable” a su imagen, y al del conjunto de España en el exterior, por lo que los líderes regionales se lo pensarán dos veces antes de incumplir los compromisos presupuestarios, argumenta una alta fuente gubernamental.

Los cálculos que maneja Hacienda indican que todas las autonomías cumplirán con los objetivos de déficit. Y, como máximo, alguna podrá solicitar una intervención voluntaria, en cuyo caso el Estado sí se hará cargo de tomar las medidas necesarias para reequilibrar sus cuentas.

El diario El Mundo publicó que el Gobierno emitirá ‘hispabonos’ para evitar la posible suspensión de pagos en algunas autonomías. Su valor: 30.000 millones.

Lesmes explicará esta semana cómo será su salida del CGPJ

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes