Dinero

Intensos movimientos en la última semana

Grandes empresarios catalanes utilizan a las tres principales patronales para posicionarse contra la independencia

Josep Oliú y otros directivos de destacadas compañías han contactado con Foment, la Cámara de Comercio de Barcelona y Cecot para que den la cara por ellos y evitar posibles boicots

Artur Mas, Oriol Junqueras y otros candidatos de la lista "Junts pel Sí".
photo_camera Artur Mas, Oriol Junqueras y otros candidatos de la lista "Junts pel Sí".

Grandes empresarios catalanes están detrás de las duras críticas a la independencia de las tres grandes patronales de Cataluña. Han mantenido contactos con la cúpula de Fomento del Trabajo, la Cámara de Comercio de Barcelona y la organización de autónomos Cecot, para que dieran la cara por ellos.

El proyecto de Artur Mas contempla abiertamente las elecciones plebiscitarias convocadas para el próximo 27 de septiembre y una posterior declaración unilateral de independencia, si la lista unitaria integrada por Convergencia, ERC y las asociaciones civiles partidarias de la secesión alcanzan en el Parlament una mayoría parlamentaria, con un calendario específico para llevarla a cabo.

Dirigentes empresariales comienzan a criticar el proceso

Sin embargo, destacadas figuras del mundo financiero y empresarial catalán han empezado a alzar la voz contra los planes de Mas.

Ha sido el caso, en las últimas semanas, de Josep Oliú, primer ejecutivo del Banco Sabadell, y del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, que se preguntaron por el coste económico de la independencia.

En similares términos se han expresado dirigentes de la gran patronal Fomento del Trabajo y de otras organizaciones que agrupan a pequeños y medianos empresarios industriales, como la Cecot, de fuerte implantación en Cataluña.

Posicionamiento a través de patronales para evitar el boicot

Fuentes empresariales, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, revelan que estos posicionamientos públicos contra la independencia se llevan perfilando desde hace algunas semanas en el seno de las principales patronales y organizaciones empresariales catalanas, como Foment del Treball, Cecot o la Cámara de Comercio de Barcelona.

La respuesta empresarial al proyecto soberanista de Artur Mas en clave de patronales, y no de grandes empresas a título individual, responde a evitar posibles campañas de boicot hacia sus marcas desde el entorno independentista.

Así se lo han solicitado, en concreto, los propios presidentes de algunas de las más destacadas compañías y multinacionales con sede en Cataluña a las cúpulas de estas organizaciones.

En paralelo, una de las voces más resonantes en los últimos días ha sido, precisamente, la del consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, quien ha instado a los políticos a que “agoten todas las vías de diálogo” para resolver el conflicto, porque las entidades financieras necesitan marcos estables para “desarrollar su actividad con normalidad”.

El caso del Sabadell es especialmente relevante porque se trata de una de las dos grandes instituciones financieras catalanas -la otra es CaixaBank- que ya han comunicado a inversores internacionales su intención de trasladar su domicilio social fuera de Cataluña en caso de que se avance hacia la independencia.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?