Dinero

Luis de Guindos y Cristóbal Montoro vuelven a discrepar. Economía se opone frontalmente a ‘entregar’ Bankia a La Caixa contra la postura favorable de Hacienda

Nuevo desencuentro en la cúpula económica del Gobierno. Y esta vez a cuenta de la fusión La Caixa-Bankia. Mientras Cristóbal Montoro 'bendice' la operación, el ministro de Economía se opone. Se resiste a 'entregar' la única entidad financiera madrileña –y próxima al PP- al poder catalán que ejercería Isidro Fainé, relegando además a su amigo Rodrigo Rato a un segundo escalafón.

Y el hecho es que el beneplácito del Gobierno constituye condición imprescindible para iniciar una operación de esta envergadura. De ello son conscientes tanto en la cúpula de Bankia como en la de La Caixa.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes bancarias, las discrepancias sobre la operación dividen a los dos hombres fuertes del área económica del Gobierno. Por un lado, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ve con buenos ojos la fusión porque daría origen a una gran entidad, solvente, con implantación en toda España, aunque, eso sí, según su diseño, habría un poder repartido entre Madrid y Barcelona.

Esto último choca con las pretensiones de Isidro Fainé, quien ya ha advertido, como requisito para una posible integración, que La Caixa deberá mantener el mando del nuevo banco y la sede operativa tendrá que ubicarse en Barcelona.

Desde el punto de vista de Montoro, la operación tiene también una derivada de gran calado político, ya que facilitaría el acercamiento del Gobierno a CIU en el Congreso, con vistas a acuerdos importantes a lo largo de esta legislatura.

Luis de Guindos: la solución no es La Caixa

En el lado opuesto se encuentra Luis de Guindos, a priori, el encargado de sacar adelante la restructuración del sector financiero, junto con el Gobernador del Banco de España.

Pues bien. El ministro de Economía quiere una solución para Bankia pero sin la necesidad de tener que entregarla en brazos de La Caixa. Y ahí vienen las reticencias de De Guindos. Se plantean complicaciones políticas para ‘vender’ ante la opinión pública la absorción de una entidad financiera ‘madrileña’ por otra con origen y mando en Cataluña.

Otras fuentes bancarias reconocen también esas dificultades, al tiempo que alertan de algunos de peligros como una oposición frontal de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Bankia escaparía al control de la capital de España situándose en el campo de influencia de Barcelona, algo que generaría suspicacias en Madrid.

‘Salvar’ a Rodrigo Rato

Luis de Guindos tampoco es partidario de trocear Bankia, como algunos han planteado, para que se lo repartan los tres grandes bancos (Santander, BBVA y la propia Caixabank).

Otro de sus objetivos es ‘salvar’ a quien fuera su jefe en el ministerio de Economía, y ahora presidente de la entidad, Rodrigo Rato, que quedaría desplazado a un segundo plano en cualquiera de esas operaciones. También con La Caixa, donde la entidad catalana absorbería a la madrileña y convertiría a Isidro Fainé en el ‘capitán’ del nuevo gigante financiero.

Según las fuentes consultadas, el cambio normativo del Banco de España, que permite ahora a las entidades que recibieron ayudas del FROB pujar también por las cajas intervenidas (Unnim, Catalunya Caixa y Novagalicia), se ha visto como un ‘guiño’ del propio De Guindos a Rodrigo Rato, para dar más opciones a Bankia al margen de la solución de La Caixa.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable