Dinero

Loterías ya no se vende. Hacienda descarta la privatización porque la caída de la recaudación un 10% y el nuevo impuesto del 20% a los premios han devaluado el valor de la sociedad

El Ministerio de Hacienda no piensa incluir en su plan de privatizaciones a Loterías y Apuestas del Estado. Casi dos años después de la operación de salida a Bolsa abortada repentinamente por el Gobierno de Zapatero, y a pesar del impulso del Ejecutivo de Rajoy para vender empresas como Aena o Paradores, la privatización de Loterías no entra en los planes del actual Gobierno.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero planteó en 2011 una Oferta Pública de Venta (OPV) para sacar a Bolsa el 30% del capital de Loterías y Apuestas del Estado y recaudar así 7.000 millones de euros.

Esta operación contaba con la oposición frontal del Partido Popular, que acusaba al Ejecutivo socialista de “malvender” esta empresa pública, perdiendo además unos recursos recurrentes para el Estado y muy necesarios para reducir el déficit.

A pesar de ello, el Consejo de Ministros llegó a autorizar la venta en septiembre de 2011, pero a los pocos días la suspendió, argumentando que no se daban las condiciones adecuadas en los mercados para garantizar unos ingresos que reflejaran el valor de Loterías.

Poco después de la formación del primer Gobierno presidido por Mariano Rajoy, en enero de 2012, el nuevo titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, comentó en los pasillos del Congreso que iba a relanzar la privatización de empresas públicas, pero descartó incluir en ese plan de ventas a Loterías y Apuestas del Estado.

Vuelven los rumores de privatización y Hacienda los descarta

Hace un año, sin embargo, varios medios informaron que el Gobierno se estaba planteando incluir Loterías en un ambicioso plan de privatizaciones para recaudar 30.000 millones de euros, que incluiría empresas de la SEPI como Aena o Paradores.

Ahora, según las fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por El Confidencial Digital, el Gobierno descarta totalmente, en este momento, privatizar la empresa gestora de la Primitiva, la Bonoloto, la Quiniela o la Lotería Nacional.

Caída de la recaudación, impuesto del 20% a los premios

Si el Gobierno de Zapatero paralizó la salida a Bolsa porque los mercados podrían minusvalorar Loterías en sus ofertas, y PP no quería malvenderla, la situación actual ahonda en estas razones.

La crisis económica y el rápido crecimiento desde cero de las apuestas online llevan algunos años provocando la caída en las ventas de los distintos sorteos de Loterías y, por tanto, de la recaudación estatal.

Además, este año entró en vigor un nuevo impuesto del 20% sobre la parte de los premios de todas las loterías (las estatales y, por ejemplo, la de la ONCE) que excedan los 2.500 euros.

El descenso de ventas se ha agudizado este 2013: la facturación del sorteo del Niño fue un 12% menor que la de 2012, mientras que las cifras de recaudación de la Primitiva, el Euromillón o la Quiniela ha caído un 9,86% durante las 13 primeras semanas del año, es decir, los meses de enero, febrero y marzo.

Estas cifras negativas hacen menos atractiva para los inversores privados e institucionales una eventual privatización de Loterías y Apuestas del Estado, que pujarían a la baja en una hipotética venta o salida a Bolsa, por lo que el valor de la sociedad quedaría devaluado.

Lolita Flores da detalles del dumpleaños de su nieto y revela a quién se parece

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes