Dinero

Llevaba varios meses sin querer salir a la calle

Miguel Blesa estaba avisado de que reingresaría en la cárcel antes de Navidad

Sus dos estancias en Soto del Real fueron “terribles”. Varios abogados le habían pronosticado que su recurso al Supremo sería fallado negativamente en pocos meses

Miguel Blesa sale de la prisión de Soto del Real en 2013.
photo_cameraMiguel Blesa sale de la prisión de Soto del Real en 2013.

Miguel Blesa, hallado muerto este miércoles en una finca cordobesa de caza, no se encontraba en los últimos días “desanimado ni deprimido”, según personas cercanas. Pero sí estaba preocupado por el devenir de la batalla judicial que afrontaba desde hace años. Y acababa de recibir una noticia que le había supuesto un “duro mazazo”.

Fuentes de la máxima confianza del ex presidente de Caja Madrid reconocen a El Confidencial Digital que el fallecimiento de Blesa ha “conmocionado” a su círculo más cercano. Consideran que se ha producido en un momento “totalmente inesperado”.

“En los días más duros, jamás se le vio abatido. Y, curiosamente este no era el peor momento por el que estaba pasando. De hecho, era el más tranquilo”, añaden en esas fuentes.

Uno de los momentos más duros que recuerdan, desde el punto de vista de su imagen, fue cuando el fiscal de las tarjetas black tildó de “depredadores” a los ex consejeros de la caja que se beneficiaron de ellas. “Un calificativo que le mantuvo dolido varios días”, explican

Revelan que venía reconociendo, en los últimos meses, que tenía “serias esperanzas” de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black, tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso en febrero la Audiencia Nacional.

Su ingreso en prisión era inevitable

Sin embargo, según las fuentes de su círculo más íntimo, unas informaciones recientes pudieron haberle llevado a tirar la toalla.

Consultó a varios juristas amigos, a los que había acudido además de a su abogado, y le habían confirmado sus peores presagios: el reingreso en prisión por la sentencia de las black iba a resultar inevitable.

El resultado de esas consultas jurídicas le había llevado a cualquier esperanza de poder evitar volver la cárcel. La mayoría de los abogados le transmitieron que gran parte de los casos juzgados, donde ese tipo de actos se dieron en otras empresas, terminaron en una condena en la vía penal.

El desenlace de un mero castigo administrativo, como su abogado y el de Rodrigo Rato habían planteado alguna vez en sus escritos de defensa, se desvanecía.

Doctrina sobre la apropiación indebida

Los diversos abogados consultados le repitieron que, en varias resoluciones judiciales que han afectado a directivos bancarios, ha quedado acreditada cuál es la doctrina general del Supremo sobre la apropiación indebida.

En ella se afirma expresamente que resulta “acertado calificar” de apropiación indebida el uso para gastos particulares de una tarjeta de crédito que proporcione la empresa. Esto es, justo lo mismo que ha resuelto la Audiencia Nacional para las tarjetas black.

Todos los acusados “les dieron el uso particular que tuvieron por conveniente contra el caudal de Caja Madrid”, contribuyendo a su “merma” dentro de “una práctica que dilapidaba el patrimonio gestionado”, decía la sentencia. Además, como ocurrió durante varios años, se trata de un delito continuado.

Cinco meses más como máximo en libertad

Así las cosas, el Tribunal Supremo había estimado inicialmente que tardaría algo más de doce meses en resolver los recursos de los condenados por las black.

Pero la información recibida ahora por el ex banquero era que ese proceso se iba a resolver con “mayor celeridad de la prevista”. Y todo indicaba que se adelantaría a finales de este año. Posiblemente para antes de Navidad. Así pues, le quedaban como máximo cinco meses en libertad.

La práctica establecida en los tribunales es no encarcelar a presos con penas de dos años o inferiores que no tuvieran antecedentes penales.

Pero se había advertido a Blesa de que esa circunstancia ha comenzado a cambiar, después de un caso que, en parte, puede asimilarse al de las tarjetas black de Caja Madrid: el de las indemnizaciones millonarias que se auto concedieron cuatro ex altos cargos de Novacaixagalicia.

La Audiencia Nacional les impuso, en primera instancia, solo dos años de cárcel. Una condena que luego ratificó el Supremo, con el reproche de que se había sido demasiado “blanda”. La Audiencia tomó nota y después ordenó el ingreso en prisión de los condenados.

Aislado en casa de un familiar tras la cárcel

Las fuentes próximas, a las que ha tenido acceso ECD, explican que esta perspectiva tenía inquieto a Miguel Blesa. Más en concreto, no soportaba la idea de volver a entrar en prisión. Recordaba como “terribles” sus dos anteriores estancias en Soto del Real, a donde fue enviado por el juez Elpidio Silvia.

Pero sobre todo revivía como “muy duras” sus salidas de la cárcel. En la primera de ellas, revelan, decidió refugiarse en casa de un familiar cercano, para así aislarse complemente de todas las informaciones que giraban en torno a su procesamiento esos días.

Incluso, el ex presidente de Caja Madrid decidió dejar de leer la prensa y de ver las portadas de los periódicos, en los que era protagonista indiscutible. “Tuvo que estar aislado y tranquilo. No quería saber nada de lo que se publicaba”, explican las fuentes cercanas.

Tuvo que alojarse fuera de su casa para evitar a las cámaras de televisión y fotógrafos que hacían guardia, en los días posteriores a su salida de la cárcel, a las puertas de su domicilio madrileño, en la carretera de La Coruña, al norte de la capital.

No podía salir a la calle... al menos en Madrid

“Estaba viviendo un infierno. Si salía a la calle en Madrid, era casi apedreado”. Así se expresa también un alto ejecutivo bancario que todavía mantenía vínculos con Miguel Blesa. Los insultos de “chorizo” eran constantes.

Por ello, aseguran que llevaba varios meses sin querer hacerlo.

Recuerdan en su entorno que acostumbraba a aprovechar las escapadas a otras zonas de España menos concurridas, para poder dar un paseo. Reconocía a sus íntimos que “solo encontraba la tranquilidad en el campo”.

Ha sido en una finca de campo donde ha encontrado al muerte.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?