Dinero

Mantiene al país a dos escalones del bono basura

Moody’s no se fía de España: no mejorará la calificación de la deuda sin Gobierno en Cataluña

No se cree la visión de Fitch de que el enquistamiento catalán no vaya a repercutir negativamente en la economía nacional. Se da tres meses para revisar el rating

Moody's.
photo_cameraMoody's.

La confianza en la economía española ha sido suficiente para neutralizar las tensiones de la crisis política en Cataluña y conseguir que la agencia Fitch suba la calificación de España desde BBB+ hasta A-. Pero Moody’s aleja de momento la perspectiva de mejora del rating del país.


En principio, la decisión de Fitch podría abrir la puerta a que el resto de grandes agencias de rating mejorasen también la perspectiva crediticia de la deuda soberana española.

Pero Moody’s lleva intensificando en las últimas semanas sus advertencias sobre el desafío independentista catalán y sus implicaciones en la economía española.

Decidió, en vísperas del referéndum del 1 de octubre, no actualizar su revisión sobre la calificación crediticia del país, que actualmente se encuentra en Baa2Se limitó a cambiar el calendario, lo que convertía lo que debía haber sido una esperada actualización del rating en una leve anomalía.

Moody’s no seguirá a Fitch si no hay Gobierno

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes del sector, en Moody’s se analiza en este momento que, si la tensión en Cataluña continúa alargándose en el tiempo sin llegar a ninguna solución, la calificación de la deuda soberana se verá afectada de manera negativa, como ya le ha ocurrido a la deuda pública catalana.

Así, la nota soberana se mantendría en Baa2a dos escalones del bono basura, y se confirmarían los peores temores del Gobierno de Mariano Rajoy. Viene advirtiendo del riesgo de que la crisis catalana impida la revisión al alza y, con ella, la mejora de las condiciones de financiación a la hora de acudir a los mercados.

S&P, más optimista con el futuro de Cataluña

La agencia Standard and Poors (S&P) decidió posponer una mejora que antes del verano se daba por segura y la duda de cara a 2018, en plenas negociaciones para formar nuevo Govern tras el 21-D, es si la incertidumbre seguirá pesando en el veredicto de los responsables de las valoraciones.

No obstante, S&P ha venido incidiendo en que mantiene la perspectiva positiva para el país, lo cual implica que la mejora podría producirse en los próximos meses “si continúa el sólido desempeño económico” o “si se rebajan las tensiones entre el Gobierno central y el regional”.

Fitch cree que habrá un acuerdo con el Estado

Fitch considera “muy improbable” la independencia de Cataluña y apuesta por que habrá un acuerdo que revise cuestiones de financiación y “autonomía”

España ha recuperado el notable en solvencia que perdió en 2012, coincidiendo con el rescate europeo a la banca y con uno de los momentos más críticos para la estabilidad de la economía del país.

Aunque la propia Fitch había mejorado la calificación de España en 2014, es la primera vez desde el fin de la crisis que una de las grandes agencias (S&P y Moody’s completan la terna) sube la nota de la deuda soberana, pese a que varias de ellas contemplaron firmemente esa opción antes del desafío secesionista catalán en octubre.

Fitch ya había descartado en agosto que el conflicto político pudiera repercutir negativamente en la evolución económica y en el funcionamiento de la Administración.

“España sigue beneficiándose de una reducción de los desequilibrios macroeconómicos, respaldada por una fuerte recuperación económica de base amplia”, argumenta la firma.

Además, “se ha producido un mayor desapalancamiento, con la deuda no financiera del sector privado en 159,9% del PIB a finales de septiembre, una reducción de 25 puntos desde el comienzo de 2015”, añade.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo