Dinero

El PSOE repitió lo mismo con el nombramiento de Arias Cañete

Pedro Sánchez hace gestiones en Europa para boicotear la elección de Luis de Guindos en el BCE

Ha pedido a gobiernos socialistas que exijan que el nominado sea un “técnico” y en Italia ha argumentado que el ministro es contrario a la OPA de Atlantia sobre Abertis

Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo.
photo_cameraPedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo.

Nueva piedra en el camino para la candidatura de Luis de Guindos a la vicepresidencia del BCE. Y esta vez procedente de dentro de España: del PSOE. Miembros del Gobierno, y también dirigentes del PP, tienen constancia de que Pedro Sánchez está reclamando a sus socios socialdemócratas que impidan el nombramiento del ministro español.

Públicamente, PSOE y Podemos han pedido este martes en el Congreso que Rajoy no presente al ministro de Economía, Luis de Guindos, como candidato a la vicepresidencia del Banco Central Europeo y opte por otra persona.

Los socialistas consideran que España debería presentar a alguien que tenga un perfil más independiente y técnico, frente a un candidato que proviene directamente del Gobierno y a ser posible una mujer.

Por su parte, el partido de Pablo Iglesias descarta a De Guindos por acusarle de ser “uno de los artífices y causantes del descalabro financiero”.

Primeros movimientos contra De Guindos

El PSOE de Pedro Sánchez ha pasado de las palabras a los hechos. Según cuentan a El Confidencial Digital altos representantes de la delegación del PP en Bruselas, los primeros movimientos contra Guindos de los socialistas españoles en Europa comenzaron a principios de enero, cuando el Gobierno ya confirmó de forma extraoficial la candidatura del ministro de Economía al BCE.

La dirección nacional del PP también ha sido advertida de estas maniobras del PSOE. Lo han escuchado incluso de boca de eurodiputados socialistas: “Algunos de ellos nos están alertando de las intenciones de Pedro Sánchez y de los suyos”, revelan.

Exigir la condición de técnico para el puesto

En las conversaciones que el PSOE mantiene con los gobiernos socialdemócratas europeos, el mensaje que está transmitiendo es claro: les está reclamando que no apoyen la opción al BCE de un candidato “tan político”, y que exijan en el Parlamento europeo como condición que el elegido sea un “técnico independiente”.

En este sentido, los socialistas españoles destacan a sus socios europeos que el propio presidente de la institución, Mario Draghi, prefiere un perfil más técnico y que no ve con buenos ojos el paso directo desde un ministerio, para preservar la independencia del banco.

Presión a Italia con la OPA de Atlantia

La ofensiva del PSOE va más allá. Según las fuentes consultadas por ECD, Pedro Sánchez ha establecido contactos informales con el equipo del primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, para intentar que el tercer país de la UE retire su apoyo a la candidatura de Luis de Guindos.

El mensaje, en este caso, “resulta más agresivo contra los intereses de España”, advierten en Moncloa. Le están pidiendo a Gentiloni que no apoye la candidatura de “un ministro cuyo Gobierno se ha convertido en el enemigo número uno de Italia, con los obstáculos legales a la italiana Atlantia en la OPA sobre la española Abertis”.

El PP acusa al PSOE de “traición a España”

Desde el PP, tanto nacional como europeo, se califica la estrategia del PSOE como una “traición a los intereses nacionales”, al restar fuerza política a la candidatura española frente a sus rivales. En Economía tampoco entienden el posicionamiento del PSOE a última hora contra la candidatura de Guindos. De hecho, el PSOE apoyó en su día el nombramiento de Rodrigo Rato para el FMI. Salvando las distancias, son cargos internacionales a propuesta del país.

A pesar de eso, altos cargos del Ejecutivo intentan restar importancia a la capacidad de influencia de los socialistas: “Solo quieren salir en la prensa a costa de Luis de Guindos, porque sus opciones son limitadas”.

Estas fuentes recuerdan que el Eurogrupo lo forman, además del presidente, 18 ministros de Economía y Finanzas de Estados de la UE, y que, con la actual composición, hay mayoría de representantes del Partido Popular Europeo. Por ese motivo, aseguran, “cualquier intentona de los socialistas no servirá de nada”. España tendrá como rival a Irlanda, que ya ha presentado a su candidato. Para hacerse con el puesto hay que contar con el apoyo de 14 de los 19 países que votan y una mayoría cualificada, que represente al 60% de la población de los estados miembros.

El voto de los ministros de Finanzas liberales

En la dirección nacional del PP no se muestran tan optimistas, ya que temen el voto de los ministros liberales: “Es verdad que hay 8 ministros del PP por 7 del Partido Socialista, pero los tres liberales pueden inclinar la balanza del lado del irlandés Lane”, avisan.

Hasta ahora, en España existía la tradición de consensuar previamente las cuestiones internacionales, para ofrecer una imagen de unidad y fuerza ante el resto de estados miembros.

En Moncloa recuerdan que ese procedimiento se respetó, por ejemplo, con el nombramiento de la ex ministra de Zapatero Magdalena Álvarez a la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones. El PP, desde la oposición, respaldó aquella elección.

Los otros vetos del PSOE de Pedro Sánchez

En el PP recuerdan que no es el primer veto impulsado desde el PSOE de Pedro Sánchez. Nada más llegar por vez primera a la secretaría general, en julio de 2014, se descolgó de sus socios socialistas europeos y decidió votar en contra de la elección de Jean-Claude Juncker a la Presidencia de la Comisión Europea.

Entonces, el PP recordó a Sánchez que, con su actitud, el PSOE estaba “incumpliendo compromisos internacionales”, ya que el acuerdo al que populares y socialistas europeos previamente habían llegado era el reparto de la Presidencia de la Comisión para Juncker, y del Parlamento Europeo para Martin Schulz.

Otro desaire similar se produjo meses más tarde, con el nombramiento de Miguel Arias Cañete. Sánchez se opuso a la elección del ex ministro de Rajoy como comisario europeo de Energía y Cambio Climático.

No logró frustrar la candidatura, pero el PSOE sí trato de ponerle en apuros en la “audiencia de confirmación” en el Parlamento de Bruselas, esto es, en el examen sobre legislación europea que Cañete tuvo que superar antes de acceder al cargo.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo