Dinero

El Pocero se queda sin sus proyectos en Guinea. Los guineanos justifican la ruptura acusando a Francisco Hernando de “manifiesta chulería”

Francisco Hernando, El Pocero, no apareció para nada durante la visita de una delegación española a Guinea que encabezó el ministro Moratinos. Esa circunstancia, que sorprendió a los analistas, tiene una explicación: el constructor se ha quedado sin sus proyectos en la ex colonia española debido a la desconfianza que ha generado entre las autoridades del país.

Según fuentes oficiales ecuatoguineanas consultadas por El Confidencial Digital, las negociaciones directas que mantuvieron Francisco Hernando y Teodoro Obiang “se han roto”. Eso explica por qué nunca han llegado a Guinea materiales de construcción de la empresa de Hernando, y la demora de las obras, que, según el calendario previsto, tendrían que haber comenzado a finales de mayo o principios de junio.

De acuerdo con las fuentes consultadas, Hernando ha provocado el malestar de diversos miembros del partido en el Gobierno, el PDGE, con una actitud que en esos medios han calificado como de “manifiesta chulería”.

Una de las cosas que peor ha sentado en la clase dirigente ecuatoguineana fue la advertencia de Hernando de que iba a ejercer de “avanzadilla de otras empresas”, fundamentalmente relacionadas con la construcción aunque no sólo de este sector.

Las relaciones se han roto, según las fuentes consultadas por ECD, hace aproximadamente dos semanas. El proyecto de Hernando llegó a estar avanzado y ser asumido por el Gobierno, hasta el punto de que se anunció el inicio de las obras a personas en Bata y Malabo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable