Dinero

Quinientos trabajadores serán forzados a jubilarse y los sueldos se rebajarán un cinco por ciento. El duro plan de ajuste de Catalunya Caixa antes de convertirse en banco

La entidad surgida de la fusión de las cajas de Cataluña, Tarragona y Manresa busca más financiación antes converitse en banco. Para conseguir el dinero del Fondo para la Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), se verá obligada a realizar una reestructuración antes de septiembre.

El director general de Catalunya Caixa, Adolf Todó, anunció que la entidad seguirá los pasos de La Caixa y creará un banco, para el que buscará un accionista "temporal, estable y de referencia". El catalán cree que la vehiculación de su actividad financiera a través de un banco facilitará que la cuarta caja española cumpla con las exigencias de capital del Gobierno.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el ultimátum a las cajas anunciado la semana pasada por la ministra de Economía Elena Salgado ha trastocado los planes de la dirección de Catalunya Caixa, cuyo primer objetivo era la obtención de 1.024 millones de euros a través del FROB. Para ello, la entidad debía realizar una serie de medidas que ahora tendrá que agilizar.

El proceso de fusión supuso una inyección del Fondo de Reestrucuración de 1.250 millones de euros, pero también el cierre de 500 sucursales y la prejubilación de 800 trabajadores. La dirección de Catalunya Caixa sabía que un nuevo FROB supondría la eliminación de más oficinas y llegar a la cifra de 1.500 prejubilaciones a finales de 2011.

Ahora, los plazos se han acortado, y esta reestructuración deberá estar acabada antes de septiembre. El problema es que aún no existe un plan de acción totalmente definido: “Con los nuevos requerimientos de la Administración, debemos calcular el capital que necesitamos y que los órganos de Gobierno confirmen la línea a seguir”.

Estas palabras proceden de un portavoz oficial de Catalunya Caixa, con el que ha contactado ECD. La misma fuente asegura que “aún no hemos prejubilado a todos los trabajadores que iban a salir por la fusión, y ahora hay que volver a definir las cifras que manejábamos hace meses”.

Entre las nuevas medidas que se llevarán a cabo para conseguir una nueva inyección del FROB, destaca la rebaja de un 5 por ciento en los salarios del personal de la entidad. La fuente antes citada reconoce que han existido “conversaciones privadas” entre la dirección y los representantes sindicales para abordar este asunto, “aunque aún no hay anuncio oficial, tal y como sucede con el resto de acciones a llevar a cabo en los próximos meses”.

La salida de más trabajadores y la reducción de los salarios está provocando una sensación de incertidumbre entre el personal de Catalunya Caixa. Los candidatos a ser prejubilados se preguntan si la reforma de las pensiones les afectará en el dinero que recibirán por abandonar su puesto de trabajo, y los sindicatos ya han dejado caer que habrá “complicaciones” si los sueldos bajan.

La semana pasada, un grupo de trabajadores se desplazó hasta la sede central de Catalunya Caixa para protestar contra las medidas que la dirección pretende llevar a cabo para conseguir 1.024 millones del FROB.

Tampoco está muy contento con la conversión de la caja en banco el actual presidente de la entidad, Fernando Casado. El ex director general del Instituto de la Empresa Familiar está pensando abandonar el cargo por este motivo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?