Dinero

Giro en la crisis Repsol-Kirchner. Antonio Brufau asume en solitario la interlocución con Argentina después de los intentos de La Caixa y Pemex

Repsol va a liderar las negociaciones con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para conseguir una compensación por la expropiación de YPF. Los accionistas de la petrolera han acordado que sea Antonio Brufau quien asuma la interlocución con Argentina después de los intentos fallidos de La Caixa y Pemex.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes próximas a las conversaciones, el consejo de Repsol ha acordado que sea la dirección de la petrolera la que lidere las negociaciones con Kirchner, cuando la presidenta esté dispuesta a sentarse a hablar, para resolver el contencioso con Argentina por la expropiación de YPF.

Este cambio en la manera de abordar el problema se produce tras los intentos, tanto de La Caixa como de Pemex, de lograr desencallar el conflicto en los últimos meses y traer hasta Madrid algunos acuerdos que no acabaron de satisfacer a la petrolera española.

Los viajes de Fainé

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, siempre ha sido partidario de todo tipo de intento para reconducir posturas y, en definitiva, contrario a una ruptura total. En este sentido, el banquero catalán viajó hasta en dos ocasiones a Buenos Aires la pasada primavera para negociar un acuerdo con Cristina Kirchner.

En los últimos contactos, la presidenta argentina ofreció un acuerdo negociado por el que Repsol entraría en la explotación del yacimiento de Vaca Muerta con una participación inferior al 33%, según publicaron entonces diversos medios locales.

Pero el consejo de administración de la petrolera, una vez evaluada, rechazó la oferta. Se valoró la buena intención de Fainé para lograr una compensación por la ‘confiscación’ de YPF.

Sin embargo, el acuerdo no satisfacía el valor de los activos expropiados y era, por tanto, inaceptable, a juicio de los técnicos de Repsol que la estudiaron a fondo.

La oferta de Pemex

Repsol tuvo encima de la mesa otra oferta de Argentina para compensar la expropiación de YPF. Se concretaba en la constitución de una sociedad para explotar el yacimiento de Vaca Muerta, en la que la petrolera española tendría un 47%, Pemex (2%) e YPF mantendría un 51%.

En esta segunda propuesta, había un aumento hasta el 47% en la participación que Repsol tendría en esa sociedad. Pemex dispondría de un 2% e YPF, el 51%.

A cambio, la petrolera española debía retirar todas las querellas judiciales que ha emprendido contra Argentina por el ‘expolio’ de YPF.

Repsol cobraría 1.500 millones de dólares en bonos, que deberían ser reinvertidos hasta completar una participación minoritaria en una sociedad conjunta que explotará una porción de Vaca Muerta, el inmenso yacimiento de petróleo y gas no convencional.

La oferta le fue transmitida al primer ejecutivo de Pemex, Emilio Lozoya, por el presidente de YPF, Miguel Galuccio, a finales de mayo en una reunión en Buenos Aires.

A su vez, Pemex dio a conocer también los términos concretos del acuerdo de manera reservada al presidente de Repsol, al resto de accionistas de referencia de la compañía (La Caixa y Sacyr), así como al propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante un encuentro privado a principios de junio en Barcelona.

La propuesta fue rechazada otra vez de pleno por el consejo de la petrolera. Se busca una indemnización siempre dentro de la exigencia legítima de que ello cubra la completa recuperación del valor de lo expropiado.

Esta posición fue respaldada incluso por los representantes de Pemex, que votaron en contra de la oferta a pesar de haberse implicado activamente para conseguirla.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?